aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Acelera AT&T incursión en México; ahora compra Nextel

Edgar Sigler| El Universal
Martes 27 de enero de 2015
Desembolsa por operación mil 875 mdd y se ubica como el tercer mayor operadorGana en espectro a Telcel y presiona los planes de América Móvil, opinan expertos

[email protected]

 
La gigante estadounidense AT&T ha puesto sobre la mesa casi 4 mil 375 millones de dólares (mdd) para entrar de lleno a la competencia en México con la adquisición del tercer y cuarto mayores operadores del país, lo que presionará a un mercado dominado con amplitud por Telcel.

La compra de Iusacell y Nextel posicionarán a AT&T como el tercer mayor operador en México con casi 13% del mercado, pero le permitirá acceder al segundo puesto si se mide por el volumen de sus ingresos, pues en conjunto suman cerca del 15%, según cifras de la consultora especializada The Competitive Intelligence Unit (CIU).

La operación supondrá también todo un reto regulatorio debido a que la cantidad de espectro de ambos operadores supera incluso al de Telcel, por lo que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) debe definir cómo evitar que se origine una incongruencia en el mercado, expresaron analistas.

La estadounidense llegó ayer a un acuerdo para adquirir al cuarto mayor operador del país, Nextel México, por mil 875 millones de dólares (mdd), incluyendo deuda, semanas después de que autoridades regulatorias avalaran la compra del tercer mayor participante, Iusacell, por 2 mil 500 mdd.

“La combinación de Nextel México con Iusacell permitirá a AT&T mejorar y expandir de manera más veloz sus servicios de Internet móvil para beneficiar a millones de mexicanos, en particular aquellas zonas fuera de las mayores áreas metropolitanas”, dijo AT&T en un comunicado este lunes.

La empresa sumará así cerca de 3 millones de clientes a los casi 8 millones que ya tiene con Iusacell, aunque los de Nextel se distinguen por ser los que más gastan en servicios de telecomunicaciones en el país, con un gasto promedio por mes de 458 pesos, frente a los 167 pesos de los usuarios de Telcel, según datos de Mediatelecom.

Gracias a esta adquisición, AT&T comenzará su carrera en México como el segundo operador con más ingresos, captando 14.9% de las ventas en el mercado de la telefonía móvil, con casi 4 mil 800 millones de pesos (mdp), más que los 6 mil 997 mdp de Telefónica/Movistar, que tiene 11.9%; pero aún muy lejos de los 42 mil 960 mdp de América Móvil, que acapara 73.1%; según datos de The CIU, al tercer trimestre del año pasado.

“Al tener capacidad en las 9 regiones se esperaría que compita más de cerca con AMX (América Móvil) en los mercados donde ya ofrece 4G LTE y que Telefónica aumente su cobertura en DF y Monterrey”, anticipó el analista de la consultora especializada en el sector Telconomía, Jesús Romo.

Los servicios de cuarta generación (4G), con tecnología LTE, permiten conexión de internet hasta 4 veces más veloces que las redes 3G, con un pico que llega hasta 20 MB por segundo.

La multinacional de Carlos Slim, a través de Telcel, da servicios de 4G en la mayor parte del país desde 2013; Movistar lo ofrece de manera amplia sólo en la Ciudad de México.

Nextel inauguró a finales del año pasado su red de 4G/LTE en algunas zonas de las mayores ciudades del país, mientras que Iusacell ni siquiera ha desplegado esta tecnología, a pesar de que por años ha publicitado que cuenta con 4G con tecnología que se considera de tercera generación (3G).

“Creemos que estas adquisiciones (Iusacell y Nextel) tienen como finalidad que AT&T pueda hacerse de una gran cantidad de espectro como base para una expansión mayor, más allá del objetivo de conseguir una cuota de mercado en telefonía móvil”, opinaron analistas de la casa de Bolsa Intercam, en un análisis difundido ayer.

Con ambas adquisiciones, AT&T se asegura que contará con espectro tanto en la parte baja, donde se transmite de mejor manera la voz; como en la alta, donde lo hace mejor el internet móvil, explicó el experto Gerardo Soria.

“De ser aprobada la transacción de Nextel (que no debería enfrentar grandes problemas), el gobierno se verá forzado a incrementar el tope de espectro actual (80 MHz) o arriesgarse a celebrar procesos de subasta de espectro que sean declarados desiertos”, apuntó el director para América Latina y El Caribe de la agencia especializada 4G Americas, José Otero.

La extinta Comisión Federal de Competencia (CFC) impuso topes a la acumulación de espectro en el último proceso de licitación hace casi cinco años, con el fin de evitar que los mayores operadores del mercado enajenaran bloques de frecuencias en detrimento de los participantes menores o de nuevas empresas que quisieran entrar al mercado. Derivado de esto, Nextel fue el operador que más espectro adquirió en las licitaciones 20 y 21 del 2010, aunque no se consiguió el objetivo de atraer a nuevos participantes.

