aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Analizan hasta las jeringas usadas

Natalia Gómez Quintero| El Universal
Domingo 10 de mayo de 2015
Equipo del gobierno federal estudia la composición de inyección, que médicos utilizaron en los infantes de Chiapas, y la posible presencia de virus

[email protected]  

El equipo que envió el gobierno federal al estado de Chiapas, para determinar la causa de la muerte de dos menores después de que fueron vacunados, identificaron el lote al que pertenecen las dosis que les suministraron a los infantes, por lo que se realizan las pruebas para determinar si su contenido está o no relacionado con la reacción alérgica que llevó al hospital a más de 30 menores del municipio de Simojovel.

Autoridades del gobierno federal detallaron que como parte de los protocolos de investigación en los que participan diversas instancias del sector salud, el análisis abarca los diversos factores que pudieron incidir para que los menores presentaran el cuadro alérgico.

Explicaron que además de estudiar la composición de la vacuna que se les suministró a los niños, también se busca la presencia de un posible virus, de una bacteria e incluso hasta se revisarán las condiciones de las jeringas que fueron empleadas por los médicos y enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al vacunar a 52 niños el viernes pasado.

Las autoridades consultadas detallaron que en esta etapa de la investigación sanitaria no se puede descartar ninguna hipótesis sobre la causa por la que los menores presentaran una reacción alérgica tras recibir la dosis de las vacunas de Tuberculosos, Rotavirus y Hepatitis B.

No existen antecedentes similares a lo ocurrido en Chiapas. Sólo en 2011 tres menores sufrieron supuestamente reacciones adversas tras haberles aplicado las vacunas Pentavalente y Antihepatitis B, en la comunidad de San Nicolás Obispo por parte del IMSS Oportunidades, en Michoacán, por lo que se ordenó suspender la aplicación de vacunas en todas sus dependencias en la entidad.

Se concluyó que ninguno de los síntomas presentados en los menores correspondía a efectos secundarios adversos a las dosis que presuntamente se les aplicaron, sino que recibieron insulina en lugar de una vacuna.



comentarios
0