aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fraude afecta a mexicanos

Romina Román Pineda| El Universal
Jueves 19 de febrero de 2009
El grupo financiero no dio la cara a sus inversionistas en el país

[email protected]

El multimillonario fraude de Stanford Financial Group tocó a México. En el país hay por lo menos 200 afectados que invirtieron su dinero en esa institución.

Las inversiones se realizaron a través de Stanford International Bank, que llevó los recursos a paraísos fiscales como Antigua.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) aclaró que supervisa a Stanford, empresa distribuidora de fondos de inversión, no al banco.

Directivos de la dependencia se negaron a precisar si ya se inició una investigación por violaciones a las leyes financieras.

Las oficinas de Stanford, que se ubican en la colonia Polanco de esta ciudad, no abrieron al público. Ahí, desde la mañana por lo menos 50 depositantes buscaban hablar con algún ejecutivo. Nadie les contestó.

Los guardias de seguridad del edificio Forum, en donde se encuentra el grupo financiero, se negaron a abrir sus puertas.

“Nadie puede pasar”, insistían los guardias, pese a las amenazas, llanto y desperación de los inversionistas.

Los afectados revelaron que su dinero se canalizó vía Canadá a Antigua.

Los instrumentos eran certificados de depósito a plazo fijo que les pagaba una tasa de interés de entre 8% y 9% anual. Los ahorros eran en dólares.

Los inversionistas defraudados aseguraron que las autoridades internacionales ya congelaron las cuentas de Stanford International Bank.

En la Comisión Nacional Bancaria y de Valores insistieron en que Stanford sólo recibió autorización para distribuir fondos de inversión de sociedades mexicanas.

“Las actividades que se permiten son la promoción, asesoría a terceros, así como la adquisición y enajenación de acciones de fondos de inversión mexicanas”, refirieron la CNBV.

Y aclararon, sin embargo, que de manera permanente se vigilan las actividades de las distribuidoras de fondos.

¿Realizaron operaciones en el extranjero?, se le cuestionó al funcionario, quien respondió: “No se sabe si se hicieron inversiones más allá de lo que permite la ley”.

Entre los ahorradores afectados persiste más que molestia, impotencia, incertidumbre y tristeza.

Personas jóvenes, maduras y de la tercera edad llevan por lo menos 24 horas sin moverse de la calle de Andrés Bello, en la colonia en Polanco, en el poniente de la ciudad de México; no saben qué ocurre con la empresa y con su dinero.

Una señora de 67 años de edad y en muletas que pidió no citar su nombre reveló que invirtió 800 mil pesos en Stanford.

“Fue la herencia de mi padre, de mi esposo muerto; me convencieron de llevar mi dinero a Antigua, y ahora me dejan en la calle”, dijo la mujer entre llanto y angustia.

Otros, como Elba, lanzaban infundios a los ejecutivos del corporativo financiero.

“Son unos ladrones, me hicieron sacar mi dinero de Bancomer, en donde sí estaba seguro... era el ahorro de toda mi vida para mis hijos y nietos”, gritaba.

Lo mismo decían otros más. “Nos vieron la cara, nos convencieron”, decía otro depositante, quien afirmó tener una inversión equivalente a 300 mil dólares.

En la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mencionaron que el caso lo lleva la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

“No tenemos mayor información del tema”, señalaron en la Secretaría de Hacienda.

 



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0