aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Asperger: una condición que muestra un mundo distinto

Cristina Pérez-Stadelmann | El Universal
Sábado 21 de diciembre de 2013
Asperger: una condicin que muestra un mundo distinto

EMPATÍA. Jaime es un chico de 15 años con Asperger quien apoyó al actor Luis Gerardo Méndez a crear el personaje de Cristopher. (Foto: JORGE SERRATOS / EL UNIVERSAL )

Ocesa Teatro rompe atavismos sociales de discriminación y, en una búsqueda de integración y comprensión de personas con el Síndrome de Asperger, muestra una forma muy humana de funcionalidad diferente

[email protected]  

El público en general y los padres de familia que tienen niños y jóvenes con Asperger están llevando a sus hijos a verla. “Se está corriendo la voz. La gente la está recomendando. Cada función el público acaba aplaudiendo de pie”, dice Tina Galindo productora de la obra.

Esta es la décima puesta en escena de Tina Galindo y Claudio Carrera a través de Ocesa Teatro, la mayor productora de México y América Latina.

En México la han titulado, El Curioso Incidente del Perro a Media Noche y es actualmente uno de los mayores éxitos teatrales en Londres y en la Ciudad de México en el Teatro Insurgentes.

“Yo desconocía lo que es el Síndrome de Asperger, pero fui sabiendo que es el nivel más bajo de autismo, un trastorno, no una enfermedad que afecta la comunicación social y la interacción. Sin embargo, no todo lo que se sale de la regla y que, por lo tanto, es considerado anormal, es necesariamente inferior”, decía Hans Asperger.

“Hoy sabemos que el teatro comercial puede ir de la mano con temas que atañen a toda la sociedad como es la convivencia y el respeto por la comunidad que forman las personas con discapacidad. Christopher, nuestro protagonista, es un muchacho triunfador, íntegro, con sentimientos que conmueven y que nos llevan a salirnos de nosotros y de nuestra concepción del mundo, para conocer otros niveles. Rompemos el mito de que una obra que lleva el tema de una persona con discapacidad no puede ser divertida”, agrega la productora.

“Nosotros los que nos suponemos erróneamente ‘normales’ tenemos mucho que aprender de las personas con discapacidad, ellos son quienes realmente nos dan lecciones de vida, debemos romper con atavismos y esta obra lo cumple”, asegura Tina Galindo.

Se trata de un montaje “cuyo pretexto” es la vida de un joven de 15 años con síndrome de Asperger, dice el actor Luis Gerardo Méndez (protagonista de la obra) y “es también una muy poderosa, mágica, emocionante, divertida y conmovedora puesta en escena que mezcla géneros tan diversos como el suspenso, la acción, la aventura y el melodrama”.

Actores conviven con niños

Para el actor, que lleva a escena las aventuras de Christopher, un niño con esta condición autista, esta puesta en escena le ha permitido redimensionar su trabajo como actor, por los retos que representó entender la mente Asperger y salir de la ignorancia en la que él confiesa haber estado respecto a la discapacidad intelectual.

“Al final de la obra generalmente los padres de hijos con autismo vienen a saludarme y a agradecernos a todos los que hacemos parte de la compañía, el hecho de que visibilicemos y saquemos de la oscuridad esta condición, con tanto cariño, respeto y empatía hacia estos niños y jóvenes”, afirma el actor.

Christopher, protagonista de obra investiga el asesinato de Wellington, el perro de su vecina, sin imaginarse que esto le llevará a descubrir secretos que cambiarán radicalmente su vida. En esta búsqueda, también genera que los demás (sus padres, vecinos, autoridades escolares, gente en la calle) se enfrenten a su desconocimiento y, muchas veces, rechazo lo que es distinto.

Publicada originalmente en 2003 como una exitosa novela que ha sido multipremiada alrededor del mundo; su autor, el británico Mark Haddon, trabajó un tiempo con personas con discapacidad intelectual y motriz. Fue a partir de su experiencia con esta comunidad que decidió escribir El Curioso Incidente del Perro a Medianoche, que ha ganado el premio Whitbread y el Commonwealth y ha sido acreedora a siete premios Oliver 2013.

