aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Holbox, la isla codiciada

Adriana Varillas Corresponsal | El Universal
04:50Miércoles 30 de julio de 2014
Holbox, que en maya significa

LUGAR. Holbox, que en maya significa "Hoyo Negro", es una isla de pescadores, descendientes de mayas y piratas, cuya fama va en aumento por su belleza natural. (Foto: ADRIANA VARILLAS / EL UNIVERSAL )

Ejidatarios acusan a empresarios de engañarlos para ceder sus tierras, piden cese de funcionarios

[email protected]
CANCÚN

Además de ser una isla dentro de un área natural protegida, “podría ser también escenario de una obra de teatro en la que el dinero marca el guión. Una historia en la que muchos perdieron todo y pocos ganaron mucho. Una novela en la que peligra el patrimonio natural, propiedad de los mexicanos”.

Con esa analogía, Carlos Martínez, fundador de “Yo defiendo Holbox”, cuenta a EL UNIVERSAL lo que ha sucedido con esta isla, desde hace más de ocho años, cuando comenzó a escribirse el capítulo de una historia que recientemente captó de nuevo la atención mediática debido a los componentes sociales, políticos y ambientales que se conjugan y la ponen en riesgo.

La trama versa sobre un grupo de empresarios de Yucatán, encabezados por Fernando Ponce García y Ermilo Castilla Roche, quienes ofrecieron a ejidatarios de Holbox ser socios de un gran negocio: Un proyecto turístico en el que los comuneros tendrían participación y supuestas ganancias.

Con el aval de funcionarios públicos del momento, los empresarios se encargaron de “enamorar a la población” para ganar su confianza. Incluso, aprovecharon los estragos del huracán Wilma en octubre de 2005: les regalaron refrigeradores, lavadoras y otros artículos.

“Así empezó. Dibujaban al tiburón ballena y la gente se sentía agradecida. Cuando pegó el huracán, hasta refrigeradores les trajeron, porque la isla quedó muy dañada; perdieron todo”, recuerda la ex alcaldesa de Lázaro Cárdenas, Trinidad García, actual diputada local.

Con el dinero y el apoyo de sus “socios” empresarios, los ejidatarios financiarían la educación de sus hijos y dejarían de preocuparse el resto de sus días. Habría empleos, bienestar y turistas generando riqueza, gracias al gran proyecto. Todos eran socios y amigos.

“Había una muy buena relación entre el grupo de empresarios de Yucatán que encabezaba don Fernando Ponce y los ejidatarios.

“Soy testigo, porque asistí a reuniones, convivios y siempre se respiró buen ambiente, porque había un gran optimismo de que este proyecto iba a generar un gran beneficio”, confirma el ex gobernador de Quintana Roo, Félix González.

El actual senador recalcó que, en su momento, la mayoría de los habitantes de la isla, así como un buen número de funcionarios de diferentes partidos, incluido él, vieron “con optimismo” el proyecto.

EL UNIVERSAL buscó a los empresarios para conocer su versión, sin embargo, no hubo respuesta.

PROMESA. Se detalló que les metieron entre la documentación de la venta los papeles de la cesión de derechos, incluso en muchos de los casos se les convenció para guardar silencio

 

Mayas y piratas en su historia

Holbox, que en maya significa “Hoyo Negro”, es una hermosa isla de pescadores, descendientes de mayas y piratas, cuya fama va en aumento por su belleza natural, el esplendor de sus amaneceres y la tranquilidad de sus tardes, lo mismo que por el avistamiento de tortugas marinas, flamencos, delfines, manatíes y tiburones ballena.

Su alto valor ambiental y su elevado potencial turístico han hecho de esa porción de 43 kilómetros de perímetro y 33 kilómetros de playas vírgenes, al norte de Quintana Roo, un concentrado de ambiciones que, en los últimos ocho años, han intentado materializarse en un exclusivo complejo hotelero y residencial.

Geográficamente se conoce como “La Ensenada” a una superficie con forma de hamaca que va de Cabo Catoche a Punta Mosquito, en el municipio de Lázaro Cárdenas.

También es el nombre del proyecto impulsado por Ponce, concesionario del Grupo Bepensa-Coca Cola en Yucatán, y su yerno Ermilo Castilla, en sociedad con Germán Ahumada, presidente del Grupo ARA.

