aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




'México no protege a niños migrantes'

José Meléndez Enviado| El Universal
04:00Jueves 03 de julio de 2014
Ana Garca, primera dama de Honduras, solicita a Mxico una responsabilidad compartida en la protecc

EXHORTO. Ana García, primera dama de Honduras, solicita a México una responsabilidad compartida en la protección de menores migrantes que viajan solos. (Foto: ESPECIAL )

Como país de tránsito, México tiene la responsabilidad de proteger a los menores migrantes que viajan solos; hay niños que han desaparecido en el camino, asegura en entrevista con EL UNIVERSAL la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández

[email protected]

TEGUCIGALPA.— El tráfico de niños centroamericanos no acompañados hacia Estados Unidos “cobra matices muy graves” en México por el acoso de Los Zetas y otras narcomafias, por lo que este país como vía de tránsito tiene responsabilidad de protegerlos, pues “hay niños que han desaparecido en el camino”, dijo la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández.

Agregó que los criminales utilizan a los menores en trata de personas para múltiples fines, y advirtió que aunque hay cifras de niñas, niños y adolescentes que ingresan a suelo estadounidense, “no sabemos lo que está pasando con los que van transitando por México”.

En una entrevista con EL UNIVERSAL, la esposa del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, contó detalles de una visita que hizo la semana pasada a diversos centros de retención de los infantes y adolescentes migrantes centroamericanos en Texas.

“Sí hay que pedir una estrecha colaboración de México en la desarticulación de estas bandas del crimen organizado que se dedican al tráfico ilegal de personas, y muchas veces termina en trata de personas, porque muchos de estos niños y niñas son usados por los coyotes [traficantes de seres humanos] para prostitución, crimen organizado”, insistió.

La primera dama encabeza una comisión creada por Hernández para enfrentar la crisis que estalló, en mayo anterior, en la frontera suroeste de Estados Unidos, con la masiva migración de guatemaltecos, hondureños y salvadoreños menores de edad sin compañía, vía México. “Por su situación de indefensión en el que se ven, es importante actuar”, alertó.

Al preguntársele de la responsabilidad compartida del Estado mexicano como país de tránsito, contestó que “México juega un rol muy importante, porque muchos niños están pasando por México y la pregunta es: ¿cómo pueden pasar diciendo que van a Estados Unidos si no tienen una visa de ingreso a Estados Unidos, ni van legalmente autorizados por sus padres? Muchos ni siquiera llevan pasaporte. Es una red de personas que se dedica a este que es uno de los negocios más lucrativos del mundo”.

Basada en datos del gobierno de Barack Obama, reveló que más de 14 mil menores de edad hondureños han ingresado por vías ilegales a territorio estadounidense de octubre de 2013 a junio de 2014. El flujo, que sumó 2 mil 500 de octubre de 2012 a septiembre de 2013, se incrementó por la falsa noticia propalada por los coyotes o polleros de que Washington concedería una amnistía migratoria, lo que estimuló a numerosos centroamericanos, padres y madres, ya instalados en Estados Unidos pero lejos de sus hijos e hijas, a pagarle a los traficantes para que les llevaran a sus descendientes y reunificarse, pese a los riesgos del trayecto que utilizan los migrantes indocumentados, explicó.

“Si por cada menor no acompañado se ha pagado, en promedio, entre 5 mil y 8 mil dólares, estamos hablando de más de 100 millones de dólares” liquidados sólo por familias hondureñas, denunció García de Hernández. “Es una gran cantidad de dinero que esos padres la hubieran invertido aquí en darle a sus hijos una casa, mejores condiciones de vida. Pero esas familias han pagado para irse, pero al final ser retornados y regresan endeudados, decepcionados, con sensación de derrota porque no lograron su objetivo” al ser deportados, dijo.

El tránsito sin cifras de los que van “pasando” por México es el de numerosos menores sometidos a “una larga travesía probablemente en manos de un coyote a quien no le interesa la seguridad física ni la vida [del menor], lo único que le interesa es ganar dinero. Entonces debemos tener una responsabilidad compartida”, puntualizó.



comentarios
0