aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En la garganta del narcotráfico

JORGE ALEJANDRO MEDELLÍN [email protected]| El Universal
Domingo 12 de abril de 2009
Desde hace tres años rastrean a la delincuencia mediante un sofisticado sistema, que ha permitido capturar a “capos” como Vicente Carrillo Leyva e Ismael Zambada Niebla

 

El Ejército mexicano cuenta desde hace tres años con sofisticados sistemas de rastreo, seguimiento e intercepción telefónica para ubicar a líderes del crimen organizado.

El sistema Falcón de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha dado frutos con las detenciones de personajes como Vicente Carrillo Leyva, Ismael Zambada Niebla, Héctor Huerta Ríos, Sigifredo Nájera Talamantes, El Canicón, así como de 26 integrantes del cártel de los Arellano Félix el pasado 9 de marzo.

Dicho sistema se complementa con estaciones de radiofrecuencia Harris Multibanda móviles, con las que se determinan o triangulan llamadas decodificando números privados, encriptados o de chips clonados.

El equipo es de fabricación estadounidense, puede abrir una línea telefónica haciendo una llamada a un aparato que esté encendido, pero no en uso.

La llamada silenciosa abre el auricular del aparato sin activar el timbre, y de esta forma es posible escuchar una conversación sin arriesgar agentes infiltrados en un lugar, salvo para que éstos avisen si el teléfono celular está encendido o apagado o si está recibiendo llamadas en ese instante, explicaron fuentes militares.

Este sistema se suma a otro avanzado programa informático adquirido por la Secretaría de la de Defensa Nacional al inicio del sexenio de Vicente Fox Quesada, el cual funciona a partir de los hábitos conocidos, las creencias religiosas, el origen socioeconómico, los rasgos culturales y el entorno inmediato.

 

Osiel, el primero en caer

 

Para combatir a los cárteles de la droga y a los grupos de delincuencia organizada de manera más efectiva, la Sedena puso en marcha, desde septiembre de 2002, una nueva estrategia de inteligencia basada en “modelos informáticos”, que le permiten “predecir el comportamiento de estos delincuentes”, señalaba en septiembre de 2003 el tercer Informe de Labores del general Clemente Vega García, entonces titular de la dependencia.

La aplicación de estos modelos informáticos le permitió al Ejército mexicano capturar al líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, y “a sus dos principales hombres de confianza, con los que se incrementaron a 18 elementos detenidos de esta organización en el año 2003”, indica el texto dado a conocer recientemente por la dependencia.

En el apartado sobre Combate integral al tráfico ilícito de drogas, el extenso documento agrega que con la captura de Osiel Cárdenas y de sus lugartenientes se evitó, “solamente en relación a la cocaína, el trasiego de tres toneladas mensuales promedio de esta droga, lo que hubiera representado en el mercado la cantidad estimada mensual de mil millones de pesos”.

La Secretaría de la Defensa Nacional destacaba en su informe la captura, en el mes de julio, de José Manuel Ruelas, “principal lavador de dinero del cártel de los Arellano Félix, desestabilizando con este hecho su soporte financiero”.

La lucha permanente, indicaba el texto, “ha permitido eliminar en un gran porcentaje la estructura operativa y financiera de las organizaciones de narcotraficantes”.

La Defensa enfatiza que en el combate a la delincuencia organizada ha “respondido con imaginación e inteligencia” al reto que representan las “nuevas formas de operar de estos grupos delictivos”.

El tercer Informe de Labores del entonces secretario Clemente Vega García indicaba también que en apoyo a las operaciones de inteligencia antidrogas del Ejército, la Secretaría de la Defensa Nacional adquirió 13 estaciones terrenas remotas de tecnología Sky-Wan.

Este equipo se compró “para eficientar los sistemas de las redes Sky-Frame y Sky-Perfomer”, usados para llevar el monitoreo de las 12 regiones, 44 zonas (hoy son 46 las zonas militares) y 18 guarniciones del país (hoy son 23).

El material fue instalado en las regiones militares para proporcionarles mayor capacidad en sus comunicaciones, y las estaciones terrenas remotas Sky-Frame, actualmente instaladas, serán enviadas a las unidades tipo corporación, que “con base a su aislamiento e importancia operativa, fueron consideradas para que se les ministrara una estación satelital para cubrir sus necesidades en comunicación”.

Así, la Sedena pasó en 2003 de 162 a 175 estaciones soportadas por los dos centros de administración y control de la secretaría.

Las estaciones terrenas remotas para operaciones antidroga son apoyadas por 61 sitios remotos de enlace digital (Frame Relay), añade la Secretaría de la Defensa Nacional.

 

 



comentarios
0