aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Menonitas de Quintana Roo, un viaje al siglo XIX

SILVIA HERNÁNDEZ / CORRESPONSAL| El Universal
11:32SALAMANCA | Lunes 28 de abril de 2014
Las mujeres en la comunidad de Salamanca buscan no llamar la atencin con su atuendo y la mayora us

DISCRECIÓN. Las mujeres en la comunidad de Salamanca buscan no llamar la atención con su atuendo y la mayoría usa sombrero para protegerse del sol . (Foto: SILVIA HERNÁNDEZ / EL UNIVERSAL )

Están dispuestos a ser encarcelados antes que cambiar de hábitos; no usan energía eléctrica ni ven televisión y mucho menos aparatos modernos en sus viviendas

[email protected]
PRIMERA PARTE

Los menonitas son reconocidos por ser excelentes agricultores, lo que los hace "autosucifientes" en sus consumos, ya que no dependen de la tecnología.

Sin embargo, para las autoridades ambientales de Quintana Roo representan un sector de población riesgoso, porque en su afán de estar más preocupados por ampliar la superficie dedicada a la agricultura y ganadería no les importa causar afectaciones en la cobertura forestal, situación que, incluso, llevó a prisión a un grupo de ocho habitantes de la comunidad.

El campamento Salamanca -hoy Subdelegación del municipio de Bacalar- se fundó hace 12 años con menonitas procedentes de Blue Creek, Belice; aunque el gobierno de ese país les permitió establecerse y practicar libremente sus creencias religiosas en los distritos de Corozal, Orange Walk y Cayo, en las partes más remotas al norte y al oeste de esa nación.

Referencias históricas indican que desde la década de 1950, grupos de menonitas se asentaron en la región del río Hondo en Belice.

Actualmente habitan en esta comunidad alrededor de mil personas y la ciudad más cercana a Salamanca es el pueblo mágico de Bacalar, que se ubica a 8 kilómetros de distancia en un rústico y polvoso camino de terracería.

En febrero de 2013 un grupo de ocho menonitas fue encarcelado en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal, acusado de delitos contra la biodiversidad -devastación y deforestación de la selva y por provocar incendios forestales- en el área natural protegida de flora y fauna Bala'an Ka'ax, municipio de José María Morelos; hechos similares ocurrieron en otras épocas de incendios sin localizar a algún responsable.

Javier Castro Jiménez, subdelegado de Gestión para la Protección Ambiental y Recursos Naturales de la Semarnat en Quintana Roo, afirmó que los responsables fueron detenidos infraganti por provocar incendios forestales, por lo que enfrentaron el delito de devastación y deforestación, que se agravó más porque ocurrió en área protegida.

La denuncia la presentaron de manera conjunta la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por lo que les dictaron auto de formal prisión, pero hace dos semanas recuperaron su libertad y han vuelto a Salamanca.

Rafael León Negrete, delegado de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en la entidad, dijo que se trata de una situación "delicada", porque los menonitas acostumbran realizar quemas no controladas para luego solicitar el cambio de uso de suelo y dedicar estas superficies al cultivo y la ganadería.  

RAÍCES. El pueblo fue fundado hace 12 años, por personas que llegaron de Belice y compraron más de cinco mil hectáreas para establecerse en nuestro país

.........................

Agricultores

Los menonitas se destacan en la agricultura, principalmente de maíz, frijol, sorgo, soya y hortalizas. Los granos los comercializan en los estados de Yucatán, Veracruz, México y Nayarit, mientras que las hortalizas, de manera local, en Bacalar y Chetumal, explicó Benjamín Redijob Bagman, quien lleva 9 años viviendo en este ejido.

"El carbón lo dejamos de producir hace años porque la Semarnat ya no nos dio permiso y no queremos tener problemas con la autoridad, menos ahora que unos compañeros fueron detenidos por ignorar las leyes mexicanas", comentó.

Estos hombres de overol utilizan métodos tradicionales de cultivo, con el apoyo de maquinaria no tan sofisticada, como tractores, además siguen viajando en caballos y carretas.

