aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Daniel Ponzanelli, un playboy del arte

Carmen Nayeli Rueda| El Universal
Miércoles 25 de febrero de 2004
Su gusto por pintar es heredado, y de ser un hobbie se convirtió en su profesión; planea realizar "videoarte"

Frente a Daniel Ponzanelli hay una mujer desnuda. El pintor se olvida de todo lo demás. Su brazo izquierdo sostiene la paleta mientras da las últimas pinceladas. Después, admira la obra.

"Dicen que soy el playboy del arte y un mujeriego. Hay personas que ven mal que se pinten desnudos. El mismo Vaticano tiene pinturas y esculturas de desnudos", dice con tranquilidad. Sus trazos son seguros como sus genes. Daniel es hijo del reconocido escultor Gabriel Ponzanelli y biznieto de Adolfo Ponzanelli, un negociante italiano que llegó a México cargado de mármol.

"De hecho trajo todo el que se utilizó en Bellas Artes. Además, esculpió los leones que están en el Ángel de la Independencia", recuerda. Sus propios inicios fueron menos épicos. Las primeras pinturas las realizó en servilletas y manteles de papel.

Ahora, con tan solo 28 años, Daniel es un artista consagrado. Su obsesión es la figura humana. Sobre la piedra y el lienzo busca dibujar los rincones del cuerpo.

"Todo me motiva, una persona, un sentimiento, una flor, cualquier percepción de la vida", señala.

En su estudio de Coyoacán, donde pasa la mayor parte de su tiempo, el joven explica que prefiere que sus modelos sean amigas y no profesionales, "que cobran por hora y no transmiten una expresión natural".



SANGRE DE ARTISTA

Por las venas de Daniel corre sangre italiana, pero también la genética de una familia de artistas... que a veces funciona como una sociedad. Entre ellos promocionan y critican las obras de los demás. Por ejemplo, Daniel llegó a ser el manager de su padre, vendía sus obras a punta de catálogos que le enviaba a políticos y empresarios.

Sin embargo, sus habilidades como artista sobrepasaron a las de vendedor. De niño Daniel prefería quedarse en su habitación pintando en vez de salir con sus amigos.

El pintor cuenta ahora con doce años de trayectoria que incluyen exposiciones en destacadas galerías de México y Estados Unidos. En cuanto a la escultura, tres de sus obras, entre ellas La Bañista, están ubicadas en Miguel Ángel de Quevedo y Universidad.

Ponzanelli es además autor de un mural de doce metros que realizó para el Seguro Social de Puebla.

El 2004 lo ha comenzado con trabajo. En enero puso su primera exposición en el Asia de Cuba y, para marzo, presentará una muestra autobiográfica en Veracruz. La escalada de Daniel no termina ahí. Para finales del año es posible que soprenda a todos con piezas inéditas.

"Estoy contra los pintores que viven en un cuartito y que no tienen ni para comprar su material. No estoy peleado con el dinero. Si te gusta y puedes vivir de eso, adelante." (www.lideresmexicanos.com )



Ver más @Univ_Estilos
comentarios
0