aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Estrategia no busca ahorrar combustible

Noé Cruz Serrano| El Universal
Lunes 26 de abril de 2010

Sitios Relacionados:

La secretaria de Energía, Georgina Kessel, considera que será necesario construir más de una refinería, lo cual depende de los recursos presupuestales

[email protected]

México también camina en sentido opuesto a la tendencia mundial de generar ahorros en el consumo de combustibles fósiles.

Mientras que países como Estados Unidos buscan establecer normas que regulen el uso de gasolinas, el gobierno federal mexicano está enfocado más en el suministro de energías limpias que en contener el incesante crecimiento de la demanda de combustibles automotores.

La secretaria de Energía, Georgina Kessel, considera incluso que será necesario construir más de una refinería, lo cual depende de los recursos presupuestales.

En la Prospectiva de Petrolíferos 2008-2017 se plantea que en virtud de la creciente demanda de combustibles automotores es necesario construir dos refinerías, la de Tula, Hidalgo, que entrará en operación en 2015, y un segundo tren que costaría casi 9 mil millones de dólares y que debe estar listo entre 2016 y 2017.

Esto hace suponer, según los estudios de Pemex, que México seguirá experimentando aumentos sostenidos de la demanda interna a grado tal que, a partir de 2015, se espera que el consumo sobrepase el millón de barriles por día, el más alto en la historia del país, toda vez que actualmente se usan en promedio 773 mil barriles diarios.

En la Estrategia Nacional de Energía (ENE), documento rector del sector para los próximos 15 años, se establece como meta generar un margen de reserva para suministro de gasolinas de 15% en 2024, entre la capacidad máxima de suministro y la demanda nacional.

Gran parte del problema radica en que “la explosión demográfica, la apertura de mercados y la recuperación de la economía esperada en el país generarán incentivos para revitalizar el mercado de automóviles. Estudios estadísticos al respecto muestran un crecimiento de 6.3% para el parque vehicular de motores a gasolina, y confirma que continuará teniendo preferencia el motor a gasolina independientemente de los programas para incentivar los motores a diesel”, señala la gerencia de Análisis de Inversiones y Gasto Operativo de Pemex Refinación en su estrategia de Calidad de Combustibles.

Prevé, por ejemplo, que el parque vehicular a gasolina aumentará de 18 mil 322 unidades registradas en 2006 a 33 mil 765 en 2016, lo que representaría un crecimiento de 84.2% en esos 10 años.

Un intento de frenar el consumo se ha realizado a través de la política de precios y tarifas. En los últimos 10 años el precio de la gasolina tipo Magna se ha incrementado 54.07%; la Premium 65.58%; y, el diesel, 94.05% y, sin embargo, el consumo sigue su tendencia alcista.

Hasta ahora, el gobierno federal se ha centrado más en mejorar la calidad de los combustibles, sobre todo por el efecto recaudatorio que tiene para las finanzas públicas la venta de gasolinas que en reducir su consumo, ya que después del petróleo es el producto que más ingresos deja al país, estimados en casi 400 mil millones de pesos anuales.

Desde 2005, de acuerdo con información de Pemex Refinación, se diseñó una estrategia para que la paraestatal distribuya en el mercado interno gasolinas con menor contenido de azufre mediante inversiones por casi 20 mil millones de dólares a ejercer en un horizonte de 20 años.

Sustitución de combustibles

El objetivo del gobierno es sustituir los combustibles convencionales por Ultra Bajo Contenido de Azufre, es decir, bajar de 250 partes por millón (ppm) que venía presentando la gasolina Premium a 30; de 500 ppm a 30 en el caso de la Magna; y de 500 ppm a 15 en el caso del diesel.

“Es un objetivo acorde con la preocupación mundial ante la emisión de contaminantes a la atmósfera por fuentes móviles, lo que ha conducido a las agencias de protección ambiental, principalmente de países industrializados, a emitir normatividad en la materia que permita preservar el medio y al mismo tiempo darle sustentabilidad al desarrollo”, señala la empresa mexicana en el estudio costo-beneficio del proyecto de Calidad de Combustibles.

En marzo de 2008, Hacienda, Sener y Pemex recibieron del Instituto Nacional de Ecología (INE) una evaluación que mostraba que reducir el azufre en combustibles y modificar el parque vehicular permitirá evitar 63 mil muertes prematuras, 270 mil casos de bronquitis crónica, 15 millones de días laborales perdidos y 136 millones de días con actividad restringida.

Asimismo, tendría un impacto de 17 mil 32 millones de dólares en el periodo 2008-2024 (5 mil 428 para gasolinas y 11 mil 604 para diesel), lo que aceleró los trabajos para mejorar la calidad de los combustibles.

Se fijaron calendarios para introducir este tipo de energéticos. La previsión original consideraba su conclusión en diciembre de 2009. Ahora se planea que se terminen las primeras plantas en las refinerías de Tula, Hidalgo, y Salamanca en 2012 y las cuatro restantes en abril de 2013.

Para cumplir con las metas establecidas originalmente, Pemex Refinación ha tenido que suministrar gasolina Premium UBA a partir de octubre de 2006, mediante la importación de 66 mil barriles diarios y un producción interna de 36 mil barriles por día, y suministro de Magna a partir de octubre de 2008 con 100 mil barriles diarios de UBA en la zona metropolitana de Guadalajara, Monterrey y la del valle de México.

La paraestatal advierte que el proyecto de Calidad de Combustibles “no incrementará la producción de gasolinas”, de manera que regular el consumo no es estrategia del gobierno, agrega la dependencia.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0