aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Todo por vivir en la Condesa

Cinthya Sánchez| El Universal
00:10Lunes 04 de marzo de 2013

Jóvenes treintañeros, profesionistas y sin hijos invierten 80% de su salario para vivir en un radio de 10 kilómetros llamado La Condesa Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Esto les da la posibilidad de viajar en Ecobici, correr en el parque México y pasear a su perros por la colonia Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Pero conseguir un departamento ahí concursaron con otros jóvenes para demostrar dos cosas: que tienen solvencia económica para pagar una renta de más de 15 mil pesos mensuales y que su estilo encuadra y da clase a la zona Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Un comité vecinal es el encargado de definir quiénes son dignos de este mundo. Los artistas y extranjeros suelen obtener buenos puntajes Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Este fenómeno no ocurre en otra parte de la ciudad, de acuerdo con Alonso Luis Penela Quintanilla, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y presidente del Consejo Administrativo de Valuación Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

"Someter a concurso la renta de un departamento e incluso pedir dinero por entrar a éste es muy neoyorkino. Obedece a la demanda que hay, principalmente, de gente joven que desea manejar un concepto de vida europeo. No es para todos ni le alcanza a todos", dice Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

La oferta inmobiliaria de la Condesa es de sólo 265 inmuebles. De estos, 13 son casas generalmente ocupadas como oficinas y 243 son departamentos de entre 130 y 140 metros cuadrados que se venden entre 28 mil a 33 mil pesos el metro cuadrado, puntualiza Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

"Es una colonia saturada donde cada espacio que se desocupa es peleado y los precios se comportan por oferta y demanda", asegura el académico de la UNAM Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Para el arquitecto Alonso Penela, la colonia está sobrevaluada pues el mercado se rige bajo la oferta y demanda y vivir en una zona bien comunicada y que mezcla la vivienda con los centros de esparcimiento cuesta Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

El académico agrega que mientras exista gente dispuesta a pagarlo, los precios se mantendrán o, incluso, se elevarán más Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Quienes buscan vivir en esta tradicional colonia deben demostrar que sus recursos econmicos superan

SOLVENCIA. Quienes buscan vivir en esta tradicional colonia deben demostrar que sus recursos económicos superan los 20 mil pesos mensuales . (Foto: Tanya Guerrero )

El estilo de vida atrae a profesionistas de 30 años en promedio, así como a extranjeros y artistas, señalan

[email protected]

Gráfico

Jóvenes treintañeros, profesionistas y sin hijos invierten 80% de su salario para vivir en un radio de 10 kilómetros llamado La Condesa.

Esto les da la posibilidad de viajar en Ecobici, correr en el parque México y pasear a su perros por la colonia. A unos pasos de sus domicilios pueden consumir en variados restaurantes, cafés o bares.

Pero conseguir un departamento ahí concursaron con otros jóvenes para demostrar dos cosas: que tienen solvencia económica para pagar una renta de más de 15 mil pesos mensuales y que su estilo encuadra y da clase a la zona.

Un comité vecinal es el encargado de definir quiénes son dignos de este mundo. Los artistas y extranjeros suelen obtener buenos puntajes.

Este fenómeno no ocurre en otra parte de la ciudad, de acuerdo con Alonso Luis Penela Quintanilla, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y presidente del Consejo Administrativo de Valuación.

"Someter a concurso la renta de un departamento e incluso pedir dinero por entrar a éste es muy neoyorkino. Obedece a la demanda que hay, principalmente, de gente joven que desea manejar un concepto de vida europeo. No es para todos ni le alcanza a todos", dice.

La oferta inmobiliaria de la Condesa es de sólo 265 inmuebles. De estos, 13 son casas generalmente ocupadas como oficinas y 243 son departamentos de entre 130 y 140 metros cuadrados que se venden entre 28 mil a 33 mil pesos el metro cuadrado, puntualiza.

"Es una colonia saturada donde cada espacio que se desocupa es peleado y los precios se comportan por oferta y demanda", asegura.

"Es muy cómodo vivir aquí"

Irving, Alejandro y Mariana son habitantes de la Condesa, ubicada en la delegación Cuauhtémoc; se desenvuleven en el mundo de la producción y publicidad y los salarios que perciben superan los 20 mil pesos mensuales.

De esa cifra entre 80 y 90% del total se queda en la Condesa. Tienen 30 años y ninguna cuenta de ahorro, pagan rentas por arriba de los 12 mil pesos y están conscientes de que con esa misma cantidad podrían pagar la hipoteca de un departamento en otra colonia.

"Pero es muy cómodo vivir aquí", afirma Irving.

"Te acostumbras a vivir como rico", concluye Alejandro.

"Lo disfruto mientras se pueda", comenta Mariana.

Para Alonso Penela, la zona es como el Soho de Nueva York y los precios se han elevado porque es mucha la demanda que surgió después de la crisis de económica de 1995, cuando la colonia dejó de ser una zona vieja, con dos parques abandonados y comenzó a resurgir hasta el punto donde cada edificio tiene su restaurante en la planta baja.

Al tiempo, los habitantes originarios del rumbo empiezan a ser desplazados, debido a los problemas surgidos a raíz del cambio de uso del suelo, así como al incremento de los inmuebles y las rentas.

