aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El artista que viaja por todo el mundo para desnudar a miles

Vanessa Pérez| El Universal
Jueves 06 de mayo de 2010

[email protected]

Cuatro mil hombres y mujeres posaron desnudos para una sesión de fotos del estadounidense Spencer Tunick, el sábado 3 de mayo, como homenaje al décimo aniversario de la galería de arte Lowry, en Salford, noroeste de Inglaterra.

Los voluntarios se reunieron en el Parque Peel, en Salford, para reflejar el trabajo del artista inglés L.S. Lowry, fallecido en 1976. Las personas desnudas, distribuidas en doble fila, recibieron instrucciones de Tunick a través de un altavoz, (su costumbre), para la sesión titulada Everyday People.

Los modelos fueron fotografiados por el célebre artista, quien les pidió que saltaran para mantener sus cuerpos calientes, en ocho lugares diferentes en Manchester y Salford. Dichas fotografías formarán parte de una exposición en la galería de Lowry, que lleva el nombre del artista de Salford.

“Creo que he hecho suficientes obras en Inglaterra, donde hay una especie de aceptación por mi trabajo como una forma de arte y la gente realmente quiere posar”, ha dicho el fotógrafo.

“La gente aquí en Salford tenía la intención de hacer arte. Siento que no se me escapó nada. Hice algunos trabajos muy buenos aquí... me gusta mucho la dispersión de los cuerpos (en el parque)”, dijo.

Tunick explicó su fascinación por el cuerpo desnudo afirmando que éste crea un nuevo significado para la existencia, una relación entre el mundo concreto (paisajes, escenarios) y el real (personas).

Spencer Tunick nació en Middletown, Orange, Nueva York, el 1 de enero de 1967. Estudió en el Emerson College de Boston y en el Centro Internacional de Fotografía de su ciudad natal en 1990.

Su obra ha trascendido el mundo entero y es un icono del arte posmoderno. Junta a miles en formaciones artísticas a menudo situadas en localizaciones urbanas, conocidas como “instalaciones”.

El trabajo de Tunick da como resultado imágenes que crean una serie de tensiones entre los conceptos de lo público y lo privado, lo tolerado y lo prohibido y lo individual y lo colectivo.

El fotógrafo ha documentando el cuerpo humano al natural, sin ropa, ni cubiertas desde 1992, a través de videos y fotos. Ha organizado, desde 1994, más de 65 sesiones en EU y el extranjero.

Nueva York fue el primer escenario elegido por Tunick para su obra, en la cual se puede apreciar una nueva dimensión del hombre desnudo, empleando los cuerpos de las personas en contraste con el paisaje.

Sus fotos rápidamente se hicieron populares y decidió ampliar su trabajo por otros estados de EU, en su proyecto denominado Naked states (Estados desnudos). Más tarde hizo una gira internacional que denominó Nude adrift (Desnudo a la deriva) tomando fotografías por ciudades como: Brujas, Londres, Lyon, Barcelona, Melbourne, Montreal, Caracas, Santiago, México, Sao Paulo, Buenos Aires, Ginebra, Newcastle y Viena, entre otras.

Spencer Tunick se declara amante de los viajes y sus proyectos lo han llevado prácticamente por todos los continentes.

También sus polémicas fotos lo han llevado a la cárcel; en 1994 fue arrestado junto con su modelo por exhibicionista, ya que ella posaba desnuda en el Centro Rockefeller de Manhattan, en NY.

En cada “instalación” el fotógrafo logra ubicar los cuerpos de manera tal, que exista una especie de metamorfosis y se creen nuevas formas y percepciones de los lugares retratados.

En muchos de los sitios donde Tunick ha realizado su proyecto han surgido debates sobre si estas “instalaciones” son arte o no. Diversos grupos califican estos actos como meras manifestaciones sociales, en apoyo a la libertad de expresión.

Si hablamos de Tunick en números es importante subrayar que en junio de 2003 llegó a fotografiar a 7 mil personas desnudas en Barcelona. En mayo de 2007, en el DF, rompió su propio récord logrando juntar en el Zócalo a cerca de 19 mil asistentes que se desnudaron sin prejuicios. Y este año desnudó a más de 5 mil personas en Australia.

El artista reúne a todos sus modelos por medio de su página web o panfletos y a cambio de posar desnudos, ellos reciben una foto firmada por su colaboración, y, por supuesto, el placer de pertenecer a una de las imágenes de tan afamado artista.

La obra de Tunick es impactante por su estética y emocionalmente, lejos de ser considerada pornográfica o erótica, se sabe que su intención es contrastar el vulnerable cuerpo desnudo del ser humano con el anonimato de los espacios públicos.

Al artista le fascina tomar fotos, pero para nada ser fotografiado. En varias entrevistas ha declarado que es una persona muy introvertida y que prefiere estar detrás de las cámaras que frente a ellas.

Además de la fotografía, otra de sus grandes pasiones es viajar, así que en cada proyecto realiza las dos cosas que más le gustan en la vida.

El espíritu aventurero y soñador de Spencer Tunick no tiene ningún límite y añora decorar algún día con su peculiar estilo las ruinas de los antiguos griegos y romanos.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0