aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Disputa por PRD se cierra entre Ortega y Encinas

Jorge Octavio Ochoa| El Universal
Martes 29 de enero de 2008
Crece la tensión entre bloques mayoritariosdel sol azteca

[email protected]

Al arranque de las elecciones internas por la dirección del partido, la tensión se ha agudizado en el PRD. Nueva Izquierda e Izquierda Unida se disputan el control del estado de México, entre otras ocho entidades que definirán los resultados el 16 de marzo.

Nueva Izquierda (NI), impulsora de la candidatura de Jesús Ortega, busca ratificar un acuerdo con Alternativa Democrática Nacional (ADN) del senador Héctor Bautista, la primera fuerza del PRD en el estado de México y la segunda corriente más importante del partido.

De no lograrlo, es previsible que sea arrollado por el frente de corrientes de Izquierda Unida (IU) que cierra filas en torno al candidato de Andrés Manuel López Obrador y del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard: Alejandro Encinas.

“Para Nueva Izquierda es clave mantener la alianza con ADN; si no llegan juntos, el triunfo de Encinas en el país está asegurado. Y si ADN se suma con Izquierda Unida, el triunfo de Encinas va a ser aplastante”, advierte el ex director del servicio electoral del PRD, Juan Manuel Ávila.

Los aspirantes comenzarán la campaña el 1 de febrero y la elección está programada para el 16 de marzo.

Conocedor de las entrañas del PRD, uno de los pocos privilegiados para acceder al padrón del partido, Ávila analiza la composición territorial: la contienda será definida por 10 estados “clave”, donde ese instituto tiene una importante presencia y verdadero trabajo político.

Son el DF, Edomex, Veracruz, Guerrero, Michoacán, Chiapas, Tabasco, Puebla, Jalisco y Zacatecas. El mayor volumen de votación estará en los dos primeros, los de mayor padrón.

Para Nueva Izquierda la situación es muy complicada, advierte, pues el equilibrio de fuerzas en el DF y estado de México es tal que se nulifican; Encinas podría alcanzar el triunfo con la suma de otros estados, en especial Veracruz, Zacatecas y Chiapas.

La alianza con ADN no le garantiza a Jesús Ortega votos de esa corriente en otras entidades, pues se ha registrado una rebelión de bases que han decidido sumarse a la candidatura de Encinas, señala el analista.

La razón es muy sencilla,dice Ávila. “Durante tres años Bautista construyó su movimiento con base en el antichuchismo y en 2008 no puede ir a decirle a su gente ahora vamos con Chucho”.

Lucha territorial

El DF tiene un millón 400 mil afiliados, pero en estas elecciones la participación histórica es de 110 mil sufragios. En esta contienda, la votación podría alcanzar 140 mil papeletas, de acuerdo con cifras del partido.

El estado de México tiene un millón 600 mil afiliados y el nivel de votación es similar a la del DF, con excepción del 15 de julio de 2007 que fue rara, atípica, de 250 mil, pero hay el señalamiento de que muchos de esos votos fueron ficticios y hay la presunción de que en muchos lugares no se instalaron casillas.

Esta presunción se va a descartar el 16 de marzo, advirtió el experto electoral del PRD. “Ahora sí habrá vigilancia y entonces se va a comprobar los resultados de ciertas casillas de julio del año pasado”.

Siguen Veracruz, Guerrero, Michoacán, Chiapas y Tabasco, con un padrón aproximado, cada uno, de 400 mil afiliados y una votación histórica de entre 30 mil y 40 mil. Siguen los estados de casi 200 mil empadronados: Puebla, Jalisco y Zacatecas.

“Esos 10 estados son los que van a definir la elección. El DF y el estado de México se neutralizan y suman cero si ADN y NI van en alianza”, afirma ávila al recordar que en la pasada elección de delegados para el Congreso del PRD, la planilla de Encinas se llevó más de la mitad del DF, pero la alianza ADN-NI ganó también el 50% del estado de México.

En Veracruz, el grupo de fuerzas que apoya a Encinas a través de Izquierda Unida es mayoritaria. Ahí, las bases de ADN no apoyarán a Ortega

En Michoacán si bien hubo una definición en favor de Jesús Ortega, “pero de inmediato hubo una rebelión del equipo de Godoy. Más de tres cuartas partes de su equipo le advirtió que no apoyarían a Ortega”. En Chiapas y Zacatecas los gobernadores están con Encinas.

Así, con este primer acercamiento territorial, Ortega y Encinas arrancarán la contienda el próximo viernes.



comentarios
0