aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Iglesia quiere “limpiar” a Hidalgo y Morelos

Nurit Martínez| El Universal
Lunes 31 de agosto de 2009
Iglesia quiere limpiar a Hidalgo y Morelos

HOMENAJE. Efigies de José María Morelos y Pavón, Miguel Hidalgo y Costilla, y Vicente Guerrero, en el monumento a la Independencia. (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Según estudio de arzobispado “murieron en reconciliación”

[email protected]

La Iglesia católica en México pidió una “corrección de actas”, es decir, una “corrección a libros de texto” para difundir que los llamados padres de la patria, Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón, no murieron excomulgados como se ha afirmado, ya que al acudir a un confesor católico antes de su ejecución se “reconciliaron con la Iglesia”.

Después de elaborar un estudio de los archivos históricos del proceso que juzgó a ambos héroes de la Independencia, a petición de la Cámara de Diputados, Gustavo Watson Marrón, director del Archivo Histórico del Arzobispado y de la Basílica de Guadalupe, asegura que “no hay razón para levantar la excomunión” contra los sacerdotes.

Puesto que previo a su ejecución y muerte, aseguró, ambos se sometieron a confesión para “prepararse a morir cristianamente”, y con eso quedó sin efecto la excomunión decretada por el obispo de Michoacán.

De acuerdo con los estudios de la Iglesia, ocho días después del inicio de la lucha de independencia (24 de septiembre de 1810) el obispo electo de Michoacán, Manuel Abad Queipo promulgó el edicto que declaraba que Hidalgo había incurrido en excomunión por “haber atentado contra la persona y libertad del sacristán de Dolores, del cura de Chamacuero y de varios religiosos del convento del Carmen de Celaya, aprisionándolos y manteniéndolos arrestados”.

En tanto que en el caso de José María Morelos la excomunión la dictó el mismo abad sólo que el 22 de julio de 1814.

Recibieron apoyo religioso

En ambos casos, dice el estudio, previo a su muerte se les dio ayuda de confesor para “reconciliarse” y poder recibir servicios mortales para católicos.

Luego en el proceso que juzgó en términos civiles y eclesiásticos a Hidalgo en Chihuahua, previo a su fusilamiento, el propio padre de la patria reconoció participar en la ejecución de “europeos y criollos” en Valladolid (60) y en Guadalajara (350).

Aunque en el caso de Morelos, el documento no detalla los argumentos bajo los que recibió sentencia de muerte, dice, al igual que en el caso de Hidalgo, que recibió apoyo religioso.

Mientras que la excomunión en el caso de Hidalgo fue retirada mediante la confesión, en el caso de Morelos, esta sanción de la Iglesia fue retirada al declarar testigos que lo vieron rezar durante su traslado hacia San Cristóbal Ecatepec —donde fue fusilado—, pero también por su visita a la iglesia del Pocito, en la Villa de Guadalupe, en donde incluso hoy hay una placa.

Watson Marrón también dijo que a pesar de que en el Tribunal de la Santa Inquisición había acusaciones contra Hidalgo por sus opiniones, el proceso se sobreselló con la muerte del cura. Por lo tanto, afirmó Hidalgo y Morelos, “murieron dentro de la Iglesia católica y murieron como sacerdotes; por lo tanto, no hay razón para pedir que se les levante la excomunión”, señaló.

Ante la petición de los diputados del PRI y PRD en octubre de 2008 a través de un punto de acuerdo, el sacerdote Watson Marrón descartó que se pueda entregar un documento que solicite retirar algo que no existe.

Aunque dice que hay “versiones populares sin sustento” para sostener que ello implicaba raspar manos y cabeza, lo único que hay es una sentencia en el caso de Morelos que consistió en retirarle “beneficios, oficios y ejercicio del orden”.

Watson informó que necesitan difundir este dato y aclarar lo que ya está publicado. Agregó, que retirar la “degradación” por parte de la Iglesia no corresponde pues esa práctica desapareció a inicios del siglo XIX.

Al dar a conocer el estudio Consideraciones sobre las excomuniones de Hidalgo y Morelos, publicadas por el Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, vocero de la jerarquía católica, afirmó que hasta ahora en la historia se enseña desde primaria, ambos sacerdotes quedan excomulgados.

“Sería importante que la CEM solicitara, en su momento, una corrección de actas (...) de los libros de texto”, dijo.



comentarios
0