aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




San Marcos se consolida como el principal productor del país

Gladys Rodríguez| El Universal
Domingo 24 de febrero de 2008

ISLA SAN MARCOS, BCS.— Desde el muelle de San Bruno, una pequeña localidad sudcaliforniana perteneciente al municipio norteño de Mulegé, se alcanzan a observar las grandes montañas de yeso que han hecho que la isla San Marcos sea reconocida a nivel nacional e internacional como uno de los yacimientos más importantes de este material.

Por más de 80 años, los isleños —como se le conoce a la gente nativa del lugar— han trabajado en la extracción de este mineral.

Desde 1923, año en que comenzó su explotación la Compañía Occidental Mexicana SA (COMSA), los isleños trabajan para producir toneladas de yeso, que la mayor parte se exporta a países del Lejano Oriente, Centro y Sudamérica, y en especial a la costa este de Estados Unidos y a Canadá.

Los grandes yacimientos de yeso de la isla —localizada a 600 kilómetros de La Paz, capital del estado— han permitido un volumen de producción anual de un millón y medio de toneladas, según cifras de la empresa.

En 1997 se embarcaron 2 millones 900 mil toneladas a Estados Unidos, Canadá, Asia y América Latina. Esta producción equivale a la carga diaria de un ferrocarril con 159 furgones de 50 toneladas de capacidad cada uno.

La actividad minera que se desarrolla en el lugar ha conseguido ubicar a Baja California Sur a la cabeza en la producción y exportación de yeso.

Cifras de la Secretaría de Economía indican que, conjuntamente con la explotación del mismo material que se realiza en el puerto de Santa María, en Santa Rosalía (a 30 kilómetros al norte de la isla), a cargo de la empresa Caopas —criticada en julio pasado por los mineros de ese lugar, por mantener instalaciones inseguras— BCS se posiciona como la entidad con mayor potencial productor y principal exportador de yeso de México, aportando 85% de la producción nacional.

Después de la península sudcaliforniana, cinco estados más se dedican a la extracción de yeso: Nuevo León, Puebla, Jalisco, Coahuila y Sonora, que en conjunto aportan el 15% restante de la producción nacional. La dependencia señala que el estado de Morelos mantiene actividades mineras, aunque de menor escala.

Al no existir otra actividad económica en la zona, tras el trabajo pesado de poco más de un centenar de mineros y la abundancia del mineral, cuyas reservas ascienden a los 34 millones de toneladas, la isla se ha posicionado como la mina de yeso más importante del país.

A la fecha, los informes de la empresa señalan que el volumen de producción anual es de un millón y medio de toneladas. Por lo tanto, ubican a San Marcos como la segunda mina más importante del mundo, antecediéndole sólo los depósitos de yeso de Nueva Escocia, Canadá.

Los isleños saben de la riqueza de su isla. Sin embargo, algunos son conscientes de que un día el yeso no alcanzará, en tanto, otros son más optimistas y dicen que todavía alcanza para varios años más. Según cálculos de la compañía, los depósitos de yeso podrán seguirse explotando por 16 o 18 años más.

Pero la mayoría de los sanmarquenses no piensan en esa fecha. Sin duda comentan entre ellos que cada vez menos tiempo le queda a su fuente de trabajo, porque en San Marcos, lo único que se trabaja es el yeso. De ahí en fuera no existe otra actividad.

Los habitantes realizan diversas actividades de esparcimiento. Acostumbran a jugar beisbol, futbol, basquetbol y volibol. Tienen equipos de mayores, juveniles e infantiles. Recientemente han comenzado a incursionar también en la pesca deportiva.

Los trabajadores inician las labores muy temprano, a las 05:00 horas. La comunidad es pequeña, unas 650 personas radican en el lugar.



comentarios
0