aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Promovió embajador británico la 'ouija'

Laura Castellanos| El Universal
04:00Jueves 18 de julio de 2013
Gobiernos federal y estatales pagaron 450 millones de pesos por la compra de GT200, aparatos que sup

GASTO. Gobiernos federal y estatales pagaron 450 millones de pesos por la compra de GT200, aparatos que supuestamente servían para detectar droga y bombas. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )


Video. Video Embajada británica promovió "ouija del diablo" en México

El ex embajador del Reino Unido en México de 2005 a 2009, Timothy Giles Paxman, prestó instalaciones de la sede diplomática para que el empresario Gary Bolton comercializara el detector de bombas, drogas y armas GT200, dispositivo fraudulento según resultados de un peritaje realizado por la Academia Mexicana de Ciencias

[email protected]

GT-200, EN LA MIRA
Especial animado

El ex embajador británico en México en el periodo 2005-2009, Timothy Giles Paxman, prestó las instalaciones de la embajada al empresario inglés Gary Bolton para que comercializara un artefacto fraudulento al gobierno mexicano: el detector molecular GT200, conocido en el Ejército como la ouija del diablo, que se usa en la búsqueda de bombas, drogas y armas.

En este momento, Bolton —de 47años y cuya empresa Global Technical LTD vendió mil 112 aparatos en México a instituciones federales y a 27 gobiernos estatales— es enjuiciado en una corte de Londres, Inglaterra, por los delitos de manufactura de un detector falso y fraude.

Court News UK, la agencia de noticias en los tribunales de Inglaterra, informó a EL UNIVERSAL que el jurado escuchó testimonios que afirman que la sede oficial se usó como oficina de exhibición y espacio para las citas de negocios de Bolton.

Asegura que dichos testimonios señalaron: “El involucramiento del diplomático con el presunto fraude de Bolton empezó en 2005 y cesó cuando los jefes en Londres dieron la señal de alarma en 2010”.

La “señal de alarma” del gobierno británico se debió a que Bolton y cinco ex socios fabricaron variantes del GT200 por separado, vendiéndolas a gobiernos del mundo para tareas de seguridad, y una de éstas —el ADE651, de James McCormick— provocó un número indeterminado de muertes en Irak porque éste vendió 6 mil artefactos al Ejército de ese país para la detección de bombas.

A los seis ex socios se les detuvo en julio de 2012. A dos de ellos ya se les sentenció recientemente a 10 años de prisión por fraude y de uno más se aplazó su sentencia por razones de salud.

La embajada británica en México respondió sobre el caso Paxman-Bolton a través de un mensaje electrónico: “El tema de cualquier tipo de apoyo por parte de algún departamento del gobierno británico para Gary Bolton y Global Technical Services Ltd alrededor de la venta del GT200 está sujeto a un proceso legal en curso, y por tanto no es apropiado hacer comentarios al respecto”.

Diplomático promotor

Jonathan Higgs, abogado de Bolton, buscó por su parte deslindar la responsabilidad legal entre su cliente y el uso que Paxman dio a la sede oficial, por lo que cuestionó a Fernando Estandia, encargado de la oficina de Mercado e Inversiones de Reino Unido de la embajada, sobre la afirmación que hizo a sus superiores, de acuerdo con testimonios recabados por la Corte:

“Las reuniones de venta a veces se realizaban en la sede de la embajada o en la residencia oficial, con la presencia ocasional del embajador [Timothy] Giles Paxman”.

Cuestionado en una videoconferencia por el abogado de Bolton, Estandia argumentó que en ese entonces no era el encargado de seguridad, “pero no me sorprendería que esas reuniones se hubieran llevado a cabo”.

Además, el diplomático añadió a la Corte que en 2010 los militares mexicanos seguían usando los artefactos “y estaban muy optimistas sobre ellos”.

De igual manera, el abogado de Bolton inquirió a la empleada Gisela González Flores sobre los reconocimientos que su cliente recibió de la embajada.

“Entre ellos hay una carta fechada en febrero 10 de 2009”, dijo el defensor, “referente a una presentación del embajador Giles Paxman a las autoridades del gobierno de Sonora, en la que presenta a Global Technical y enfatiza en la excelencia de la industria de seguridad en UK”.

González argumentó que ese tipo de cartas las usaba la citada oficina para promover a empresas inglesas con clientes potenciales, y negó que el equipo de la misma hubiera participado en citas de negocio de Bolton o de su distribuidora mexicana Segtec (Seguridad e Inteligencia con Tecnología de Vanguardia).

La mujer apuntó: “Solamente arreglamos una cita con Segtec, sin la presencia de Global Technical, donde Segtec dio una presentación en power point a las autoridades del estado de Jalisco”.

Paxman es el hermano menor de Jeremy Paxman, conductor del programa Newsnight, considerado la mayor celebridad periodística televisiva en Gran Bretaña.

Caja hueca con antena

Durante el juicio contra Bolton, iniciado el 2 de julio pasado, el juez Richard Whittam dijo que el empresario engañó a sus clientes al mentir sobre las propiedades del aparato.

Puntualizó que el acusado lo promovió como capaz de registrar moléculas de narcóticos y explosivos, tabaco, marfil y dinero, entre otros (según el manual, desde 700 metros de distancia en tierra, 500 metros de profundidad en el agua y 4 mil metros de distancia desde el aire):

“Él dijo que se trataba de un sistema de detección capaz de detectar el rastro de una sustancia y que era el más fiable y avanzado”.

No obstante, dijo el juez: “El equipo no es nada más que una caja [de plástico] con un mango y una antena pegada” a la que se le incrustan tarjetas de plástico con el nombre de la supuesta sustancia a localizar.

Court News UK asegura que Bolton, por su parte, declaró que “el GT200 funciona” y que no estaba haciendo nada deshonesto.

Whittam dijo que el equipo “podía venderse en alrededor de 10 mil libras por pieza (180 mil pesos), con 3 mil libras (56 mil 890 pesos) de comisión para el agente”.

En México, Segtec vendió sus artefactos a un precio unitario que rondó los 480 mil pesos.

La agencia de noticias informó finalmente a EL UNIVERSAL que la parte acusadora sugiere que Bolton “falsificó un reporte de la Royal Engineers Export Support como parte de su intento para hacerle mercado a su equipo”. Por lo pronto, en Londres, el juicio sigue.



comentarios
0