aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Festejos de Bicentenario costaron $4 mil millones

Francisco Nieto| El Universal
Sábado 23 de febrero de 2013
Festejos de Bicentenario costaron $4 mil millones

. (Foto: )

De 2007 a 2012, se registraron ingresos y gastos millonarios

[email protected]  

Los festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución costaron a los mexicanos cuatro mil millones de pesos y no dos mil 900 millones como en su momento dijeron los organizadores.

De 2007 a 2012, el Fideicomiso del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución registró este capital y la mayoría de ese dinero se gastó en cinco rubros.

Las erogaciones se concentraron en la fiesta del 15 de septiembre de 2010, la construcción del monumento “Estela de Luz”, las subcontrataciones hechas a Turissste, una gira denominada “Orgullosamente Mexicanos” y la “adquisición de colecciones” de las dos gestas heroicas.

Luego de una revisión a los gastos erogados, EL UNIVERSAL constató que la fiesta del Bicentenario de la Independencia costó casi 700 millones de pesos y la empresa australiana “Instantia” fue la que resultó beneficiada.

La celebración que el australiano Ric Birch entregó a los mexicanos consistió en un desfile que inició en la Diana Cazadora y concluyó en el Zócalo capitalino con distintos números artísticos y pirotecnia, así como conciertos a lo largo del Paseo de la Reforma.

La “Estela de Luz”, monumento pensado para conmemorar las fiestas patrias pero que no fue inaugurado sino un año después, costó mil 139 millones de pesos, sin añadir los casi 19 millones de pesos que se le pagó al arquitecto César Pérez Becerril.

La obra superó al triple su valor original y ahora la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha señalado que su proceso de construcción fue irregular.

La empresa beneficiada

La empresa Triple III fue la encargada del proyecto y el proceso para pagarle fue el siguiente: en 2010 recibió 331 millones; en 2011 obtuvo más de 642 millones y el año pasado concluyó su pago con 165 millones de pesos.

Las erogaciones a Turissste sumaron a lo largo de cuatro años una cantidad 609 millones de pesos.

En esta oficina se adquirieron, por ejemplo, los relojes que marcaban la hora de los festejos y que fueron colocados en las plazas públicas de los estados: actualmente, estos aparatos están en desuso.

Otra importante suma erogada para los festejos patrios fue la gira denominada “Orgullosamente Mexicanos”, con un costó 518 millones de pesos.

Según la página web de los festejos del Bicentenario de la Independencia, se trató de un espectáculo multimedia que consistía en llevar a las principales plazas del país una pantalla monumental para “exponer de manera entretenida y sorprendente los principales acontecimientos históricos”.

La organización corrió a cargo de la empresa Creatividad y Espectáculos SA de CV, ligada a Ocesa.

El recurso también alcanzó para adquirir una “colección de la Independencia y la Revolución. Las piezas adquiridas, principalmente a la colección Windsor, sumaron casi 150 millones de pesos.

País poco transparente

Mauricio Merino, especialista en temas de rendición de cuentas, consideró que el país sigue teniendo “un problema muy serio de transparencia” y que la labor que ha hecho la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en casos como el Bicentenario, es aplaudible y loable.

Explicó que este problema sólo podrá corregirse con mejores leyes en la materia, por lo que urgió a los diputados a destrabar la minuta que daría más herramientas para obligar a los gobiernos y estados a transparentar correctamente sus gastos.

“Yo tengo muchísima confianza en el trabajo de la Auditoría Superior de la Federación. Sus investigaciones son muy cuidadosas y hay que hacerles caso. Por eso es importante fortalecer la autonomía de esta instancia”, dijo Merino.

Al respecto, el senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Pablo Escudero, adelantó que la próxima semana hará una petición al gobierno federal para reabrir los documentos de los festejos del Bicentenario.

Lo anterior, a fin de tratar de fincar responsabilidades penales contra ex oficiales mayores que movieron y utilizaron el dinero, así como contra ex funcionarios del primer nivel que fueron enterados de los “sobreprecios” y no hicieron nada, como es el caso del ex director de Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), José Manuel Villalpando o, incluso, al ex secretario de la Función Pública (SFP), Salvador Vega Casillas.



comentarios
0