aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Habla con mascotas que “balconean” a sus amos

Cinthya Sánchez| El Universal
Miércoles 29 de julio de 2009
A través de la telepatía, Daniela Camino dialoga con animales. Con sólo mirar sus fotos, interpreta mensajes y sentimientos

[email protected]

 

Valiente ve a un espíritu en casa y por eso llora cuando lo dejan solo. A Niki le afecta que su amo consuma mariguana. Sugus fue secuestrado y durante sus días de encierro lo drogaron. Shuni despierta todas las mañanas a las 5:50 a su dueña que sufre de cáncer para que mediten juntas. Misha agradece que sus amos terminaran con su dolor; le practicaron la eutanasia. Tedy se orina en la cama de su dueña porque cree que se lo merece por no hacerle caso. Se lo dijeron a Daniela Camino, la mujer mexicana que puede comunicarse con los animales.

Gracias a la conversación que Daniela logró con cada uno de ellos, María, originaria de Chile y dueña de Valiente, hizo una limpia en casa y él pudo quedarse tranquilo a esperarla. Carlos de México supo que a Niki, una golden, le dolían mucho las adicciones de su hermano. Valeria, de Argentina, descubrió que los flashbacks que tenía Sugus sobre su secuestro hacían que de pronto se pusiera ansioso y desconociera su casa.

 

Paty, de Alemania, comprobó lo que presentía, Shuni, su gatita, había llegado a su vida para sanarla, que la despertara todas las mañanas no era un acto de rebeldía, sólo quería ayudar. Claudia, de México, se quedó tranquila al saber que hizo lo correcto cuando le acercó a la muerte a su gatita Misha, y Vane, también mexicana, evitó que su mamá regalara a Tedy, después de que Daniela lograra que Vane y él hicieran un trato para que dejara de orinarse en las camas.

 

Desde hace seis años ese es el trabajo de Daniela Camino, la única persona en Latinoamérica que puede, hasta ahora, “hablar” con todo tipo de animales. Lo hace por telepatía, lo que significa que puede percibir sentimi entos a distancia. Estudia y practica la comunicación entre especies. No es un don especial, pues la telepatía la puede experimentar cualquier ser humano.

 

 

 

 

La consulta es a distancia

“Quienes compartimos nuestras vidas con animales y sabemos del amor y apoyo que nos dan, muchas veces hemos intuido que ‘están a punto de hablar’, incluso estamos seguros que nos han ‘dicho’ algo” y en realidad lo hacen, de un modo distinto a nuestra comunicación verbal, transmiten emociones, ideas, cosas que quieren o necesitan que sepamos”, asegura Camino.

Dice que todos los animales domésticos o silvestres pueden comunicarse telepáticamente con nosotros y entre ellos y que las personas han perdido la habilidad por estar entrenados en la falsa idea de que esto es imposible, tendemos a ignorar las experiencias propias.

 

“Cuántas veces no hemos ‘adivinado’ una situación, hemos sentido química con alguien que está en el mismo espacio que nosotros o hemos intuido algo, esas son experiencias telepáticas”, agrega.

 

Daniela es maestra en Antropología Social por la London School of Economics, donde se especializó en antropología cognitiva, y se dedica desde hace un par de años y en horario de 9:00 a 13:00 hors a consultar animales a distancia.

 

Por la tarde es madre de tiempo completo, pero todas las mañanas llega a su estudio, prende su computadora, baja de Internet las fotos de sus pacientes e inicia comunicación telepática con ellos. Les pregunta lo que sus dueños quieren saber: que si andan tristes, que si tienen problemas de conducta, que si les cae bien el veterinario, que si es buena idea practicarles la eutanasia o simplemente averigua si son felices en casa o qué opinan de sus “humanos”, como ella dice que llaman los animales a sus dueños.

 

Las respuestas son simplemente fascinantes. Tanto a Daniela como a los dueños de las mascotas las historias que los animales cuentan de su entorno y de las personas con los que conviven son de una profunda sabiduría.