A través de la empresa “Península Maya Developments”, querían construir y operar tres hoteles boutique, respetando un mínimo de 125 metros desde el mar; 872 unidades residenciales.

El plan contemplaba una villa-pueblo, con espacio comercial, canales internos y caminos.

La inversión programada superaba los 3 mil millones de dólares e incluía un helipuerto, clubes de playa y pesca, así como un puerto que se conectaría con la localidad de Chiquilá a través de la apertura de un canal de navegación.

Abrir el canal implicaría dragar la Laguna Yalahau, entre Chiquilá y Holbox, y hábitat natural del manatí, especie en peligro de extinción.

Sociedad a cambio de tierras

Entre 2005 y 2006, el Registro Nacional Agrario (RAN), a cargo de Alicia Ricalde Magaña —actual diputada federal— y el entonces presidente Vicente Fox, ambos del PAN, expidió centenas de títulos de propiedad a nombre de diversos ejidatarios.

Las inscripciones de los títulos se pueden encontrar en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio (RPPyC), consultado por EL UNIVERSAL.

Para detonar el Proyecto se creó, en 2005, el Fideicomiso para la Promoción y Desarrollo de la isla y se dijo a los ejidatarios que para ser socios, tendrían que aportar tierras.

Cada ejidatario quedó como fideicomitente, y el Banco J.P. Morgan como fiduciario. Como representante legal del la institución financiera figuraba Jaime Zetina González, primo del entonces gobernador, Félix González Canto.

Durante 2006, decenas de ejidatarios aportaron sus tierras a ese fideicomiso; éste se extinguió en 2007 y J.P. Morgan vendió los terrenos a la compañía de Ponce García y Castilla Roche, “Península Maya Developments”.

La operación fue similar en casi todos los casos. Un notario de Lázaro Cárdenas, llamado José Francisco Peniche, dio fe del aporte de parcelas o solares al fideicomiso.

En 2007 un notario de Cancún, Luis Cámara Patrón, dio fe de la venta de las tierras en Holbox del Banco J.P. Morgan a “Península Maya Developments”, empresa creada en ese mismo año por Ponce y Ermilo Castilla.

En el Registro Público se anotaron dos avisos preventivos que establecen la extinción parcial y total del Fideicomiso.

La empresa pagó a cada ejidatario 2 millones 856 mil 862 pesos y ahora es la dueña de los terrenos costeros de Holbox.

A finales de 2008, Zetina González dejó de aparecer como representante legal del banco y ahora es dueño ejidal de terrenos.

FILTRACIÓN. Los empresarios ayudaron a reconstruir el poblado, debido a que con el paso del huracán "Wilma", en octubre de 2005, la zona había quedado devastada

 

Rompen relación

De a poco, los ejidatarios descubrieron la jugada de los empresarios. Entonces el romance con Ponce y Castilla Roche, terminó.

“Había buenas relaciones, que se rompieron cuando nos dimos cuenta del engaño”, remarca Carlos, hijo de Javier Martínez Mena, uno de los 77 ejidatarios que vendieron sus parcelas.

La venta que Javier cerró con los Ponce fue consciente, reconoce su hijo, pero no incluía los derechos ejidales sobre los terrenos de uso común, en el resto de la isla.

Con engaños, dice, su papá fue inducido a entregar a los empresarios ese certificado, en garantía por la venta de la parcela.

En otros casos hubo quienes firmaron la cesión de derechos sin saberlo, porque se les impidió ser asesorados por un abogado.

Sin compañía, se les pedía entrar a una oficina; les ofrecieron cinco millones de pesos por terrenos de cuatro kilómetros de playa y les hicieron firmar hojas y hojas; a algunos les metieron entre la documentación de la venta los papeles de la cesión de derechos.

A José Guadalupe Zapata Moguel se lo llevaron a Mérida con todos los gastos pagados para cerrar la compra-venta y, de paso, para la titulación de las mismas, narra.

Para revertir legalmente lo que consideran un despojo, el presidente del Comisariado Ejidal, Nivardo Mena, con otros ejidatarios, se entrevistó el 11 de junio con senadores de la Comisión de la Reforma Agraria.

En respuesta, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó por unanimidad un punto de acuerdo en el que se exhorta al Poder Ejecutivo federal a garantizar la conservación del área natural protegida Yum-Balam, así como a regularizar la situación jurídica del ejido; además, piden la intervención de la Semarnat en la publicación del programa de manejo ambiental del área natural protegida. 



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0