No usan la electricidad, por lo que no ven la televisión y mucho menos tienen modernos aparatos en sus viviendas como la mayoría de las familias mexicanas.

En agosto de 2007, esta comunidad, igual que el resto del sur de Quintana Roo, fue impactada por el poderoso huracán Dean, categoría cinco en la escala Saffir Simpson, pero el restablecimiento y la recuperación de la población fue rápida gracias al trabajo arduo y al apoyo que recibieron de manera inmediata de menonitas de Campeche y Chihuahua con quienes mantienen relaciones comerciales.

CENTRALISMO. Fieles a su tradición, las familias instalan establecimientos sólo para el consumo de la comunidad

.........................

La vida en Salamanca

Johan Elías Wall tiene 9 años viviendo en la comunidad de Salamanca y afirma que los lugareños viven felices, pueden dedicarse a lo que tanto les gusta: la agricultura y la ganadería, además de profesar su religión y vivir de acuerdo con sus costumbres.

Es padre de 13 hijos, nueve varones y cuatro mujeres, y está convencido de que con una familia numerosa siempre tendrá "mano de obra" disponible. "La mayoría de las familias menonitas son numerosas, véanme a mí, tengo 13 hijos", dijo Johan mientras sonreía.

De acuerdo con sus tradiciones, a los menonitas no se les exige hacer el servicio militar ni votar en las elecciones constitucionales.

En Salamanca -fundada hace 12 años cuando el ejido Bacalar les vendió cinco mil hectáreas de tierra- mantienen formas tradicionales de vestir. Las mujeres portan vestidos largos y los hombres overoles y camisas a cuadros, como en el norte del país, y la mayoría también usa gorra o sombrero.

Con la creación de Bacalar como el décimo municipio de Quintana Roo, el Campamento Salamanca adquirió el rango de Subdelegación y la máxima autoridad dejó de llamarse gobernador; ahora se le conoce como subdelegado.

Visitar esta región es trasladarse prácticamente al siglo XIX, a la proyección de una película en blanco y negro, donde no hay bullicio, ni carros circulando, ni celulares sonando, ni la presión de correr por el trabajo o de ir por los hijos a la escuela, aquí todo se hace con mucha tranquilidad.

Los hombres de overol se dedicados al trabajo del campo en la semana y descansan los fines de semana; el domingo lo dedican a ir a la iglesia.

Las salidas del pueblo son a bordo de carretas hasta Bacalar, desde donde toman algún transporte para viajar a Chetumal, la capital de Quintana Roo, en busca de atención médica, así como para comprar o vender mercancías.

En el pueblo, las familias consiguen toda clase de víveres, abarrotes, gas y agua purificada en las dos tiendas establecidas en ese lugar, además hay otro negocio de venta de granos y fertilizantes.

El gobierno les permite tener sus propias autoridades y dirimir entre ellos sus problemas, salvo cuando no llegan a acuerdos pueden recurrir a las autoridades del municipio de Bacalar, aunque no es usual que esto ocurra porque sus diferencias las resuelven con la intervención del subdelegado de la comunidad, Juan Enrique Smith. 

UNIDAD. Cuando un miembro del grupo requiere realizar alguna labor, el resto se muestra dispuesto a apoyar las tareas de una familia

 .........................

Los rebeldes 

Alrededor de cinco familias de esta comunidad se separaron y compraron tres mil hectáreas de tierra en el kilómetro 10, rumbo a la carretera a Reforma.

Para los habitantes de Salamanca esas familias son consideradas "rebeldes" por no seguir un estilo de vida conservador, y por cambiar las carretas por automóviles, y los domingos de iglesia por la convivencia social.

Johan, de 29 años de edad y empleado en una bodega de granos, comenta que ninguno de los integrantes de estas familias han vuelto a Salamanca, ni lo harán, porque son mal vistos por la comunidad.

"Se portan mal, por eso se fueron a vivir aparte", diceJohan totalmente convencido de sus palabras.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0