aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Debe reforma beneficiar a mexicanos, coinciden

Noé Cruz| El Universal
Lunes 19 de agosto de 2013
Debe reforma beneficiar a mexicanos, coinciden

DEBATE. Expertos y legisladores acudieron al foro convocado por EL UNIVERSAL. Los analistas económicos Alberto Barranco y Macario Schettino; el senador Ernesto Cordero; Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex; los legisladores Manuel Bartlett, David Penchyna y Alejandro Encinas, y Jesús Reyes Heroles, ex director de Pemex. (Foto: LUCÍA GODÍNEZ EL UNIVERSAL )

La iniciativa está obligada a sacar provecho del crudo: expertos

[email protected]  

La propuesta de reforma energética del Ejecutivo federal tiene que ir más allá de lo que es Petróleos Mexicanos.

Senadores de cuatro partidos políticos, un ex director de Pemex y el presidente nacional de Coparmex, reunidos en un foro organizado por EL UNIVERSAL, consideraron que la iniciativa, como política pública, tiene la obligación de encontrar la mejor forma de sacar provecho de los recursos petroleros en beneficio de la economía del país y los mexicanos.

Esto va más allá de Pemex, se trata de toda la economía y lo que puede generar una buena reforma energética, cuyo objetivo central sea mantener la propiedad de los hidrocarburos para el Estado mexicano y disponer de un diseño que maximice la renta petrolera para los mexicanos, consideró el presidente del Senado, Ernesto Cordero Arroyo (PAN), ex secretario de Hacienda y Crédito Público.

Jesús Reyes Heroles, ex director de Pemex, señaló que el planteamiento central de la propuesta “no sólo es qué vamos a hacer con la paraestatal, esa es una parte de la discusión; el debate tiene otro capítulo tan o más importante como saber si la exclusividad que tiene Pemex para explotar los hidrocarburos es la mejor manera de sacar provecho de los recursos petroleros”.

Por ello, consideró la necesidad de limitar o eliminar esa exclusividad para que terceros puedan invertir.

Dejó en claro que esto no significa privatizar, lo que el gobierno ha planteado hasta el momento, es eliminar la exclusividad de Pemex en la explotación de esos recursos y que se pueda asociar con otras empresas para realizar estos trabajos.

“Maximizar la inversión en la industria petrolera puede venir con Pemex sólo; puede venir con terceros solos; o, puede venir con asociaciones entre Pemex y terceros”, añadió.

Alejandro Encinas Rodríguez, senador del PRD, aseguro que hay dos visiones de qué hacer con los hidrocarburos, con la generación de electricidad, visiones distintas y contrastantes de lo que debe ser el país.

“Creemos que la iniciativa que ha presentado el Ejecutivo avanza en la privatización del sector con dos despropósitos graves: terminar con lo que es el dominio de la nación sobre los hidrocarburos y la facultad exclusiva del Estado para encargarse de la explotación, el manejo y aprovechamiento de estos recursos; y que áreas como el petróleo y la electricidad dejan de ser estratégicas para el desarrollo del país”.

Dijo que dejar sólo al correo, al telégrafo y el manejo de los minerales radioactivos como áreas exclusivas del Estado, nos va a llevar a generar una profunda dependencia en cuanto a su suficiencia y soberanía energética y pone en riesgo la viabilidad y desarrollo del país.

Estamos totalmente en contra y hay otras formas de resolver el problema, dijo. Pemex necesita cambios de fondo, reconoció, “pero no compartimos la lógica de que se requiere la inversión privada para aumentar la plataforma de explotación de crudo”.

Adelantó la propuesta energética que el PRD presentará este lunes y que incluye 13 reformas a leyes secundarias y una nueva “con la que buscamos que Pemex se fortalezca sin que se pierda el dominio de la nación sobre el hidrocarburo, sin que se comprometa la renta petrolera en beneficio de los particulares”.

