aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Víctima de un cáncer, a los 53, muere Manuel Saval

Alex Madrigal| El Universal
Jueves 25 de junio de 2009
El fallecido actor siempre se distinguió por su impecable imagen dentro y fuera de los foros

[email protected]

El último adiós para Manuel Saval fue rodeado de amigos, familiares y seguidores en la funeraria donde lo velaron. Las cenizas, que conservará su esposa Martha Eugenia Gallegos, serán las de un hombre dedicado a su familia y a la actuación.

Lo único que le faltaba al actor es que le reconocieran su carrera de 35 años en la actuación para despedirse de la vida a consecuencia de un cáncer de laringe que lo acosaba desde hace tres años por el tabaquismo.

El galán que protagonizó la telenovela Simplemente María falleció el martes por la noche a los 53 años, un día después de celebrarle su cumpleaños con un homenaje en el Polyforum Cultural Siqueiros, adonde asistieron sus amigos Adal Ramones, Jordi Rosado, Jorge Coque Muñiz, Gabriela Goldsmith, María Sorté, Cecilia Gabriela, Polo Ortín, Aída Pierce y los productores Gerardo Quiroz y Nicandro Díaz.

Juan Manuel Ruiz Saval, quien nació un 22 de junio de 1956, en el estado de Sonora, no pudo asistir a su festejo por su delicado estado de salud.

De hecho, el actor tenía problemas al momento de hablar, pues solamente emitía algunos sonidos, mientras que su voz se iba apagando poco a poco.

Su único heredero, Francisco Saval, definió a su padre como un “Hércules moderno” por su manera de enfrentar la lucha contra ese mal silencioso.

Artista desde la cuna

El hijo de la actriz y cantante Manolita Saval inició su carrera en el cine en 1975 con la película El esperado amor desesperado, donde compartió créditos con figuras de la talla de Ofelia Guilmain y Delia Casanova, y su último trabajo fue el proyecto juvenil Sueños y caramelos, en 2005.

El actor falleció alrededor de las 20:30 horas del martes en su casa de la ciudad de México, al lado de su esposa e hijo.

El pasado mes de mayo, Saval fue sometido a una operación, luego de presentar problemas con la arteria carótida, a causa de las quimioterapias que recibía para atacar el cáncer que fue diagnosticado hace tres años: primero en la laringe y después en la amígdala izquierda a consecuencia del tabaquismo.

En 1980 debutó en la televisión en el melodrama Corazones sin rumbo, con Blanca Guerra, Carlos Piñar y Beatriz Aguirre; un año después participó en Espejismo y así continuaron Lo que el cielo no perdona (1982), Pobre señorita Limantour (1983), con Thalía como protagonista.

Poco a poco fue escalando importantes personajes, como en 1984, en la telenovela Los años felices, del productor Valentín Pimstein y un año después le llegó la oportunidad de protagonizar Los años pasan, con la actriz Laura Flores.

En 1989 tuvo un buen año, al protagonizar su papel de mayor popularidad, junto a Victoria Ruffo, en la telenovela Simplemente María, dirigida por el cineasta Arturo Ripstein y Beatriz Sheridan.

Fue la realizadora Sheridan quien lo invitó a trabajar con Thalía, nuevamente, en María la del barrio (1995); en 1999, vuelve a hacerlo en Rosalinda, como el papá del protagonista, Fernando Carrillo.

Volvió a la pantalla chica como párroco al dar vida a un sacerdote en el melodrama juvenil Carita de ángel (2000), la última telenovela de su amiga, la primera actriz Libertad Lamarque. A partir de esa fecha le ofrecieron personajes para un público infantil, hasta que en 2005 cerró su carrera como actor en Sueños y caramelos, del productor Carlos Moreno. El teatro nunca estuvo ajeno en la carrera de Saval, pues en 1977, junto con Angélica María, participó en la exitosa puesta en escena Papacito piernas largas.

El actor mexicano se caracterizó por ser un hombre elegante y amable dentro y fuera de los foros. Además, se convirtió en uno de los galanes de la pantalla chica más cotizados por el público femenino.

Por su delicada estado, tuvo que seguir esta distinción vía internet desde su casa.

En el año 2006, el actor anunció que se tomaría un descanso luego de cinco años ininterrumpidos en los foros; sin embargo, fue el 1 de agosto del siguiente año cuando Saval confirmó su retiró de los escenarios debido al cáncer de laringe, el cual le fue provocado por el tabaquismo.

Manuel Saval declaró a la prensa que no le faltó nada en la vida y, por el contrario, recibió más de la cuenta: “El día que tenga que morir, le quedaría debiendo mucho a la vida”.

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0