 

 

 

 

La interpretación

Cada consulta a distancia dura alrededor de una hora. Daniela recibe previamente tres o cuatro datos de los animales: foto, nombre, edad, dueño, enfermedades que ha padecido y las preguntas que los humanos tienen para el animal.

Al terminar la consulta lo que los dueños reciben en sus computadoras es una carta donde la comunicadora redacta todo lo que interpretó de la conversación con el animal. Todos se sorprenden, pues ella les cuenta cosas que sólo saben los que viven en la casa con el animal, como por ejemplo, los problemas que hay dentro del hogar, los hábitos y costumbres de los humanos, le dicen qué les duele, qué les molesta, qué les gustaría que su amo hiciera por ellos.

 

Habla mucho con los caballos y ha logrado que en el arte de la equitación esos animales tengan una mejor comunicación con sus jinetes y por lo tanto mejoren en las competencias de carreras.

 

La tregua con las hormigas

En casa tuvo una experiencia propia. Logró dialogar con unas hormigas que se instalaron con todo y huevos en unas maletas que guardaba en su clóset; les dio una semana para buscar otro nido. Según ella, las hormigas le dijeron que su jardín ya estaba ocupado por otras especies que enumeraron y que en su casa no había más espacio. “Llegamos a un acuerdo, les di una semana para irse, regresé a las maletas ocho días después y ya no estaban”, relató.

Su habilidad no sólo se ha quedado en México, sino que ha trascendido fronteras y a pesar de que en Estados Unidos existe ya un directorio de comunicadores interespecies, a ella la consulta gente de otros continentes.

 

Su historia no es muy compleja. Siempre se dedicó al trabajo social. Justo en una visita a una comunidad indígena descubrió que tenía algo especial con los animales, su primera experiencia fue con un cerdo. Cuando lo vio sintió una conexión única, sabe que habló con él, que lo entendía, que sentía su dolor, pero no logró interpretar nada. Tras un par de años halló un libro en Los Ángeles que cambió su vida. El tema: comunicación interespecies; desde entonces sabe que no está loca y que mucha gente tiene la misma habilidad que ella.

 

Una de sus principales profesoras es Penélope Smith, fundadora de este campo de comunicación de interespecies en EU, y actualiza y perfecciona su aprendizaje con otras especialistas como Kate Solisti (comunicadora interespecies en EU) y Carla y Norma Aldana (sanadoras en el Distrito Federal) entre otras.

 

 

El poder de sanar

La especialista Daniela Camino no sólo se comunica con los animales, también tiene la capacidad y la habilidad para curarlos, pues desde 1996 practica distintas técnicas de sanación energética.

Así que además de hablar con ellos, también puede ayudarlos a superar sus dolores emocionales.

Para Daniela, las alas, garras, patas y aletas están presentes en el cuerpo de los animales porque cumplen una función. Asimismo, considera que no es posible pensar que la “separación” entre hormigas y humanos es demasiado grande y que la forma en la que ellas viven sus vidas no tiene correspondencia alguna con la manera en la que nosotros vivimos las nuestras, pues todas las especies tienen alguna lección importante qué compartir con la nuestra.

Así pues, el tamaño y apariencia de cada ser vivo no son criterios para determinar quien es más importante que otro.

 

Daniela comparte en su página www.interespecies.com una transcripción de lo que algunos animales opinan. Está ahí el “testimonio” de su propia perra, Sita: “Los animales somos más libres y no somos ni malos ni buenos, sólo somos lo que somos y no pretendemos nada más, mientras que ustedes pretenden saber muchas cosas y sin embargo están perdidos (ja!). Así que si me preguntas, los animales somos los que parecemos atrapados por ustedes, ustedes son los que parecen libres y en realidad es al revés”.

 

A Camino no le importa convencer a nadie de que puede interpretar lo que los animales sienten. Le basta con saber que ha ayudado a muchos a mantener una mejor relación con sus amos. No lo ve como un negocio ni como un don. Simplemente quiere promover la comprensión y la armonía entre las partes.

 

Su corazón, inteligencia y vocación están comprometidos en este trabajo, indica.

 



comentarios
0