aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Policías federales piden más y mejor armamento

Silvia Otero| El Universal
Jueves 29 de mayo de 2008
Readecuarán la estrategia contra “blancos específicos”

[email protected]

CULIACÁN, Sin.— Los siete policías federales que murieron en esta ciudad en un enfrentamiento con una célula del grupo criminal encabezado por los hermanos Beltrán Leyva perdieron la vida porque los sicarios tenían más “parque” y mayores calibres que los uniformados, reconoció Rodolfo Cruz López, coordinador de las Fuerzas Federales de Apoyo.

El jefe policiaco señaló que este hecho demuestra que sus elementos deben contar con armas más potentes para hacer frente a estas organizaciones, además de que es necesario adquirir otras remesas de fusiles calibre 7.62 automáticos que disparan en ráfaga, pues hasta el momento sólo se cuenta con 4 mil de estas piezas.

Así lo indicó Cruz López al coordinar ayer el arribo de otros 200 elementos de la Policía Federal a Culiacán, con lo que sumarán 800 los elementos de esta corporación que realizan patrullajes e instalan puntos de revisión en los accesos carreteros a esta ciudad y en zonas de alta incidencia delictiva.

Aunque a la par de la presencia de uniformados, dijo, la estrategia será reforzar las tareas de inteligencia para actuar contra “blancos específicos”.

“Necesitaríamos aquí, ¿cuántos?, 50 mil, 60 mil hombres, para estar en la calle. Sería materialmente imposible; entonces, privilegiar la inteligencia es clave”, sotuvo Cruz López.

“Tuvieron más parque del otro lado”

La llegada de más contingentes de la Policía Federal es la respuesta ante el enfrentamiento que inició el lunes pasado —y que se prolongó durante varias horas—, cuando una célula de 30 policías federales realizaban un operativo en una casa de seguridad en el número 1100 de la calle Alba de Costa, en la colonia Miguel Hidalgo.

Cruz López reconoció que hasta el momento se desconoce el número de agresores, pero éstos se pertrecharon en la casa de seguridad, siendo apoyados por otros sicarios, desde casas vecinas, por lo que tomaron entre varios “fuegos” a los policías federales, a quienes terminaron por lanzar al menos cinco granadas —de acuerdo con las espoletas encontradas en el lugar.

Detalló que sus elementos recibieron “fuego de al lado, de enfrente, al ver que oponíamos resistencia o que les íbamos ganando, fue cuando llegaron por la parte posterior, salieron de otras casas (…) nos arrojaron granadas, nos atacaron con armas, con calibres superiores, que normalmente maneja el Ejército y las fuerzas especiales”.

Ante la intensidad del ataque sólo dos sicarios fueron detenidos y uno perdió la vida; el resto logró huir, dejando un saldo de siete policías federales muertos y cuatro más heridos.

Rechazó que estos policías federales hayan sido ejecutados. Murieron en un enfrentamiento. “Simplemente tuvieron más parque del otro lado y se acabó”, dijo tajante el coordinador de las Fuerzas Federales de Apoyo.

“Nosotros llevamos parque suficiente; obviamente nuestro armamento responde a ciertas características que el alto mando es el que decide, de acuerdo a consideraciones que hace el personal operativo para su adquisición”.

—¿Están mejor armados?

—Pues no creo; tienen mejores calibres.

—Cree usted que van a ganar la guerra?

—Claro que la vamos a ganar sino no estaría yo aquí, ya hubiera tirado la gorra e ido a mi casa.



comentarios
0