aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Perrito "quiso ser luchador desde niño"

Adriana Díaz Reyes| El Universal
Domingo 22 de marzo de 2015
El <i>Perrito</i>

APOYO. Don Pedro tuvo que aceptar que su hijo se dedicara a la lucha y guió sus pasos; siempre estuvo pendiente cuando se enfrentaba a rivales más corpulentos. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Juan Aguayo, tío del fallecido gladiador, recuerda que su medio hermano Pedro no quería que se dedicara al pancracio

[email protected]

Han pasado más de 10 años desde que don Juan visitó por última vez a su medio hermano Pedro ‘Perro’ Aguayo. Fue la noticia del fallecimiento de su sobrino lo que recordó los lazos familiares, que desde hace mucho tiempo no se fortalecían.

“Estoy consternado por lo que sucedió. No sabíamos nada hasta que mi hijo Juan nos mostró el video y quedamos impactados, Pedrito era un muchacho muy joven”, comentó Aguayo Morales, quien vive en Oaxaca.

Preocupado por no tener comunicación con su consanguíneo para darle el pésame, don Juan relató que hace poco pensó en buscar a su hermano.

“Yo siempre tuve una gran relación con él y su familia, sin embargo, por cuestiones laborales cambié de residencia, después perdí su teléfono y sólo me quedó una dirección que no sé si todavía sea la buena. De eso ya pasaron más de 10 años. He intentado localizarlo y espero comunicarme con el resto de mis hermanos para expresarle nuestro cariño en estos momentos”.

Junto con su familia, Aguayo observó el video donde pierde la vida su sobrino. La imagen causó conmoción en su esposa e hijos.

“Creo que hizo falta una atención más rápida al momento en que se golpea y luego recibe la patada”.

Don Juan abrió el baúl de los recuerdos para contar sobre los inicios del finado luchador en los cuadriláteros.

“Cuando trabajaba en Guerrero lo visitaba mucho a él, a mi cuñada María de la Luz y mis sobrinas, nuestra comunicación era muy buena. Pedrito estaba chico cuando inició con sus pininos al lado de mi hermano Pedro. Siempre fue un muchacho inquieto, al igual que sus hermanas que ahora son maestras de aerobics”.

El empresario recordó que, con siete años de edad, el ‘Hijo del Perro’ Aguayo comenzó su idilio con la lucha.

“Mi hermano no quería que su hijo se dedicara al mismo deporte que él, por el peligro que representa. Soy testigo de que intentó disuadirlo mucho tiempo, pero no pudo evitar que siguiera su ejemplo. Recuerdo que desde pequeño ya tenía la vocación, de niño siempre me decía que quería ser como su papá”.

Con el tiempo el ‘Perro’ Aguayo cedió y permitió que su vástago le siguiera los pasos.

“En su casa en Tala, Jalisco, mi hermano tenía un cuadrilátero donde a veces se realizaban eventos. Él estaba todo el tiempo pendiente de Pedrito, principalmente cuando le tocaba pelear con alguien más pesado. En una ocasión le ganó a un rival más fuerte, se subió con él, lo abrazó, lo levantó alto y le dijo ‘ganaste, ganaste hijo’. Tengo todavía algunas películas que me mandó de cuando mi sobrino tenía unos 12 años”.

A don Juan le urge localizar a su medio hermano y asegura, estará a su lado lo más pronto posible.

“Ya le prendí una veladora a mi sobrino junto a San Judas Tadeo. Quiero decirle a Pedro que me perdone por no estar cerca de él en estos momentos, pero le prometo que a la brevedad lo acompañaré para darle todo el apoyo que necesite tanto en lo espiritual como en lo anímico”.



comentarios
0