aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Taxistas “kamikaze”

Cinthya Sánchez| El Universal
00:10Martes 24 de abril de 2012
La falta de un transporte p?blico de movilidad eficaz hace que los capitalinos utilicen estas unidad

CARENCIA. La falta de un transporte público de movilidad eficaz hace que los capitalinos utilicen estas unidades de alquiler. (Foto: TANYA GUERRERO EL UNIVERSAL )

Sólo ellos saben cómo reducir el trayecto, en media hora, del Metro Tacubaya a la zona comercial. Los choferes son calificados por usuarios como un mal necesario; llevan una década brindando el servicio

[email protected]

El nombre se popularizó de boca en boca. Taxis de la muerte o kamikaze. Son de la muerte porque cada vez que un oficinista aborda uno corre peligro, pero no hay de otra, llegar a Santa Fe en 30 minutos desde el metro Tacubaya no es sencillo en horas pico (8 a 10 am). Sólo éstos choferes tienen habilidades únicas para lograrlo; se avisan uno a otro por radio que carril avanza más rápido, toman atajos peligrosísimos, como ir en sentido contrario por la avenida constituyentes y tienen varios caminos para llegar.

No sólo les interesa dejar pronto a los cuatro trajeados que llevan encima sino también regresar por los próximos cuatro para ganar 100 pesos por cada hora trabajada. Se juntan dos necesidades, las de los taxistas por ganar dinero y las de los trabajadores por ganar tiempo.

El radio es su gran aliado, por ahí platican de todo, de la siguiente fiesta del gremio, hacen bromas de los compañeros y con claves se pasan tips para llegar lo más pronto posible, se anuncian si hay accidentes, manifestaciones o si un carril va más vacío que otro.

Nunca hablan con su valiente pasaje. No suelen hacerle la plática a nadie. Los valientes pasajeros están tan acostumbrados al movimiento brusco de los choferes que algunos pueden dormir media hora más, leer y las siempre expertas hasta maquillarse sin delinear demás el ojo.

Javier los aborda diario. Ya probó irse en microbús que hace una hora y media, en el autobús exprés que se detiene sólo en dos puntos y que con todo y eso le lleva una hora llegar a Santa Fe, así que éstos taxis son lo más rápido y hasta cómodo para viajar a su oficina.

"Algunos podrían ganar un concurso de "taxi driver" porque en verdad son hábiles para metérsele lo mismo a camionetas que a tráilers, pero lo hacen bien, te dan confianza, otros, los más jóvenes, casi siempre manejan sin ninguna precaución y suelen aventársele a los demás automovilistas", dice.

Alejandro lleva poco usándolos, casi un mes, comenta que un día se atrevió a decirle a uno "no traes animales, güey".

"Me contestó segurísimo: ‘Pues así manejo yo y si no quieres, bájate'".

Ni por la grosería, Alejandro dejó de abordar los Taxis de la muerte, pues son la opción más rápida para llegar a su trabajo, sobre todo cuando ya tuvo que lidiar con un microbusero, con el Metro que casi siempre se viene parando como para todavía hacer una hora más de camino hasta la oficina.

Para Alejandro, Javier y cientos de oficinistas más son un mal necesario. Son parte de las estrategias que quienes trabajan en Santa Fe han tenido que implementar para llegar a ésta parte de la ciudad tan complicada. Subirse a uno es como practicar un deporte extremo de lunes a viernes, dicen.

Cobran 25 pesos y se dirigen a tres puntos; El Centro Comercial, la Torre Arcos Bosques (el edificio del Pantalón) y el edificio de Telefónica Movistar, quienes los abordan toman el que más cerca les quede de la puerta de su oficina.

Tienen dos cualidades que los han hecho sobrevivir afuera del Metro Tacubaya por más de una década: Prometen dejarte en 30 minutos y son cumplidores. Así el día este cargadito de tráfico, sea viernes de quincena o haya manifestación, los conductores de éstos taxis cumplen su palabra. También hay este tipo de autos en Observatorio.

Abordarlos no lleva mucho tiempo, la fila es rápida y los taxistas permanecen menos de un minuto recogiendo pasaje. Una patrulla les abre paso en la base, así como van llegando van cargando pasaje. Suben a Santa Fe rápido y bajan aún más, el tiempo que tarden en regresar dependerá de la gente que logren subir a Santa Fe antes de las 10 de la mañana que es cuando miles quieren llegar a los edificios corporativos de la zona.

A los choferes no les causa ninguna gracia que los denominen como Taxis de la muerte, pese a ser "salvajes" al volante, dicen ofrecer un servicio rápido y beneficiarse de las necesidades de los que, como ellos, son trabajadores. Tanto al chofer como al pasaje les urge llegar y por eso son contratados.

Y sí son la opción de trasporte público más rápida, porque en microbús el trayecto puede ser de una hora a hora y media. Lo que para muchos oficinistas significa estar menos tiempo con su familia, cuando la mayoría trabaja 8 horas diarias y pasa por lo menos 4 horas más en el transporte público.

Además hasta seguros, pues no ocurren asaltos, hasta el momento. El único interés de éstos choferes es botar lo antes posible a sus pasajeros y ya.

Eso sí, el precio no es nada barato, si consideramos que son 50 pesos diarios, porque los Taxis de la muerte también regresan al metro Tacubaya, más calmaditos, pero por el mismo monto. "Pagamos pasaje de Estado de México, pero ni modo, la ahorrada en tiempo lo vale, lo ideal sería que hubiera un Metro, pero como esa posibilidad está muy lejana no queda otra que seguir practicando deporte extremo con un ‘taxista de la muerte' al volante", dice Juan Díaz, usuario.



comentarios
0