aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bloquean normalistas 8 horas la Autopista del Sol

Alberto Morales Enviado| El Universal
Lunes 27 de octubre de 2014

Video. Cerca de 500 estudiantes arribaron en 14 autobuses como parte de las movilizaciones para exigir la presentación con vida de sus 43 compañeros desaparecidos

Bloquean normalistas 8 horas la Autopista del Sol

En el Parador de Márquez, sobre la autopista México-Acapulco, decenas de estudiantes de Ayotzinapa tomaron dos tráileres y autobuses de pasajeros que atravesaron para bloquear el tránsito y exigir la aparición de 43 normalistas. (Foto: JORGE RÍOS. EL UNIVERSAL )


[email protected]  

Chilpancingo, Gro.— Durante ocho horas, estudiantes de Ayotzinapa bloquearon la Autopista del Sol para exigir la localización de 43 de sus compañeros desaparecidos hace un mes, entre molestias de automovilistas y turistas, quienes prefirieron caminar para buscar un taxi hacia Chilpancingo.

En el punto conocido como el Parador de Márquez, en el cual fallecieron dos normalistas a causa de los disparos de policías estatales y ministeriales en 2001, el ambiente es de desesperación. La fila de vehículos que regresaban del puerto de Acapulco alcanzaba varios kilómetros.

Con los rostros cubiertos, los estudiantes tomaron dos tráileres de carga y autobuses de pasajeros que atravesaron en la autopista. Primero dijeron que estarían hasta las 17:00 horas y se retirarían una vez que un sacerdote oficiara una misa en el lugar donde murieron sus compañeros. Concluyeron a las 20:00 horas el bloqueo.

La desesperación viene de todas partes. Ayer se cumplió un mes del asesinato de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes.

“Esta angustia y dolor es impresionante, es para volverse loco. Se está volviendo loco uno. Porque estás pensando que mi hijo estará vivo con ese tipo de personas, no sé si estará completo, si les darán de comer, lo estarán golpeando, sabrá Dios”, asegura el señor Mario César González, padre de César Manuel, uno de los 43 normalistas desaparecidos.

Su hijo apenas tenía tres meses estudiado para maestro en la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa. La tarde del 26 de septiembre, César Manuel llamó a su padre para comentarle que todo estaba bien, “se oía feliz el chamaco”, señala el hombre originario de Tlaxcala en la Autopista del Sol, adonde acompañó el bloqueo.

El señor Manuel aprieta los músculos de su rostro y expresa impotencia y rabia porque el gobierno —dice— no ha hecho nada para encontrar a los jóvenes desaparecidos. Afirma que el próximo miércoles podrían reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto, a quien, dijo, le pedirán que encuentren a los muchachos con vida.

Del otro lado del bloqueo, la angustia tiene otros rostros. Los que iban hacia la capital del estado bajaron sus maletas, caminaron con ellas por varios kilómetros para llegar el Parador y tomar un taxi o un colectivo.

Pero quienes viajaban hacia el puerto turístico han resistido el sol a bordo de sus automóviles o en los autobuses de pasajeros.

Rostros de desesperación e incertidumbre se ven a través de los cristales. “Dicen que a las 9, otros dicen que a las 12 (de la noche), pero nadie sabe nada”, comenta una turista que se acerca a bloqueo de los normalistas.

Otros tuvieron que caminar varios kilómetros en busca de una tienda para comprar agua y alimentos, sobre todo, para los niños. Hasta este punto no hay presencia de la Policía Federal ni de la Policía Estatal. La desesperación invade el rostro de todos.

En Ayotzinapa, los pobladores impidieron al padre Alejandro Solalinde oficiar una misa. “Si anda diciendo que mi hijo está en una fosa, dígame, en cuál”, espetó un padre de familia. Hace una semana, Solalinde reveló que los jóvenes desaparecidos fueron quemados vivos. Por eso ayer algunos le reprocharon: “¡Si viene acá ese cura, a él lo vamos a quemar vivo!”.

Finalmente, otro sacerdote pudo realizar la misa. La desesperación se apodera de todos.



comentarios
0