aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




España acoge a sus exiliados

Ana Anabitarte Corresponsal| El Universal
Lunes 06 de octubre de 2008
Niega asociación que un millón y medio en el mundo quiera la nacionalidad

[email protected]

MADRID.— Aproximadamente unos 25 mil ciudadanos mexicanos según datos de la Asociación de Exiliados Españoles, podrán adquirir la nacionalidad española gracias a la Ley de la Memoria Histórica, una ambiciosa y compleja norma que aspira a reconocer y ampliar los derechos de quienes sufrieron la Guerra Civil (1936-1939) y la represión de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

La ley se aprobó en octubre del año pasado, pero el próximo 29 de diciembre está previsto que entre en vigor una de las instrucciones del artículo siete, que regula la obtención de la nacionalidad para los hijos y nietos de los emigrantes y exiliados de la Guerra Civil y el franquismo. Según dicho artículo podrán adquirir la nacionalidad española los hijos de padres o madres nacidos en España y que actualmente viven en el extranjero, así como los nietos de personas que perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio. Todos dispondrán de dos años para presentar la solicitud.

Ludivina García Arias, actual presidenta de la Asociación de Descendientes del Exilio Español (ADEE), considera esta ley necesaria “porque somos muchos los que pese a ser hijos de españoles y vivir desde hace años aquí, no tenemos la nacionalidad española”.

García Arias dice en charla con EL UNIVERSAL que aunque hayan nacido fuera de España, en su caso en México, “nuestros padres, nuestras madres y nosotros somos españoles de origen, y nuestros hijos, los nietos, también son españoles. El exilio fue una emigración forzada. Ni nuestros padres ni nosotros hemos renunciado voluntariamente a la nacionalidad española. Así que somos ciudadanos de los países donde nacimos”, añade.

La asociación que García Arias preside estima que al terminar la Guerra Civil más de medio millón de personas abandonaron España, la mayoría de ellos con destino Francia en primer lugar, y México, en segundo. En el caso de México dado que la mayoría llegaron sin ninguna documentación, incluso sin pasaporte, en 1940 el presidente Lázaro Cárdenas modificó la ley, les dio la nacionalidad y les proporcionó protección documental. Con lo que dejaban de ser españoles.

La mayoría de los exiliados eran jóvenes y muchos de ellos estaban casados así que en México casi todos tuvieron hijos. Niños que sólo por el hecho de nacer aquí pasaban a ser automáticamente mexicanos hasta que cumplían 18 años, edad en la que debían optar por la nacionalidad española o mexicana, puesto que en aquella época no se aceptaba la doble nacionalidad. La gran mayoría optó por seguir siendo mexicanos.

Ese fue el caso de García Arias. Nacida en México hija de padres españoles, en 1969 se encontró con que no tenía la nacionalidad española pese a que sus dos progenitores habían nacido en España. Aunque la solicitó le dijeron que no era posible porque había nacido en México y al cumplir la mayoría de edad no había hecho el trámite. “No lo podía creer”, cuenta. Tuvo que esperar hasta 2002, cuando se modificó el Código Civil español para obtenerla. Sin embargo fue “por opción” en lugar de “por origen”.

La presidenta de la Asociación de Exiliados calcula que un total de 25 mil mexicanos la podrían solicitar una vez se apruebe la ley, según un informe realizado por la asociación que preside y desmiente la cifra aparecida hace unos días en los medios de comunicación de un millón y medio de personas en todo el mundo. “Es una completa exageración que lo único que ha provocado es temor al pensar en el gasto excesivo que supondría para el gobierno español en el pago de las pensiones”, asegura.



comentarios
0