aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Operación Limpieza cimbra a la PGR

Francisco Gómez| El Universal
Sábado 27 de diciembre de 2008
DESDE EU SE SUPO DE LOS INFILTRADOS, LO QUE OBLIGÓ AL GOBIERNO DE MÉXICO A ACTUAR

[email protected]

Desde Estados Unidos llegó el aviso: el narco infiltró los máximos órganos de lucha contra el crimen organizado en México. La revelación hecha por el testigo protegido Felipe permitió conocer hasta dónde un cártel de las drogas, el de los hermanos Beltrán Leyva, logró infiltrar a los más importantes mandos de la SIEDO, la Interpol-México y hasta en la embajada de Estados Unidos en México.

No sólo jefes policiacos, sino hasta un subprocurador, como es el caso de Noé Ramírez Mandujano, están presuntamente implicados en la colaboración con los Beltrán Leyva. Este es el mayor escándalo de corrupción oficial que se enfrenta en México desde el inicio del actual sexenio, el cual declaró la guerra al narcotráfico.

Los pormenores de la historia de este caso publicados por EL UNIVERSAL permitieron conocer que desde el 2 de julio, justo cuando empezaba el segundo semestre del año y ante una de las más graves escaladas de violencia desatada por el narco, la administración de Calderón se vio en la necesidad de aceptar que parte del enemigo estaba dentro de las propias instituciones y puso en marcha la Operación Limpieza.

El 28 de julio se sumó la de otro colaborador en la investigación, Jennifer. Y tres días después se puso en marcha un operativo militar y policiaco para detener en la SIEDO a los primeros acusados en este escándalo de corrupción policial, Fernando Rivera Hernández, Roberto García García y Milton Carlos Cilia Pérez.

Dentro de la SIEDO se comenzó a saber que el Operativo Limpieza era de mayores proporciones cuando ocho días después fueron detenidos Miguel Colorado González, Antonio Mejía Robles y Jorge Alberto Zavala Segovia.

Detrás de esa oleada renunciaron dos de los principales personajes de la lucha antimafia en México, los entonces subprocuradores, José Luis Santiago Vasconcelos y Noé Ramírez Mandujano, en ese momento encargados de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR y de la SIEDO, respectivamente.

Los ex directores de Interpol-México, Ricardo Gutiérrez Vargas y Rodolfo de la Guardia, fueron implicados en la red de corrupción al servicio de los Beltrán Leyva.



comentarios
0