Los "ricos pobres" hacen maletas

La clase media y los ricos pobres hacen sus maletas. Varias firmas de arquitectos están adquiriendo edificios para construir departamentos estilo lofts, enfocados a un mercado de solteros o parejas jóvenes de alto poder adquisitivo.

Alejandro es de esos. A pesar de que su salario supera los 20 mil pesos, no le alcanza para vivir solo e independizarse de sus roomies. De renta le tocan 7 mil pesos y cada fin de semana gasta entre 2 mil y 3 mil pesos en seis cuadras a la redonda de su casa.

"Mi vida social la vivo aquí. Por la mañana salgo de casa y tengo 20 desayunadores para elegir. Los fines de semana como en algún lugar y termino tomando un trago en otro. Un viernes por la mañana puedo tener 3 mil pesos y para el domingo en la noche ya me los gaste, todo en el mismo espacio, la verdad es que sí vivo en el consumismo", reconoce.

Agrega que ha pretendido independizarse, pero los costos de la zona lo han hecho imposible.
Cuenta que los 7 mil pesos que da al mes de renta son por una habitación pequeña donde cabe una cama y un clóset; que el edificio donde vive es viejo y vibra cada vez que pasa un camión; los pisos son de madera y los techos altos; los vecinos muy jóvenes y la casera feliz de que cada vez que se desocupa un departamento tenga fila para rentarlo.

Los planes de Alejandro son alejarse de la colonia Condesa y regresar sólo para divertirse.
"Podría pagar una renta aquí, pero cocinar en mi casa además de ponerme como reto no consumir nada en la colonia, lo cual es imposible porque lo he in tentado y no puedo, termino de correr en el Parque México e indudablemente me siento en una mesita para beber algo, así que prefiero alejarme de la zona para dormir y seguir viniendo a consumir aquí", indica el joven.Le impresionan los precios de colonias como Escandón, Roma o Narvarte: "Por lo que pago de renta en la Condesa he encontrado departamentos mucho más lindos, con patio y estacionamiento. A veces creo que se nos cierra el mundo ahí y sólo queda voltear a los alrededores para darte cuneta que estas pagando mucho por un lugar que como tal no vale la pena", reconoce Alejandro.

Las gangas de 10 a 12 mil pesos vuelan

Irving vive en pareja y tiene la intención de comprar un departamento. Para hacerlo en la Condesa necesita, al menos, tres millones de pesos.

Desde hace varios años renta en esta colonia, pero a pesar de sumar los dos sueldos, la vida a la que están acostumbrados no les permite ahorrar, debido a que cada fin de semana gastan unos tres mil pesos, en promedio, por consumir en la zona.

"Lo único que nos queda es cruzarnos avenida de los Insurgentes y pagar 5 mil pesos menos de renta que podríamos meter a una cuenta de ahorro, porque aquí, en la Condesa, hay gangas de 12 mil pesos, pero se rentan de inmediato, ni a letrero llegan, en cuanto un vecino se entera que desocuparan avisa a sus conocidos y la oferta se va rápido", asegura.

Cuenta que han buscado opciones en la Condesa y han tenido que dar mil pesos sólo para meter su propuesta, lo que no garantiza la renta del lugar.

"Siempre dan preferencia a los extranjeros, porque tienen mejores referencias o porque dan más prestigio a la zona", señala el joven.

Otro punto es que en la Condesa es difícil encontrar oficios como zapateros, costureros, vulcanizadores, pollería o recaudería, entre otro tipo de negocios.

Mariana vive en un espacio de 140 metros cuadrados con una renta de 20 mil pesos, tiene mas de 30 años y trabaja como diseñadora por su cuenta.

Cuando se le pregunta por qué no ha comprado una casa o un departamento, la respuesta es la misma:

"No me quiero salir de la Condesa y sé que necesito un crédito hipotecario y tener por lo menos unos 300 mil pesos para el enganche", explica.

Para el arquitecto Alonso Penela, presidente del Consejo Administrativo de Valuación, la colonia está sobrevaluada pues el mercado se rige bajo la oferta y demanda y vivir en una zona bien comunicada y que mezcla la vivienda con los centros de esparcimiento cuesta.

El académico de la UNAM agrega que mientras exista gente dispuesta a pagarlo, los precios se mantendrán o, incluso, se elevarán más.

Además, recuerda, es la única colonia en la ciudad de México que hasta el momento tiene una buena combinación de inmuebles para oficinas, viviendas y giros comerciales.

Colonia sísmica

Para Carlos Valdés, director del Servicio Sismológico Nacional, la gente cuando busca vivienda se fija más en los servicios y vías de acceso a la colonia donde vivirá que en el hecho de si el lugar es seguro en caso de un temblor.

"En el caso de la Condesa es una zona altamente sísmica y es verdad que se puede vivir en una colonia así sin correr ningún peligro, pero si el edificio fue construido después de 1985, con el reglamento de construcción vigente o bien si la edificación es anterior, pero está restaurada", puntualiza.

El director del sismológico recomienda a los capitalinos documentarse sobre el tipo de zona en que viven (si es sísmica o no) y tener en claro que si un departamento vibra cuando pasa un vehículo o está inclinado es necesario valorar sus condiciones estructurales para verificar si están en suelo seguro.

Sin embargo, reconoce que en la ciudad de México existen construcciones en zonas altamente sísmicas en las que se puede vivir tranquilamente mientras cumplan con el Reglamento de Construcción del Distrito Federal.



comentarios
0