aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aprendí la lección, asegura el Niño Verde

Elena Michel| El Universal
Jueves 21 de febrero de 2013

El coordinador del PVEM del Senado, Jorge Emilio González Martínez, ingresó al Centro de Sanciones Administrativas y de Integración Social, conocido como el "Torito" Luis Cortés/EL UNIVERSAL

En entrevista exclusiva con El UNIVERSAL, el senador dijo que adelantó su estancia para poner un ejemplo. Asimismo, informó que le faltan 13 horas 40 minutos para cumplir su sentencia por manejar en estado de ebriedad Luis Cortés/EL UNIVERSAL

El senador reconoció haber cometido un error y se comprometió a mejorar la situación de los custodios Luis Cortés/EL UNIVERSAL

A su llegada saludó al personal del "Torito" y llegó acompañado únicamente por su chofer, en una suburban Luis Cortés/EL UNIVERSAL

El funcionario ingresó a este centro a las 8:30 de la mañana. Llegó vestido con jeans, tenis, una playera negra y una sudadera azul Luis Cortés/EL UNIVERSAL

La madrugada del pasado domingo, el senador fue detenido en el punto de revisión del Programa Conduce sin Alcohol número 7 instalado en Paseo de la Reforma y Campos Eliseo cuando conducía su automóvil Mercedes Benz negro Luis Cortés/EL UNIVERSAL

Aprend la leccin, asegura el Nio Verde

DE SALIDA. Luego de permanecer en "El Torito" 13 horas y 40 minutos que le faltaban para cumplir con la sanción que le impuso un juez por manejar en estado de ebriedad, el senador del Partido Verde abandonó las instalaciones. (Foto: JORGE SERRATOS / EL UNIVERSAL )

El senador del PVEM Jorge Emilio González, acompañado por EL UNIVERSAL en su regreso al "Torito", terminó en la celda número 13 el castigo que, con un amparo, había evitado en días pasados por manejar en estado de ebriedad

[email protected]

Jorge Emilio González Martínez se levantó a las siete de la mañana, pero no para ir al Sport City. Esta vez su cita era en “El Torito”, donde completó su sanción por conducir un automóvil con alcohol de más en la sangre.

En su primer ingreso —el fin de semana pasado—, el senador por el PVEM sufrió frío y hambre. Para no repetir la experiencia, esta vez ingresó con una frazada y cuatro sándwiches preparados por su muchacha.

A su llegada —alrededor de las 8 de la mañana— mostró el contenido de la maleta Nike que portaba: el libro El Alquimista, de Paulo Coelho, —su autor preferido— y un rollo de papel higiénico, “por si las dudas”.

Lo recibió Jonhatan, un custodio que conoció el fin de semana y del siempre habló bien.

“George”, como le dicen sus amigos, ocupó la celda número 13 del “Torito”. Al ingresar le fueron retiradas las agujetas y su cinturón: “Me dijeron que para evitar suicidios”.

Su maleta fue retenida, y como en el kínder, de su rollo de papel sólo le dieron unos cuantos cuadritos cada vez que lo necesitó.

El fin de semana pasado González Martínez fue detenido en el punto de revisión del Alcoholímetro ubicado en Reforma y Campos Elíseos. Se negó a realizar la prueba y por ello fue remitido al “Torito” del que salió luego de tramitar un amparo.

Le faltaban 13 horas con 40 minutos por cumplir y por ello regresó ayer. A las 21.45 horas, el senador, ataviado con tenis y sudadera salió del Centro de Sanciones Penales, popularmente llamado “El Torito”.

Hoy deberá participar en la sesión del Senado de la República.

Le regalaron dulces

EL UNIVERSAL ingresó al “Torito” durante el horario de visitas familiares otorgado a González Martínez.

El acceso fue posible debido a la autorización del propio senador.

En ese lapso, dijo haber participado en una plática sobre control de la ira y la depresión que, según sus palabras, le recordó “la prepa”. Una trabajadora social le regaló dulces y algunas custodias le pidieron tomarse fotografías con él.

“Es como una cárcel light, una cárcel leve, digamos, pero sí te hacen ser consciente de tu error. He aprendido”, explicó.

Aun cuando por la mañana albergaba la esperanza de organizar un partido de futbol con los custodios y usar su short negro con franjas rojas no fue posible porque el patio del “Torito” está en remodelación.

En el “Torito”, las actividades del senador por el PVEM incluyeron una visita a la biblioteca, la compra de una tarjeta, de una sopa instantánea, de unas papas y un refresco.

Al mal paso darle prisa

A su vez, participó en una plática sobre el alcoholismo.

Rechazó la comida que le ofrecieron y optó por uno de sus sándwiches. A la hora de la cena —cuando le ofrecieron atole y tinga—, el “Niño Verde”, nuevamente, prefirió las viandas traídas de casa.

Según el senador, compañeros del Verde Ecologista le aconsejaron agilizar los trámites para acabar de una vez con el escándalo: “Al mal paso darle prisa”, explicó en breve entrevista antes de firmar su ingreso.

También indicó los motivos por los que escogió el miércoles como día para cumplir su sanción: “El miércoles no hay sesión en el Senado, tampoco alguna comisión en la que tuviera que participar, por eso lo escogí; mi abogado dijo que era posible, y por eso me desistí del amparo. Los trámites fueron rápidos”.

Dijo haber aprendido que “hay que ser siempre ciudadanos responsables en el tema de la copa y la manejada; hay que tomárnolas en serio”.

Jorge Emilio González Martínez aseguró que en desde hace 20 años nunca ha sufrido un accidente “gracias a Dios”.

“Manejo con cuidado, pero no hay que confiarnos. Sé que cometí una falta, es un riesgo manejar con uno, dos, tres o cuatro tequilas que era lo que yo había tomado y como experiencia aprendí a no volverlo hacer, por tu vida, la de quienes van contigo y la de otros conductores”, dijo. (Con información de Claudia Bolaños).



comentarios
0