Cordero Arroyo subrayó que la iniciativa que presentó el presidente, Enrique Peña Nieto “se quedó a la mitad del camino. Por supuesto que a todos nos gustaría creer esas cifras, creer esos números, que se van a generar esos volúmenes de inversión, esos empleos, pero descartamos que eso vaya a suceder, porque es una reforma que no va al fondo de las cosas”.

Además, dijo, “no consideramos que regresar a un texto de hace 70 años sea modernizar la industria. Lo que tenemos que hacer es llevar el sector al futuro”.

Una reforma ideal, como a mi me gustaría, afirmó Cordero Arroyo, debe ser una que haga que el sector energético contribuya al crecimiento económico y que se convierta en factor de competitividad para el resto de la economía y eso va más allá Pemex.

Será una decisión importante, en donde ojalá no haya consenso, sino que se genere por mayoría, porque son dos visiones distintas que no son compatibles, dijo el panista.

Para ello, “el gobierno tendrá que decidir con quién quiere construir una mayoría y cuál es la visión de país que tiene y que quiere defender”.

Manuel Bartlett, senador del PT considero que la propuesta de reforma del Ejecutivo es un despropósito absoluto, vago, que deja todo a la discusión de la legislación secundaria.

Lo que se está planteando es abrir el sector a la entrada de las grandes empresas transnacionales, que son los brazos económicos, políticos y militares de las economías hegemónicas, en busca de una seguridad energética de América del Norte que estará encabeza por Estados Unidos. Están proponiendo “entregar la energía mexicana a la hegemonía extranjera”.

David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía del Senado, dijo que para el gobierno, mantener la propiedad y rectoría del Estado sobre la economía de los recursos energéticos, “no excluye el poder tener la combinación del capital público y privado”.

Tenemos claro, explicó, que ninguna fuerza política por si sola puede hacer un cambio de esta naturaleza y por eso estamos trabajando para lograr consensos.

“Nosotros le estamos apostando a la apertura del sector, a la competencia, a la competitividad, a tener un sector regulado, que pueda o fijar reglas en el mercado, que genere mejores costos para la población”.

Es una iniciativa que no sólo habla de petróleo, también hay que hablar de electricidad, dijo.

Consideró que es de gran prudencia e inteligencia colocarse en el centro de los dos extremos, “ellos (PAN) ya presentaron una iniciativa que nosotros saludamos para poderla analizar en nuestro propio medio y que tiene puntos a destacar, muy valiosos, que queremos confrontar con ellos y poder construir acuerdos”.

Expuso que están esperando la propuesta del PRD.

Juan Pablo Castañón, presidente nacional de Coparmex, explicó que como empresarios ven “que cualquier política pública tiene que tener la responsabilidad del desarrollo”.

Un desarrollo “que no sólo sea el económico, sino que tiene que traducirse en un desarrollo social, en el bienestar de la mayoría de los mexicanos y, por tanto, creemos que esta es una excelente oportunidad para que la política pública lleve los beneficios a la mayoría de los mexicanos.

“Las políticas públicas no pueden estar sujetas al pasado, sino con base en el presente y responsables con el futuro”, por ello, confió en que “si tenemos la expectativa de poder maximizar la utilización de los recursos petroleros, hagámoslo y hagámoslo con todos los elementos posibles para maximizar la utilización de los recursos y, por tanto, la de los beneficios”.

Estamos hablando como empresarios, en confiar en un Estado mexicano sólido, fuerte que controle cualquier abuso que podría tener la tentación de cualquier empresa privada y propuso la creación de un plan de infraestructura de 20 años.

A su vez, Macario Schettino, analista económico, expuso que “en materia petrolera, nuestro problema ahora es garantizar el abasto, no es ya para enriquecer al país, es para que nos alcance”.

Alberto Barranco, analista económico, dijo que “no es lo mismo un contrato de producción compartida que uno de ganancias compartidas y al parecer la definición retraso la entrega de la iniciativa por parte del Ejecutivo”.



comentarios
0