aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Plagio de migrantes obliga a cambio en INM

José Gerardo Mejía| El Universal
Miércoles 15 de septiembre de 2010
Plagio de migrantes obliga a cambio en INM

. (Foto: )

La Secretaría de Gobernación (Segob) confirmó ayer que Romero dejó la titularidad de ese organismo, justo 24 días después de la masacre de 72 migrantes de distintas nacionalidades, en San Fernando, Tamaulipas, perpetrada el pasado domingo 22 de agosto

[email protected]

Cuando llegó a su cargo, en 2006, Cecilia Romero Castillo afirmó que el Instituto Nacional de Migración (INM) “debe ser el instrumento para que todos los migrantes sean respetados en su dignidad y sus derechos humanos”.

La Secretaría de Gobernación (Segob) confirmó ayer que Romero dejó la titularidad de ese organismo, justo 24 días después de la masacre de 72 migrantes de distintas nacionalidades, en San Fernando, Tamaulipas, perpetrada el pasado domingo 22 de agosto.

En un comunicado, la Segob informó que el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, aceptó su dimisión y destacó que en los cuatro años en que estuvo al frente del instituto se dignificaron las estaciones migratorias y se reforzó la capacitación de los agentes.

EL UNIVERSAL confirmó que luego de un par de reuniones en Los Pinos y en la Segob, celebradas el lunes pasado, Cecilia Romero fue notificada de ya no continuaría en el cargo al que llegó el 6 de diciembre de 2006. Ayer, la ex funcionaria se despidió de manera virtual de sus colaboradores por medio de una carta.

En la misiva, enviada a unos 4 mil 200 servidores públicos que laboran en el INM, la ex comisionada agradeció el trabajo, saludo, apoyo y sonrisa de todos, y los exhortó a seguir adelante porque, afirmó, la labor realizada por ese instituto no es una moda ni parte de una época, sino de una institución que perdura por encima de las personas.

“Sobrevivió” a tres secretarios

A pesar de las voces que la acusaban de promover una política de endurecimiento en las estaciones migratorias, y de las quejas por abusos de los agentes en las rutas de tránsito —como denunciaron en los primeros meses de esta administración distintas organizaciones—, Cecilia Romero sobrevivió laboralmente a tres secretarios de Gobernación.

Trabajó con Francisco Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño, Fernando Gómez Mont, y tres meses bajo la gestión de Francisco Blake Mora.

El actual titular de Gobernación no convocó a Romero a distintas reuniones relacionadas con el tema migratorio, o sólo era considerada como invitada, como ocurrió el 31 de agosto cuando presentó cinco líneas de acción para abatir los delitos contra migrantes. Ese día, Blake Mora dijo que harían a un lado lo que no funcionaba. Luego, cuando se le preguntó si Romero se iría, el funcionario respondió que lo estaban valorando.

Lluvia de críticas

De manera paralela a su gestión, Romero cursó una licenciatura de tres años en una universidad privada, ya que llegó al cargo con certificado de secretaria ejecutiva. En varias ocasiones se negó a hacer pública su declaración patrimonial.

En junio de 2009, el entonces presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes, denunció que en el periodo comprendido entre septiembre de 2008 y febrero de este año, tenía documentados los secuestros de 9 mil 758 migrantes, unos mil 600 al mes o más de 50 por día.

Un mes después, Romero Castillo aseguró, en entrevista con EL UNIVERSAL, que el turismo sexual, tráfico de personas, comercio de mujeres, redes de pederastia, plagio y violencia contra miles de migrantes son “males de la humanidad que México no puede erradicar”.

Romero dijo que en ese año había 300 agentes suspendidos, inhabilitados o cesados, y se defendía ante críticas por trata de personas o plagios de migrantes.

 

 

“Son sugerencias de la CNDH, no recomendaciones”, afirmó el 20 de mayo de 2010 en una de las últimas entrevistas que concedió, y en la que aseguró que se respondió en forma inmediata al problema con el ofrecimiento de visas humanitarias a los migrantes que denunciaran.

Las acusaciones siguieron. En enero de 2010, la PGR detuvo en calidad de testigos a 20 agentes del INM, adscritos al aeropuerto de Cancún, por el presunto delito de tráfico de indocumentados.

En mayo pasado, Romero admitió que en el instituto faltaba reforzar la capacitación y la sensibilidad de los agentes migratorios para detectar a víctimas de trata o de tráfico de personas y una mayor coordinación entre las dependencias para perseguir los delitos contra migrantes.

El peso del multihomicidio

La separación del cargo se confirmó horas después de que el Senado condenó el homicidio de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, y solicitó su comparecencia, trámite que deberá responder ahora su relevo en el cargo.

El 20 de junio de 2009, EL UNIVERSAL preguntó a Romero si se sentía firme en su cargo. Contestó que “decir que me siento satisfecha sería casi sinónimo de decir ‘ya hice lo que tenía que hacer y no voy a hacer nada’.

“Me siento contenta, entusiasmada, apasionada por mi trabajo en favor de los migrantes —documentados e indocumentados— y la búsqueda de un servicio de calidad [...] Dejaré el cargo el día que el Presidente y el secretario lo pidan […] pero esperaría poder servir a México hasta el último día de esta administración si Dios, el Presidente y el secretario así lo quieren”.

 



comentarios
0