Ahora el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) pretende realizar nuevas subastas de espectro para 2015, pero la calidad de los bloques que se ofrecerán al mercado parece meno atractiva que los que adquirirá AT&T con estas operaciones, opinó Soria.

México es de los países con menos espectro asignado a telecomunicaciones móviles en América Latina, con cerca de 240 MHz, casi la mitad que Brasil, según datos de 4G Americas.

Una mala y otra buena para Slim. La adquisición de Nextel puede presionar más los planes de América Móvil para dejar la preponderancia a través de la venta de activos, aunque el movimiento aún no descarta que AT&T pueda adquirir usuarios de Telcel.

“El punto medular de la estrategia de América Móvil, que era deshacerse de usuarios, no queda descartada por este evento, aunque ciertamente agrega más incertidumbres al mercado y volatilidad para las acciones de AMX”, opinaron los analistas de Intercam.

El IFT declaró a América Móvil preponderante en telecomunicaciones a inicios de 2014, al determinar que contaba con más de 50% en este sector. La multinacional busca desde mediados del 2014 abandonar la regulación que se le impuso, a través de la venta de activos, aunque la propia empresa ha aceptado que esto puede retrasarse hasta el primer trimestre de este año.

“Parece que pierde atractivo la idea de que AT&T contemple a AMX como alternativa, pero todavía Telefónica y AT&T están interesados en fortalecer la capacidad de sus redes”, consideró Jesús Romo, aunque agregó que el plan de América Móvil debe ser muy “a la carta” para que los competidores escojan las partes que más les interesen, lo cual puede resultar complicado.

Pero queda la opción de que AT&T compre la “morralla” de Telcel, es decir, una parte sustancial de sus usuarios de prepago, lo que el regulador debe cuidar en extremo para evitar una “simulación” que al final demuestre que todos estos movimientos fueron predeterminados por ambas compañías para desplazar a los demás competidores, advirtió Gerardo Soria.

“Esperamos que cumpla lo que dice la ley, y que el IFT haga su trabajo, y que no permita simulaciones”, subrayó el también abogado y ex funcionario de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

América Móvil acapara casi 70% del mercado de telefonía móvil, y 80% del de telefonía fija con Telcel y Telmex.

Más espectro incluso que Telcel. El instituto enfrentará un reto regulatorio adicional debido a que Iusacell y Nextel suman más espectro que Telcel, con una porción muy inferior de los usuarios, por lo que la autoridad debe definir si impone condiciones de venta de espectro a las compañías, o eleva los límites de tenencia de espectro para permitir la operación.

“El IFT deberá supervisar la operación de la telefónica estadounidense y, en su caso, establecer los límites correspondientes a la concentración de espectro. Lo anterior no significa que la consolidación deba detenerse, sino que AT&T deberá devolver al Estado el excedente de espectro que le ordene el IFT, con la posibilidad de licitarlo en el futuro”, opinó el director general de la agencia especializada en el sector Mediatelecom, Jorge Negrete, en un análisis divulgado este lunes.

De concretar la operación, AT&T se coloca como el operador con mayor tenencia de espectro, equivalente a 39.66% del total en las principales frecuencias para comunicaciones móviles; por encima de Telcel (32.16%) y Telefónica (15.51%), detalló Negrete.

Gerardo Soria apuntó que el IFT debe evitar que se llegue a este supuesto, pues resultará ilógico que una empresa con una fracción del mercado acapare tanto espectro.

“Ahí es donde veo el reto regulatorio, porque si le hacen devolver en AWS, pierde un poco el atractivo esta operación. En 800 MHz sería una posibilidad, pero ahí todavía tiene usuarios de trunking (radio)”, opinó el analista.

Iusacell cuenta con más espectro en la banda de 1.9 GHz, en la cual tiene desplegada su red 3G con tecnología HSPA, además de bloques en la de 800 MHz, donde Nextel cuenta con una amplia tenencia y ofrece sus servicios de radio, que en los últimos trimestres ha intentado migrar a las bandas de 3G y 4G, y se ubica en las bandas de 1.7 y 2.1 GHz, conocidas como AWS, y donde Iusacell no tiene frecuencias.

“En estos momentos, a nivel global son pocas las empresas que entran en nuevos mercados y casi todas lo hacen por medio de adquisición de operadores ya establecidos”, añadió el director de 4G Américas, José Otero.

AT&T aún debe recibir la autorización del tribunal que lleva la solicitud de protección contra la quiebra de NII Holdings, la matriz de Nextel México, para luego presentar la solicitud ante el IFT, y así concretar la compra.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0