aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Investigación, otra “arma” del Ejército

Doris Gomora| El Universal
Domingo 18 de agosto de 2013
Investigacin, otra arma del Ejrcito

. (Foto: JORGE SERRATOS EL UNIVERSAL )


[email protected] 

Durante 100 años, al Ejército mexicano se le ha relacionado sólo con defensa, pero en paralelo desarrolla investigaciones en áreas poco conocidas para la población. En Medicina, por ejemplo, desde el Hospital Central Militar actualmente se desarrollan investigaciones sobre Parkinson por personal formado en sus propias filas.

“El Ejército es una institución que está luchando por ser mejor”, afirma en entrevista con EL UNIVERSAL el doctor Humberto Carrasco Vargas, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Central Militar, egresado de la Escuela Médico Militar y el único mexicano graduado en la especialidad de Neurología del prestigiado Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, del ejército de Estados Unidos.

Carrasco está al frente del Servicio de Neurología, especialidad que por primera vez —en sus 70 años de existencia— opera en el Hospital Central Militar y donde actualmente se están realizando investigaciones sobre Parkinson, ubicado como uno de los padecimientos más recurrentes en pacientes.

La existencia de esta área, incluyendo una sala con camas, en parte se debe a que las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Hacienda y Crédito Público (SHCP) otorgaron una beca a Carrasco para estudiar la especialidad, por medio de un convenio con el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DOD, por sus siglas en inglés).

“Walter Reed es un hospital militar, es el hospital más grande del Departamento de Defensa de Estados Unidos, es un centro hospitalario enorme, tiene capacidad para más de 2 mil camas y con muchos recursos, por lo tanto es un hospital muy complejo”, afirma.

El tipo de padecimientos que se ven en Walter Reed, agrega, son complejos, debido a que los soldados de Estados Unidos que son desplegados en otros países terminan casándose con locales y se observan padecimientos que no existen en América y que representan un reto, lo que da experiencia.

Durante su último año en Walter Reed, Carrasco trabajó en la clínica del hospital y logró la certificación como neurólogo y especialista en movimientos involuntarios, y se involucró en cirugía de Parkinson, así como en la colocación de estimuladores cerebrales.

“Uno de los retos fue llegar aquí e implantar todo este sistema de estudios en el enfermo con Parkinson, y empezar a hacer cirugía. Aquí ya se hacían algunos procedimientos para Parkinson, pero no de manera realmente formal”, refiere.

En Walter Reed aprendió a enfocarse en la parte clínica y a utilizar los estudios sólo para confirmar el padecimiento, así como para hacer el diagnóstico completo. Eso es algo que ha logrado aplicar en el servicio que dirige, y se mantiene actualizado sobre casos, conocimientos y en materia de medicamentos.

“Todo eso ha hecho que tengamos disponible los últimos medicamentos para todas las enfermedades que hay, que es una de las preocupaciones que siempre tenemos en el servicio y en el hospital, de siempre estar a la vanguardia”, agrega el doctor.

Eso, comenta, permite ofrecer a los derechohabientes, a los militares y población en general que llega al Hospital Central Militar lo más avanzado del mundo, al punto de que “no hay medicamento para Parkinson o enfermedades degenerativas que no tengamos.

“El primer proyecto importante es consolidarnos bien; antes no existía la sala de neurología en el hospital, hasta hace dos años. Precisamente en noviembre de 2010 se creó”, con 25 camas en sala, y contando pacientes en otras áreas suman 30 hospitalizados al día, así como cerca de 70 consultas diarias”, explicó.

Amplias oportunidades

Con apoyo de la Sedena se impulsan trabajos de investigación sobre Parkinson y se proyecta incorporar nuevos medicamentos y técnicas que aportan mayor bienestar a la gente, expresa.

“Somos un servicio respetado, conocido, somos una sede formadora de residentes. Y en el Consejo Mexicano de Neurología tenemos un alto nivel de éxito en aprobación de exámenes”, destaca Carrasco.

Actualmente, otro médico del Sservicio de Neurología está haciendo la especialidad en epilepsia en el Instituto Neurológico de Montreal, en Canadá, también becado por la Sedena. Al respecto, Carrasco indica: “Así como queremos que el país mejore, nosotros estamos en la misma línea de pensamiento”.

“Los médicos militares nunca alcanzan para cubrir todas las necesidades que tienen en el país”, y aun cuando se ha logrado mucho, necesitamos perfeccionarnos, así como tener más residentes en neurología en el Hospital Central Militar”, mencionó.

“Es una de las cosas necesarias, las enfermedades neurológicas existen por todos lados, el problema es que no se diagnostiquen o a veces se diagnostiquen de manera incorrecta, se atribuyen a problemas ortopédicos, odontológicos o a otros padecimientos que nada tienen que ver, y a veces es solamente el neurólogo el que tienen la capacidad para hacer el diagnóstico”, opina.

Por ello, resalta, para las personas interesadas en estudiar Medicina en el Ejército, debe quedar claro que la institución ofrece muchas oportunidades.



comentarios
0