aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México sufre una década perdida para el petróleo

Edgar Sigler| El Universal
Martes 20 de enero de 2015
Tendencia negativa puede afectar los ingresos públicos en 2016, afirman. Nueva caída de la explotación en 2015 descuadraría cuentas del gobierno, dicen

[email protected]

La producción de petróleo de México acumula 10 años de caídas desde que logró su máximo histórico en 2004, lo que significa que a la fecha se han dejado de extraer 954 mil barriles diarios, al pasar de 3.38 millones a 2.43 millones al cierre de 2014, de acuerdo con datos de Pemex.

Pero la disminución registrada al cierre de 2014 es más preocupante, debido a que se aceleró el ritmo de declinación, reportándose el retroceso más importante en términos porcentuales en los últimos cinco años, según los datos históricos de la empresa productiva del Estado.

Esta tendencia negativa puede afectar incluso los ingresos públicos de 2015, a pesar de las coberturas que contrató el Gobierno para garantizar un precio de 79 dólares por barril, consideraron expertos del sector.

El último precio disponible de la mezcla mexicana de exportación, del viernes pasado, fue de 39.12 dólares.

El gobierno contrató las coberturas, pero “es un hecho que un barril que no extrae no lo puede vender, y ese es el riesgo que se corre”, dijo el asociado de la consultora especializada Marcos y Asociados, Luis Miguel Labardini.

La petrolera nacional produjo un promedio de 2.43 millones de barriles diarios de petróleo crudo durante 2014, una baja de 3.69% frente al dato de 2013, cuando se ubicó en 2.52 millones diarios, según datos del reporte semanal de Pemex Exploración y Producción (PEP), al 31 de diciembre.

Esta caída anual es la más pronunciada desde 2009, cuando la tasa negativa fue de 6.81%.

Además, este dato resulta el más bajo desde 1986, cuando se produjeron 2.41 millones de barriles de petróleo promedio al día, según cálculos realizados por El Universal, con información histórica de Pemex.

A su vez, la producción suma una caída de 28% en los últimos 10 años, desde su máximo histórico en 2004, de 3.38 millones de barriles, lo que implica que la extracción del crudo bajó a una tasa promedio anual de 3.3% en este periodo, según datos de Pemex.

La tendencia de la última década se explica en buena medida al declive del megayacimiento Cantarell, ubicado en la Sonda de Campeche.

El gobierno había mitigado la caída de la extracción de petróleo en los últimos años conteniendo la tasa de disminución a un mínimo de 0.18% en 2012, pero la falta de inversión y el rápido declive de Cantarell han acelerado de nuevo la reducción del volumen producido, consideró el presidente de la consultora especializada GMEC, Gonzalo Monroy.

“La caída de México se resume como la caída de Cantarell. Incluso ya vemos frenos importantes en Ku-Maloob-Zaap, que durante años ayudó a mitigar las pérdidas”, explicó.

Cantarell, descubierto en la década de 1970, llegó a su punto máximo de producción de 2.13 millones de barriles diarios y aportaba 63% de la extracción total del país en 2004.

A partir de ese año su explotación ha venido a pique, al aportar sólo 271 mil barriles al día, al cierre de 2014, una caída de 93% en 10 años.

Ku-Maloob-Zaap, el principal yacimiento a la fecha, creció su aportación de 322 mil a 855 mil barriles por día en el mismo lapso, pero registró una baja de 1% en el último año, según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) a noviembre de 2014.

“Hoy existen más de 300 campos maduros que aún tienen reservas que son relativamente fáciles de extraer, más que los de aguas profundas, pero han quedado en el olvido porque Pemex se enfocó en las aguas someras, que hoy van en declive”, explicó Luis Miguel Labardini.

Los datos de PEP, aunque preliminares, sirven como base para las estadísticas que dan más adelante tanto la CNH como la propia Pemex.

La petrolera rebajó su estimado de producción para el año pasado de 2.52 millones a 2.35 millones, luego de admitir que se estaban contabilizando varios miles de barriles de agua dentro de las cifras finales de explotación, además de que se registraba una baja más pronunciada a la esperada de sus principales yacimientos.

La tormenta perfecta. La caída de la última década puede prolongarse en 2015, deb ido a los recortes en el gasto de inversión que puede exigirle la Secretaría de Hacienda a Pemex, lo que aumenta el riesgo de una mayor desaceleración en la producción, que a su vez puede impactar a las finanzas públicas, opinó el especialista de Marcos y Asociados.

Agregó que “ahora vivimos la mezcla de una tormenta perfecta, donde se conjugan la caída de los precios, con la baja en la producción, y con Estados Unidos que cada vez va a depender menos del crudo que exportamos”.

El gobierno contrató las coberturas, pero “es un hecho que un barril que no extraes, no lo puedes vender, y ese es el riesgo que se corre”, añadio.

Gonzalo Monroy coincidió que si bien Hacienda realizó un trabajo sobresaliente al lograr estas coberturas, su éxito dependerá de la capacidad del país para extraer y vender el crudo; mientras que para 2016 la situación puede tornarse más apremiante, porque habrán menos probabilidades de conseguir coberturas en términos tan favorables como los actuales.

Se agotó el modelo. México cierra así una década en la cual Pemex ha dejado de producir casi un millón de barriles diarios, aunado a un modelo presupuestal que dependió de los recursos que aportaba la petrolera, pero en detrimento de su expansión y mejoramiento como compañía, expresó el directivo de la consultora GMEC.

“Ahora vivimos el agotamiento de un modelo donde Pemex se enfocó en extraer lo más fácil, y donde ahora apenas ha invertido y tenido éxito en tapar este déficit con nuevos descubrimientos”, opinó Monroy.

El especialista destacó lo complicado que ha sido para la petrolera nacional diversificar su cartera de explotación, donde apenas ha identificado algunas zonas en aguas profundas que requerirán de varios años antes de producir de manera comercial.

Desde 2012, Pemex ha realizado hallazgos de crudo en pozos en aguas profundas del Golfo de México, donde se estima que se encuentra la mitad de los recursos prospectivos del país, pero a la fecha no ha extraído un barril que pueda comercializar.

En cuanto a yacimientos de crudo y gas shale (lutitas), la otra gran promesa a futuro para el país, la empresa apenas ha realizado algunas zonas perforaciones en la frontera noreste.

El Congreso aprobó en 2013 la reforma constitucional para permitir que empresas privadas participen en el otrora monopolio estatal de la exploración y producción de hidrocarburos, con el fin de incrementar la producción de petróleo a 3 millones de barriles hacia 2018; aunque apenas en este año se licitarán y adjudicarán los primeros proyectos para que los particulares inviertan en el sector.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0