aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




INBA paga renta de casi $34 millones

Sonia Sierra| El Universal
Lunes 24 de marzo de 2014
INBA paga renta de casi $34 millones

COSTO. En arrendar y adecuar la nueva sede, el instituto erogó $46 millones. (Foto: ESPERANZA OREA EL UNIVERSAL )

El Instituto Nacional de Bellas Artes erogó de diciembre de 2012 a finales de 2013 más de 46 millones de pesos por el alquiler, equipamiento y rehabilitación de la Torre Prisma, a donde trasladó sus oficinas generales

[email protected]  

Las oficinas generales del Instituto Nacional de Bellas Artes que se encontraban en los edificios San Antonio Abad 130 y Av. 5 de Mayo 19, desde septiembre de 2013 ocupan los 28 pisos del edificio llamado Torre Prisma, en Av. Juárez 101, delegación Cuauhtémoc, centro de la ciudad de México.

Entre el 1 de diciembre de 2012 y finales de 2013, la Dirección de Recursos Materiales del INBA celebró ocho contratos para arrendamiento, equipamiento, rehabilitación y acabados del edificio Prisma por 46 millones 505 mil 900 pesos, de acuerdo con información del Portal de Obligaciones de Transparencia del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).

Entre esos contratos figuran varios que representan un gasto único: para suministro de mobiliario (por 7.3 millones de pesos), para rehabilitación de espacios interiores (por 1,8 millones ) y para trabajos de adecuación y terminación de acabados (por 8.8 millones de pesos).

El más oneroso de los contratos es por 28 millones 226 mil 280 pesos, para el arrendamiento del inmueble entre el 1 de marzo de 2013 hasta el 31 de diciembre del mismo año. Ese contrato fue celebrado con Inmobiliaria Insurgentes; no precisa quién es el dueño del edificio que en 2011 la Lotería Nacional buscó vender por 275 millones. Si por 10 meses se pagaron poco más de 28 millones, significa que el arrendamiento anual por Prisma es de casi 34 millones.

Identidad

Los logos del INBA y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) se encuentran hasta arriba del edificio y son visibles desde lejos. Todo el inmueble es ocupado por el INBA, aunque el Prisma no es la única sede administrativa de esta institución.

Ahí se encuentran las oficinas de Dirección de personal, Pagos, Registro y Control, Secciones Sindicales, Prestaciones, las Coordinaciones de Música y Ópera, de Artes Visuales y de Literatura (pero el personal de Literatura aún labora en la que fuera la casa de Leona Vicario, en el Centro Histórico, dado que el Sindicato se opone al traslado a Prisma porque, argumenta, esto daría pie a la privatización de la antigua casa).

En Prisma están también las oficinas de Extensión Cultural, Orquesta de Cámara, Protección Civil, Compañía Nacional de Ópera (que tiene oficinas en Av. Juárez 4), las direcciones de Recursos Materiales y Financieros, la Dirección de Asuntos Jurídicos, los archivos de personal, trámite, contable y jurídico, la Dirección de Servicios Informáticos, la Subdirección General de Administración y la Dirección General.

Es en el piso 23 donde se halla una oficina destinada a la Dirección de Bellas Artes —la titular es María Cristina García Cepeda—. Desde hace varios años, la Dirección del Instituto ha tenido oficina también en la sede del Palacio de Bellas Artes —a un kilómetro aproximadamente de la Torre Prisma— y otra en el conjunto de oficinas que Bellas Artes tiene atrás del Auditorio Nacional.

De acuerdo con información proporcionada por la Dirección de Comunicación Social del INBA, las dependencias antes citadas se hallaban distribuidas en los edificios de Av. 5 de Mayo y de San Antonio Abad. Sobre las razones del traslado, Comunicación Social del INBA detalló que se debió al sismo ocurrido el 20 de marzo del 2012, “el cual provocó inseguridad en el personal”.

Comunicación Social argumentó que “se buscó un inmueble con las adecuadas características estructurales, de seguridad y de protección civil necesarias, y que contara con características que dignifiquen las condiciones laborales de sus ocupantes”. Informó que esto se realizó con la colaboración de las delegaciones sindicales D-III-22 y D-III-227.

“Se determinó que la Torre Prisma era el edificio más conveniente, no solo por su seguridad y estabilidad, sino por ser un edificio catalogado como artístico y tener la ubicación ideal al encontrarse cerca de varias de las instalaciones del Instituto, lo que sin duda alguna, representa un ahorro significativo en traslados de personal y envío recepción de documentos y correspondencia en general; asimismo facilita y simplifica la comunicación y coordinación entre las áreas sustantivas y administrativas del Instituto”, indica el propio INBA.

Según la dependencia, la ocupación del edificio ha representado un ahorro de casi 50% en el consumo del agua, así como en gasolina, pasajes y tiempos en la entrega de correspondencia; aseguró que el edificio cuenta al 100% con luminarias ahorradoras de energía.

Además de Prisma y del área adjunta al Auditorio Nacional, el INBA tiene oficinas en el edificio conocido como La Nacional, Av. Juárez 4, y en el propio Palacio de Bellas Artes.

¿Qué ahorro en dinero representa este arriendo? No hubo una respuesta para ello por parte de Bellas Artes. El pago de arriendo es similar a lo que en 2008 y en 2009 Conaculta pagó por el arriendo del inmueble de Reforma 175 donde están varias de sus oficinas. En el portal del IFAI sólo figuran contratos de esos dos años y, parcialmente, de 2010. Conaculta pagó anualmente, alrededor de 35 millones de pesos por la renta de ese edificio para sus oficinas.

La historia del Prisma

Al recorrer el edificio Prisma, EL UNIVERSAL encontró que éste se dotó con mobiliario nuevo, así como nuevos pisos, persianas, lámparas, acabados y puertas. Hay continuidad en el tipo de materiales y diseño en los anuncios que identifican las oficinas de cada piso.

La estratégica ubicación de la torre permite ver desde ella el Centro de la ciudad, y del otro lado, Paseo de la Reforma y edificios como el Moro (primera sede de la Lotería Nacional). La torre en su interior cuenta con indicaciones y medidas de protección civil; en dos pisos hay cafetería y restaurante; mientras que en el piso 26, donde está el Comedor, se han programado conciertos.

El Prisma es singular por mucho: es una de las construcciones más seguras contra sismos: fue equipado con 32 amortiguadores sísmicos. Comenzó a ser construido en 1970 y, un año más tarde, era el más alto en Avenida Juárez. Otra peculiaridad del edificio que aloja al INBA es que fue el primero en tener en el exterior una estructura de acero cubierto con cristalería ahumada. Hasta 2012, tuvo en Prisma sus oficinas el Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda.

Si hubo o no ahorro con el traslado de las oficinas generales del INBA a este edificio es una pregunta que el Instituto no respondió. EL UNIVERSAL pidió a la institución detalles sobre el costo anual del arrendamiento de la torre, el costo de los arriendos de los edificios que antes ocupaba, el nombre del dueño del edificio; el ahorro en gastos más allá del ahorro en energía y agua; el personal que ahí labora y el pago total que hace el INBA por renta de espacios para áreas administrativas en la ciudad de México; sin embargo, hasta el cierre de esta edición Comunicación Social del INBA no dio respuesta y tampoco lo hizo Comunicación Social de Conaculta.



comentarios
0