aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




CETEG quema sede de PRI en Chilpancingo

Alberto Morales y Vania Pigeonutt / Enviado y corresponsal| El Universal
Miércoles 12 de noviembre de 2014

Video. Manifestantes incendiaron la sede del PRI y los policías que buscaban replegarlos se enfrascaron en una batalla campal donde resultó herido un fotógrafo y fue retenido un policía por los manifestantes

CETEG quema sede de PRI en Chilpancingo

ANTECEDENTE. El 24 de abril de 2013, maestros de la CETEG arremetieron contra el edificio del tricolor en señal de protesta por la reforma educativa del presidente Peña Nieto. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Maestros disidentes exigen la localización de normalistas. Retienen a subsecretario de Seguridad Pública del estado

[email protected]

Chilpancingo, Gro.— Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) incendiaron y destrozaron la sede del PRI en esta capital, para exigir la localización con vida de los 43 normalistas desaparecidos desde septiembre pasado.

El enfrentamiento dejó un saldo de 25 docentes heridos, dos maestros detenidos y la “retención” por dos horas y media —por parte de la CETEG— del subsecretario de Seguridad Pública Estatal, Juan José Gatica Martínez, quien encabezó el operativo para “terminar con el incendio” en la sede del PRI local.

A las 11:00 horas los cetegistas llegaron a bordo de automóviles y camionetas a la sede el PRI. Los maestros estaban armados con piedras, tubos, palos y bombas molotov, y lograron ingresar a las oficinas partidistas y comenzar a destrozar todo a su paso.

Sacaron mobiliario como sillas, escritorios, archiveros y les prendieron fuego. Aunque los accesos al edificio principal están resguardados por una reja, de muro a muro, de más de cinco metros de altura, los maestros prendieron bombas molotov, lo que generó una intensa columna de humo.

A las 11:40 horas un grupo antimotines de la Policía Estatal arribó a la zona; por medio de un altavoz el subsecretario Gatica pidió acceso para que un grupo de Protección Civil entrara a apagar el incendio.

En respuesta los cetegistas arremetieron contra los uniformados, con tubos y palos de golf destrozaron una patrulla y comenzó el enfrentamiento. Una lluvia de piedras cayó sobre los uniformados, quienes respondieron del mismo modo y con gases lacrimógenos. “¡Mátenlos, órale cabrones vénganse!”, arengaban los maestros.

Por unos momentos lograron replegar a los docentes hasta el río Huacapa, pero ahí los maestros sacaron cohetones —estilo APPO— y comenzó un nuevo enfrentamiento. Tras una hora de agresiones e insultos, el subsecretario Gatica negoció un repliegue.

Resguardado por sus elementos, el mando de la Policía Estatal dijo a los profesores que se retirarían a cambio de que cesaran las agresiones, pero un grupo de encapuchados lo capturó y empezaron a amedrentarlo y jalarlo del uniforme.

“¡Si regresan golpeados así te vas tú!”, le gritó un maestro casi escupiéndole en el rostro, mientras otros le golpeaban la espalda. Otro lo abofeteaba y Gatica se aferró a un fotógrafo, “no me dejes, no me dejes”, repetía desesperado.

Así los maestros se llevaron al mando a su campamento de la CETEG, instalado en el zócalo de esta ciudad, y luego de dos horas y media fue liberado y entregado a representantes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, a cambio de la liberación de los dos cetegistas detenidos.

El defensor de los derechos humanos Vidulfo Rosales sirvió como negociador con la Secretaría de Gobernación para conseguir la libertad de los detenidos.

Gatica Martínez era custodiado por dos maestros embozados al momento de ser liberado, traía cubierto el rostro con una bufanda a cuadros roja y negro. El mando se negó a responder preguntas de los medios de comunicación.

La Subsecretaría de Protección Civil del estado reportó que los 20 policías estatales que resultaron lesionados ayer durante la trifulca con normalistas y maestros de la CETEG en Acapulco, se encuentran estables y todos fueron dados de alta.

Antes de la liberación de Gatica, Saturnino García Cordero, integrante de la Comisión Política de la CETEG, acusó al gobernador interino Rogelio Ortega Martínez de no cumplir con su palabra por haber “reprimido” la acción de los maestros.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) condenó los actos vandálicos en contra de sus instalaciones en Chilpancingo, Guerrero, y pidió al gobierno estatal seguridad para sus militantes.

En un comunicado, el tricolor rechazó la violencia y reprobó la agresión de que fueron objeto este martes sus militantes en la capital guerrerense.

El asalto vandálico de que fueron objeto las instalaciones es mucho más que un atentado en contra de este partido político, una agresión a la sociedad guerrerense y representa una amenaza para las personas que no debe repetirse ni quedar impune, advirtió.

“Nadie puede pretender exigir derechos por vías contrarias a la ley”, puntualizó.

El dirigente estatal del PRI en el estado, Cuauhtémoc Salgado, informó que las instalaciones del comité municipal del partido en Tlapa también fueron destruidas y quemadas por maestros cetegistas.

Indicó que el partido interpondrá una denuncia penal por los daños que ocasionaron los maestros de la CETEG y los normalistas, quienes también hace un año causaron daños al inmueble.

Refirió que se envió un comunicado a las 81 oficinas municipales del PRI para pedir a los miembros y empleados que tomen sus precauciones.



comentarios
0