aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Oposición reprocha pobreza e inseguridad al Presidente

Andrea Merlos y Juan Arvizu| El Universal
Miércoles 02 de septiembre de 2009
El perredismo ofrece buscar espacios de negociación, pero sin intercambio de favores

polí[email protected]

Las bancadas de oposición en el Congreso de la Unión demandaron al gobierno de Felipe Calderón un viraje en las políticas económica y social ante un país que padece desempleo e inseguridad.

Ayer, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, entregó al Congreso el tercer Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón.

El documento —que por recientes reformas de ley ya no debe presentar el titular del Ejecutivo ante el Congreso— fue entregado en las manos de los presidentes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Ramírez Acuña, y del Senado, Carlos Navarrete.

En un acto protocolario, que duró dos minutos y 35 segundos (según la transmisión del Canal del Congreso), Ramírez Acuña le pidió al secretario de Gobernación avisar al Presidente de la República sobre la revisión del informe en los próximos días, como un ejercicio de rendición de cuentas.

En el salón de plenos, los diputados y senadores instalados en sesión de Congreso General iniciaron la nueva Legislatura con posicionamientos llenos de críticas y reproches a la administración de Calderón, principalmente en el tema económico y emitieron un abierto rechazo a la imposición de mayores tributos a los ciudadanos, en especial el Impuesto al Valor Agregado en alimentos y medicinas.

Medidas titubeantes

El PRI ocupó su posición como primera minoría en la Cámara de Diputados, con observaciones al gobierno de Felipe Calderón, “que reacciona con tardanza y medidas titubeantes e ineficaces”, frente a los golpes de la crisis económica.

El Revolucionario Institucional fue claro y rechazó cualquier posibilidad de apoyar al Ejecutivo en la creación de nuevos impuestos o el incremento de los ya existentes.

“Apoyaremos todo aquello que beneficie a los mexicanos, pero no permitiremos la creación o el incremento de impuestos lesivos a los que menos tienen, y nos opondremos a gravar con IVA los alimentos y las medicinas”.

Ayer, en el salón de sesiones de San Lázaro, 237 curules fueron ocupadas por priístas, con un talante de triunfo que perdieron en 1997, cuando el G-4 (PAN, PRD, PT y PVEM) sumaron la mayoría simple que destronó al Revolucionario Institucional.

La diputada Carolina Gudiño Corro, integrante del grupo priísta de Veracruz, dio un mensaje de solidaridad con la población afectada por el desempleo, la carestía, la falta de oportunidades a causa de la depresión económica, el estancamiento crónico de la economía mexicana y fallas que atribuye el PRI a la gestión del presidente Calderón.

“En el PRI sostenemos que es indispensable impulsar los cambios pertinentes para que la economía crezca a las tasas adecuadas, a efecto de satisfacer las demandas de empleo, ingreso y bienestar”, señaló la legisladora.

Dijo que en la línea del sacrificio, el problema de la gente no es saber el Producto Interno Bruto; su drama es mucho más inmediato: es saber si podrá hacer frente a sus necesidades para sobrevivir.

Al gobierno, urgió “menos derroche en oficinas; menos salarios y prestaciones a altos funcionarios”.

La calificación al gobierno federal continuó en el tema de la seguridad pública y demandó que el responsable del Poder Ejecutivo “revise la estrategia hasta ahora seguida, porque por ninguna parte se observan resultados sustantivos”.

Con todo, la veracruzana dijo que “el PRI reitera su disposición al diálogo y al acuerdo con las fuerzas progresistas del país”, en temas de desarrollo.

Cambio de modelo

El diputado del Partido del Trabajo (PT) Porfirio Muñoz Ledo aseguró que en tres años del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, el Estado naufragó en el orden jurídico.

“El gobierno reproduce la delincuencia para compensar vacíos de legitimidad, se empeña en una guerra perdida (…) mal haríamos en mercadear nuevos impuestos a cambio de baratijas presupuestales”, dijo quien fuera secretario de Educación Pública y embajador de México, al tiempo que propuso terminar con el ciclo neoliberal e instaurar un nuevo modelo de desarrollo.

A nombre de sus bancadas en las cámaras de Senadores y de Diputados, Muñoz Ledo propuso un viraje en el ejercicio político del gobierno federal y en su estrategia económica.

“El dinero hay que tomarlo donde abunda, no arrebatarlo a los desposeídos, sino a las grandes empresas que eluden los impuestos, a la banca desnacionalizada, a la alta burocracia que ofende a la sociedad y a los fondos ociosos de las arcas públicas”, pidió al tiempo que sugirió empezar desde el Palacio Legislativo de San Lázaro con la reducción y transparencia de las prerrogativas.

Muñoz Ledo refirió que actualmente el Estado carece de poder, el Ejecutivo de liderazgo, el Congreso de la Unión de competencia y el ciudadano de representación eficaz.

Y refirió que el país se precipita por una pendiente de lo que sería un Estado fallido.

Riesgo de inestabilidad

A nombre de las bancadas del PRD en la Cámara de Diputados y Senadores, el diputado Alejandro Encinas dijo que “el deterioro social y político, y los riesgos de inestabilidad social aumentan por el desmantelamiento de los esquemas solidarios de seguridad social y por la fallida estrategia del combate a la delincuencia organizada, que no resuelve el problema y violenta las garantías de los mexicanos”.

Encinas advirtió que la economía en México se debilita y las instituciones también, “y la inseguridad crece. La militarización avanza, el Ejército asume responsabilidades que competen a la autoridad civil, y lo mismo hace decomisos de piratería … Este es el saldo de la administración pública”.

El también ex jefe de Gobierno del Distrito Federal recordó que en medio de la crisis económica que enfrenta el país, las empresas eluden miles de millones de pesos de impuestos, a lo que se suman las devoluciones que le hace el Estado y que le garantizar ganancias a la iniciativa privada.

Encinas advirtió que a pesar de que la conformación de la 61 Legislatura no favorece a su partido, buscarán espacios de negociación y diálogo, pero sin intercambio de favores, prebendas o transas.

“La crisis obliga, más allá de la inevitable confrontación ideológica y de las acciones que desde el movimiento social surjan para frenar las medidas antipopulares que se pretenda imponer, a asumir la iniciativa política e impulsar cambios que permitan transformar el modelo económico y retomar el camino de la transición a la democracia”, dijo.

Sostuvo que la alternancia en México no significó un cambio de régimen ni permitió consolidar un pacto social. “Se desaprovechó la oportunidad, los gobiernos del PAN se han sustentado en el mismo andamiaje autoritario del priísmo”.

Delineó las prioridades de la agenda parlamentaria de su partido, entre las que están abatir la crisis económica mediante la redistribución del ingreso, la producción y abasto de alimentos, el desarrollo regional y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas; atender los problemas de seguridad sin violentar los derechos humanos; ampliar las libertades democráticas; la reforma del Estado; la defensa al medio ambiente y la implementación de una nueva relación entre el Congreso y la sociedad.

En cuestiones económicas, el PRD pretende un paquete de estímulo fiscal a proyectos de inversión de menos de 2% del PIB, en especial en infraestructura y municipios; un seguro de desempleo; la reestructuración presupuestal que termine con fondos ociosos, y un programa alimentario que atienda a la gente en pobreza extrema.

Alejandro Encinas reprochó que los salarios mínimos hayan perdido, en ocho años, 47% de su poder adquisitivo, mientras que los productos básicos aumentaron 50%.



comentarios
0