aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cooperativa Pascual, de la huelga a la conquista de mercados

Miguel Pallares Gómez| El Universal
Lunes 19 de enero de 2015

[email protected]  

FECHAS DESTACADAS DE LA COMPAÑÍA
Gráfica
 

La Sociedad Cooperativa Trabajadores de Pascual, dueña de marcas como Boing, Lulú y Citrus, pasó de momentos críticos en su fundación en la década de los 80 a convertirse en un jugador que logrará reanudar sus exportaciones a Estados Unidos este 2015 y que tiene planes de expansión a mercados como Italia, Holanda, Francia y China.

Actualmente, Cooperativa Pascual genera ventas totales por 3 mil 750 millones de pesos y comercializa 45 millones de cajas unidad en países como México, España y otros mercados de Centroamérica. En 2014, la empresa fue afectada por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y frenó sus planes de crecimiento.

La cooperativa tuvo sus orígenes en la empresa Refrescos Pascual, fundada por Rafael Víctor Jiménez Zamudio a inicios de 1940. Las nulas prestaciones laborales a sus trabajadores y la negativa del dueño por acatar el decreto de aumento salarial de marzo de 1982 provocó una huelga que duró más de tres años y concluyó con la adjudicación de los bienes a favor de los trabajadores.

“En aquel periodo no había prestaciones laborales, ni utilidades y casi ningún beneficio, mientras que en contraparte la compañía tenía un progreso importante. Tras la devaluación, el dueño no quiso aumentar los salarios”, recordó Salvador Torres, uno de los fundadores de la cooperativa y actual gerente de auditoría interna de la organización.

Dentro de la historia de Pascual hubo momentos trágicos, como la muerte de dos trabajadores cuando el dueño se presentó en las instalaciones de la Planta Sur y dio órdenes de disparar a quien se opusiera a levantar el movimiento de brazos caídos, como nombraron los trabajadores a la huelga.

“En 1985, después de varios eventos y procesos legales que no fueron sencillos, iniciaron las actividades como cooperativa. En su momento sólo empezamos 170 trabajadores, pero al año estaban integrados más de mil huelguistas y el día de hoy tenemos alrededor de 5 mil colaboradores”, destacó Torres Cisneros.

Al día de hoy Cooperativa Pascual, que comenzó con las marcas Pascual y Lulú, tiene más de 30 diferentes presentaciones y tamaños de productos como Agua Pascual, Néctasis y Leche Pascual, entre otros. La organización también cuenta con cerca de 25 sucursales y 39 centros de distribución concesionados en el interior del país.

“Tenemos dos plantas: una en San Juan del Río, Querétaro, que se fundó en 1993, y la planta de Tizayuca, Hidalgo, se hizo en julio de 2003. Teníamos una planta en Culiacán que era de envasado de agua, pero no se pudo detonar porque el gobierno de la entidad dio apoyos para abrir centros de agua y la maquinaria se trasladó a Tizayuca”, añadió Torres.

Con un nuevo impuesto en 2014, la cooperativa registró un desplome en de ventas de entre 16% y 18%, y además no recibió el apoyo de la Secretaría de Hacienda de 400 millones de pesos pactado para el mantenimiento de la plantilla laboral y los planes de crecimiento de la cooperativa.

Alfonso Bouzas, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que la voluntad del gobierno actual es anticooperativista, lo cual dificulta los apoyos a Pascual y también se traduce en muy pocos casos de cooperativas exitosas en México.

“Fundamentalmente, México es un país capitalista y la figura del cooperativismo no es útil para este sistema, y entonces la organización compite en desventaja. La voluntad del gobierno es anticooperativista, porque no es un esquema organizativo acorde con sus sistema de producción”, explicó.

Planes. Para 2015, Cooperativa Pascual tiene planes de reiniciar sus exportaciones al mercado estadounidense, luego de un pleito legal que duró dos años con uno de sus distribuidores en el país que detuvo la venta de su producto en esa región.

“Ganamos el juicio que estaba promoviendo un broker en Estados Unidos, quien no quería pagar 40 millones de pesos y, por el contrario, quería una indemnización por 700 millones de pesos, pero le ganamos y en este momento ya está lista la plataforma para exportar a ese país”, reveló Torres.

El gerente de Pascual detalló que el plan es exportar entre 800 mil y un millón de cajas unidad a Estados Unidos, lo cual representaría 2% de su producción total. La marca enviada al vecino país sería Boing, en presentaciones de cartón y vidrio, que se producen en su planta de San Juan del Río.

Para lograr que su exportación llegara a los consumidores de EU, desde 1994 la cooperativa obtuvo la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA), sin embargo, los envíos de productos se habían frenado en los últimos dos años por la disputa legal.

Tras el impacto del IEPS y con el nulo apoyo del gobierno, Cooperativa Pascual mantiene frenados proyectos como fortalecer su presencia en Europa y Asia, y concretar una planta de envasado de agua en México.

“Por los pocos recursos no se ha podido planear la incursión mayor a otros países. También hay tendencias de los consumidores europeos que prefieren jugos naturales, por lo que necesitaríamos hacer una inversión para una maquinaria para este tipo de productos.

“La planta de agua es un plan desde hace dos años, que tampoco hemos podido completar. Se necesitan cerca de 200 millones de pesos para equiparla, de tal manera que pueda satisfacer al mercado. Para este año todavía se ven lejos los planes, porque no sabemos qué responderá el gobierno sobre el apoyo”, indicó Salvador Torres.

Para Mónica Cavagna, catedrática de la Universidad Panamericana, la llegada a nuevos mercados, proyectos e innovaciones en productos son un factor importante que deben contemplar empresas como Pascual, la cual en su opinión ha logrado competir con gigantes en el sector como Coca-Cola y Pepsi.

“En el caso de Pascual, la innovación debe estar en diferentes tamaños y productos. Por ejemplo, en México tomamos muchos refrescos, pero se debe investigar qué sabor es el más atractivo. Pascual le dio al menos en el tobillo a Coca-Cola. El espíritu emprendedor tiene mucho que ver con la innovación”, destacó la investigadora.

Por ahora, los especialistas coinciden en que Cooperativa Pascual tendrá altibajos en su camino a convertirse en un modelo de organización, que tiene como reto expandirse e innovar en medio de una competencia al alza dentro del sector refresquero.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0