aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Chamulas expulsados viven en casas 'californianas'

FREDY MARTÍN PÉREZ| El Universal
10:26NUEVA PALESTINA | Viernes 21 de marzo de 2014

Video. Debido a los altos flujos migratorios de indígenas a Estados Unidos, el poblado de Nueva Palestina a dos décadas de su fundación, muestra un paisaje con casas estilo californiano construidas gracias a las remesas de los paisanos

Junto a la precariedad de las construcciones de tabique gris convive la suntuosidad de una entrada f

CONTRASTES. Junto a la precariedad de las construcciones de tabique gris convive la suntuosidad de una entrada flanqueada por pilares . (Foto: FREDY MARTÍN PÉREZ / EL UNIVERSAL )

Nueva Palestina está cubierta de chalets, diseño importado por los que vuelven de EU

[email protected]

En 1991, cuando los caciques armados con fusiles y machetes recorrían los parajes de San Juan Chamula para expulsar a los evangélicos, Salvador llegó a una montaña a fundar un pueblo con una vista a La Angostura, el ingenio Pujiltic, Amatenango del Valle y Teopisca.

Levantó su casa entre los pinos y robles, pero, un año más tarde, habría de recibir la primera oleada de sus paisanos que huían de la furia de los católicos.

A los pocos días, los tzotziles de este poblado, imbuidos por la palabra de Dios, decidieron llamar al pueblo Nueva Palestina, para reivindicar a ese lugar bíblico de los tiempos de Jesús.

Los indígenas oraron, leyeron pasajes de la biblia y lloraron por el destierro forzado que sufrieron de manos de los caciques, que estaban armados con fusiles AK-47, R-15 y machetes.

Las oleadas de evangélicos que provenían de San Juan Chamula no pararon y a los pocos meses Nueva Palestina ya tenía vecinos que habían fundado Damasco, Nueva Jerusalén, Belén y Betania.

Dos décadas después de la fundación de Nueva Palestina, los hijos de los primeros habitantes trabajan en los campos agrícolas de California, en la industria de la construcción en Miami, como jardineros o carpinteros en San Diego y Houston y otros se han aventurado a llegar hasta Iowa.

Nueva Palestina en la actualidad es un pueblo de un total de 64 familias, con casi 500 habitantes. La carretera Panamericana parte a la comunidad en dos. En el poniente están las casas y en el oriente una reserva boscosa que hace unos años estuvo a punto de ser invadida, cuentan los lugareños.

El pueblo de chozas entre los pedregales y robledales ya no existe. Ahora los automovilistas que pasan por el lugar se sorprenden al ver las viviendas tipo californiano que se levantan en lugar de las construcciones de madera y lámina.

Juan, que radica en California, Estados Unidos, mandó durante varios años remesas a su esposa para levantar una casa tipo chalet, con un pórtico de cuatro pilares que recibe a los visitantes.

Agustín López Díaz, un viejo albañil que no domina a la perfección el español, asegura que un colega suyo cobró para la mano de obra 200 mil pesos, pero finalmente "no salió su cuenta y tuvo que poner dinero de su bolsa". El primer constructor había presupuestado el trabajo en 100 mil pesos más, pero a él no le dieron la obra.

"Yo hice mis cálculos y sólo de mano de obra iba a cobrar 300 mil pesos, pero el otro albañil cobró 200 mil y no pudo seguir con la obra. Quebró", dice López Díaz.

Explica que para la construcción de este tipo de residencias el dueño les muestra fotografías "para ver cómo quiere la obra", aunque en algunos casos la empiezan a edificar sólo con la idea.

El obrero detalla: "Yo cuando hago una obra no pido que me den todo el dinero ni que el dueño compre mucho material. Yo siempre pido que me den una tonelada de cemento y en la semana no pido mucho dinero; sólo para el pago de los ayudantes y mi ganancia".

El pueblo, que pertenece al municipio de Teopisca, tiene la mayoría de sus calles construidas de concreto hidráulico, un salón de actos de paredes de block, ventanas y puertas con acabados de herrería.

