aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Participan en la recuperación del lobo gris mexicano

El Universal
Jueves 07 de octubre de 2010
Participan en la recuperacin del lobo gris mexicano

EN PELIGRO. “Canis lupus baileyi” constituye una de las subespecies de lobo más pequeñas que existen en todo el mundo. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Sitios Relacionados:

Ha sido víctima de un exterminio masivo. En la FES Cuautitlán se consiguió que el “linaje San Juan de Aragón” fuera incluido en el programa para reproducirlo en cautiverio

Investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y de los institutos de Biología y de Ecología de la UNAM participan desde hace varios años en un programa gubernamental para la recuperación del lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi).

Este animal ha sido víctima de un exterminio masivo porque se le considera una amenaza para la economía de los ganaderos del sur de Estados Unidos y el norte de México.

El médico veterinario zootecnista Gerardo López Islas, académico de la Clínica de Animales de Zoológico de la FES Cuautitlán y médico veterinario del Zoológico de San Juan de Aragón, en el Distrito Federal, ha trabajado en el manejo genético de esta subespecie, gracias a lo cual consiguió que el “linaje San Juan de Aragón” fuera incluido en el programa para reproducirla en cautiverio.

 Actualmente, hay 400 ejemplares de lobo gris mexicano distribuidos en varios zoológicos del país y Estados Unidos, y existe la posibilidad de reinsertarlos en su hábitat natural este año.

Subespecie amenazada

Desde 1976, Canis lupus baileyi es considerada una subespecie amenazada. Debido a ello, el Comité Conjunto México-Estados Unidos para la Conservación de la Vida Silvestre propuso un programa para su reproducción en cautiverio (también, de acuerdo con la NOM-059- ECOL-2001, publicada por la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal, esta subespecie está extinta).

“En la década de los años 70 del siglo pasado se capturaron en los estados de Durango y Chihuahua cinco lobos grises mexicanos que aún permanecían en libertad (una hembra con su cría y tres ejemplares más) y se pusieron en cautiverio para su reproducción en Estados Unidos. En 1987 se formaron tres parejas que se enviaron a México: una se quedó en el Zoológico de San Juan de Aragón; otra se mandó al Parque Ecológico de Hermosillo, Sonora; y una más, a una estación de vida silvestre en San Cayetano, estado de México. Y a partir de estas parejas se inició el programa para la recuperación del lobo gris mexicano”, comenta Gerardo López Islas.

“Linaje San Juan de Aragón”

Tiempo antes, un grupo de personas había donado varios ejemplares de Canis lupus baileyi al Zoológico de San Juan de Aragón, y se propuso que jugaran un papel importante en dicho programa.

“Como no contábamos con una prueba definitiva de que estos ejemplares fueran lobos grises mexicanos puros, les hicimos análisis conductuales y morfológicos, y mediciones craneométricas, y comparamos sus medidas con las de otros ejemplares de otros sitios, utilizando como referencia los datos del Instituto de Biología de la UNAM”, recuerda el especialista universitario.

Los investigadores involucrados en el programa concluyeron que los lobos del Zoológico de Aragón se concentraban dentro del grupo del lobo gris mexicano. Y en 1995 se confirmó, por una serie de pruebas moleculares, que sí eran lobos grises mexicanos y se conformó el “linaje San Juan de Aragón”.

Participación puma

Los investigadores involucrados en el programa para la recuperación del lobo gris mexicano obtuvieron, también en el Instituto de Biología, información precisa de esta subespecie como tal y de su rango de distribución.

La FES Cuautitlán, junto con el Zoológico de San Juan de Aragón y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, participó en la realización del Primer Simposio Internacional del Lobo Gris Mexicano, en el cual se propusieron muchos pasos para su recuperación que posteriormente se llevaron a cabo.

Mientras la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM envió al programa a distintos especialistas en reproducción animal, como el doctor Carlos Esquivel Lacroix.

Actualmente, el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional, en colaboración con la Universidad de Durango y el Instituto de Ecología AC, analiza cuáles serían las zonas de liberación adecuadas para reintroducir al lobo gris mexicano en el territorio nacional.

“En la FES Cuautitlán nos interesa mucho el área de la fauna silvestre, que implica no sólo el conocimiento en medicina veterinaria, sino también la conservación de las especies, y el lobo gris mexicano representa muy claramente los problemas relacionados con este tipo de conservación. Una cosa es la ciencia de la conservación y otra la problemática política de la conservación. El lobo gris mexicano es un ejemplo de ello. De hecho, todos los problemas mexicanos de conservación son parecidos porque involucran hambre, contaminación y pobreza”, señala López Islas.

Problema de aceptación social

Aunque el lobo gris mexicano criado en cautiverio está biológica y conductualmente apto para vivir en plena libertad, la población humana que habita las zonas aledañas donde probablemente sea liberado (en la parte alta de la Sierra Madre Occidental: Chihuahua, Sonora, Durango y Zacatecas, hábitat natural del animal) no ve con simpatía el programa para su recuperación.

“La población local está en contra de la reintroducción del lobo gris mexicano, sobre todo los ganaderos, por cuestiones meramente culturales. Ahora bien, se ha demostrado con estudios que la liberación de los ejemplares de Canis lupus baileyi tendría un impacto mínimo en las actividades ganaderas, además, los particulares que tengan tierras que coincidan con el hábitat natural de una manada lobuna recibirán del gobierno federal una serie de pagos por el concepto de servicios ecológicos”, según explica el especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México.

También se pretende dar a los ganaderos una bonificación extra si uno o varios ejemplares viven dentro de los límites de sus ranchos o si tienen crías allí mismo. La intención es inhibir acciones en contra del lobo gris mexicano.

“Por otro lado, debemos tomar en cuenta que la liberación de ejemplares de Canis lupus baileyi acarreará consigo otras ventajas, como regular las poblaciones de venados y recuperar el hábitat natural”, dice López Islas.

Más información en el siguiente teléfono: 5616-4710 o al correo electrónico: [email protected] (Jesús Israel Rojas Conchola).



comentarios
0