Asisten a clases

Con el firme afán de conocer la mente Asperger y ser fieles a ello para la creación de cada personaje, Luis Gerardo Méndez y cada integrante de la obra dirigida por Francisco Franco trabajaron durante cinco meses con Carolina Campos, una asesora en Asperger que abrió las puertas de su consultorio en Asperger México para que los actores idearan distintas formas de trabajo para entender el síndrome. Ahí, conocieron la entonación de las personas que viven en esta condición, su forma tan particular de hablar, entre otros aspectos.

“En principio, la idea fue que los integrantes de la compañía teatral recibieran un clase con Asperger México, pero la sinergia entre los actores, productores, escenógrafos, la compañía en general y mis alumnos fue tan grande que el trabajo en equipo continuó durante casi un semestre.

Entendieron la parte genética, la etiología, el cuadro clínico, la causa del síndrome, conocieron también qué tipo de terapias se llevan a cabo, pues, ante el Asperger, ningún niño es igual a otro ni pueden hacerse generalidades”, comenta la especialista.

“Todos los involucrados con esta gran obra de teatro, asistieron a clases con niños con autismo: los entrevistaron, los grabaron, estudiaron su comportamiento y sus expresiones corporales, todo bajo la autorización de los padres, quienes, a su vez, también trabajaron en esta puesta en escena”, agrega Campos, quien asistió durante las tres primeras semanas como espectadora de la puesta en escena y no ha dejado de hacerlo pues se cuela entre las butacas el teatro cuando menos una vez al mes para tomarle el pulso a los actores.

“Los padres de mis alumnos, sus familiares y los propios alumnos también asisten constantemente a ver la obra y hacen sus observaciones y aportan sus anotaciones a los actores.

Yo no hablo así, yo no miro así, yo no camino así”, le decía y corregía Jaime (uno de los alumnos) a Luis Gerardo”.

El actor estuvo muy cerca precisamente de Jaime, un muchacho de 15 años que se acerca mucho a la personalidad de Christopher, en esta puesta en escena. “Ha sido una gran experiencia no solo actoral sino humana”, asegura Luis Gerardo Méndez.

Rebeca Jones y Alejandro Camacho —quienes en la obra interpretan a los padres de Christopher— convivieron con los padres de niños con este trastorno a lo largo de cinco meses. Los entrevistaron, preguntaron cómo vencen día a día los retos de discriminación de la sociedad.

“Pasaron todo un domingo una larga sesión con los padres de familia entrevistándolos de una manera profunda”, explica la terapeuta quien tiene una experiencia de treinta años frente al Síndrome del Espectro Autista. La estadística indica que una entre 88 personas tiene espectro Autista.

Por su parte Cecilia Suárez, quien representa a la maestra de Christopher, convivió de muy cerca con Carolina Campos, para entender el lenguaje de la terapeuta de los niños y jóvenes Asperger.

“Asistió durante más de tres meses a mis terapias, conoció los métodos que utilizamos, estudió mi relación con los pacientes”.

Amor, perdón, compromiso, viajes heroicos, son algunos de los temas de la obra.

“Los niños Asperger son además muy musicales y el trabajo de Julieta Venegas no pudo haber sido mejor”, asegura Carolina. La cantante leyó mi libro Trastornos del Espectro Autista, editado por el Manuela Moderno, y logró que la música que acompaña al personaje fuera maravillosa y fundamental para la obra.

A su vez, el escenógrafo Jorge Ballina pasó días completos viendo los dibujos de mis pacientes, entró en contacto con ellos y, lo que es aún más importante, conoció los mapas que hacen, la manera como se organizan en el espacio. Las personas con Asperger suelen ser muy capaces en ciertos temas en particular, uno de ellos es el dibujo de mapas y lugares”, continúa la terapeuta.

¿Cómo dibuja una estrella un niño con Asperger? fue solo una de las tantas preguntas que se planteó el escenógrafo, para resolver la puesta en escena de manera magistral. Las personas con este síndrome no tienen un trazo firme. Eso lo podemos ver en en el escenario. Ya resuelto. “Ballina se sentaba con mis alumnos horas eternas tan solo para verlos dibujar”, concluye Campos.



comentarios
0