La escuela primaria cuenta con salones recién construidos y una enorme cancha techada. A un lado persisten las antiguos salones de madera, que datan de hace más de dos décadas.

Construido a las faldas de un cerro, el pueblo parece ordenado, con pendientes y calles bien trazadas en el centro del lugar.

Los habitantes cuentan que muchos de los hombres de aquí emigraron a Estados Unidos a los pocos años de la fundación de Nueva Palestina e inmediatamente muchos empezaron a enviar remesas a sus familiares, y lo primero que hicieron fue tirar las casas de madera y hacer construcciones tipo californiano, lo que no se ve en otros lugares de Chiapas.

El estilo californiano

Entre Nueva Palestina y Betania, en un tramo de cinco kilómetros, los tzotziles han colocado anuncios: "Te construyo tu cabaña". "Hago cabañas: informes al teléfono...". En Lluvia de Gracias, colindante con Damasco, un hombre vende cabañas para que los padres de familia las instalen en los patios de su casa.

A 200 metros del iglesia presbiteriana Jesús, El Buen Pastor, en Nueva Palestina, que lidera Salvador, dos albañiles realizan los acabados de una vivienda y uno de ellos, que parecer ser el maestro de obra, cuenta que fueron algunos obreros de la construcción que regresaron de Estados Unidos los primeros en levantar casas de estilo californiano, por lo que la mayoría del pueblo se entusiasmo y empezó a copiarlas.

"Los que han trabajado en Estados Unidos ya tienen una idea de cómo hacer este tipo de casas, los que no, pues ahí van aprendiendo. ¡0h, sí!", dice el indígena tzotzil con evidente influencia anglosajona al hablar.

El investigador Jorge López Arévalo sostiene que gran parte de la población de Chiapas "se desangra" y está obligada a tomar el camino duro y difícil de la emigración, principalmente a Estados Unidos.

"La migración internacional de mayas y otras etnias chiapanecas ha tenido que configurar a pasos acelerados un intrincado sistema de redes de intercambio y circulación de gente, dinero, bienes materiales y simbólicos", explica el académico y doctor en economía.

López Arévalo asegura que entre 2006 y 2012 Chiapas "ha ocupado el segundo lugar en flujos acumulados de desplazamiento de migrantes hacia Estados Unidos, debido a que tiene una economía totalmente colapsada".

Chiapas es superado por Guanajuato y se encuentra por encima de Michoacán y Jalisco, que son las entidades consideradas de "migración histórica".

"En 2012 los chiapanecos ocuparon el primer lugar en expulsión de gente a Estados Unidos, pese a la disminución relativa de los flujos migratorios asociados a la desaceleración de la economía de Estados Unidos y a pesar de que el ex gobernador Juan Sabines Guerrero difundía por todo lados que la pobreza no era destino para Chiapas", detaca el académico.

Los indígenas chiapanecos se han incorporado plenamente a los flujos migratorios y en 2006 incluso llegaron a superar los desplazamientos migratorios de chiapanecos no indígenas.

Detalla que había la creencia de que los pobres "no emigraban, pero en el caso de Chiapas se tiene que la población chiapaneca ha logrado superar los tradicionales obstáculos para la migración hacia Estados Unidos, como la falta de redes sociales, altos costos de traslado y pobreza extrema, entre otros".

Esto permitió que la entidad se encuentre entre la denominada zona emergente de la emigración internacional, "con aportaciones significativas al flujo migratorio de mexicanos rumbo a Estados Unidos de América. Los chiapanecos han creado sus redes a pasos acelerados y, aunque no están bien consolidadas, sí han servido para la diáspora, que incluye a los pueblos indios", sostiene el investigador, que recién ha publicado el libro Buscando el norte.

RAREZA. La mayoría de las calles del pueblo son de concreto hidráulico; la escuela primaria cuenta con salones recién construidos



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0