aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Gobierno pide aclarar muerte de migrante

Silvia Otero y Julieta Martínez Reportera y corresponsal| El Universal
Miércoles 02 de junio de 2010

[email protected]

El gobierno de México solicitó a las autoridades de EU que realicen una exhaustiva investigación para esclarecer y llevar ante la justicia a los responsables de la agresión perpetrada contra el mexicano Anastasio Hernández Rojas, quien murió el lunes a consecuencia de la golpiza que recibió por parte de agentes estadounidenses.

A través de un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señaló que “expresa su indignación y reitera su más enérgica condena por los hechos que provocaron la muerte del señor Hernández Rojas”.

En su mensaje indicó que “lamenta profundamente el fallecimiento del ciudadano mexicano y expresa a la familia del connacional sus más sentidas condolencias”.

Hernández Rojas perdió la vida el lunes en el hospital Sharp de Chula Vista, en San Diego, California y, de acuerdo con los reportes médicos, falleció a consecuencia de un infarto, aunque antes ya se le había declarado muerte cerebral, a consecuencia de los golpes que recibió.

Anastasio Hernández Rojas vivió durante 20 años en el barrio El Encanto, de San Diego, California.

Había cumplido 42 años el 2 de mayo pasado, y unos días después, y a raíz de un incidente de tránsito fue detectado como migrante ilegal por autoridades del vecino país, por lo que se le deportó a Tijuana junto con su hermano Pedro Pablo.

El viernes 28 de mayo buscaron la mejor ruta para cruzar de nuevo y reunirse con sus familias. Anastasio tenía cinco hijos, la mayor de 18 años y gemelos de cinco.

Se decidieron por la zona del Nido de las Águilas.

Apenas habían cruzado cuando Pedro Pablo fue interceptado por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Anastasio pudo continuar su camino, pero se regresó a ayudar a su hermano que era golpeado por los uniformados estadounidenses.

Al intentar defender a su pariente, fue detenido y agredido por los agentes.

La muerte de Hernández Rojas se convirtió en un tema ampliamente comentado por la comunidad tuitera.

Los tuits enviados desde diferentes partes del mundo se multiplicaron tras el fallecimiento, a tres días de que se le había diagnosticado muerte cerebral al mexicano.

Cientos de usuarios utilizaron su espacio para lamentar y enviar condolencias a la familia, pero principalmente aprovecharon el foro para condenar la acción perpetrada por los estadounidenses.



comentarios
0