aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Toño: víctima de la “justicia mexicana”

César Huerta| El Universal
Martes 15 de febrero de 2011
Too: vctima de la justicia mexicana

IDEAL. Toño Zúñiga piensa que Alejandro Martí es un ejemplo de vida y trabajo. (Foto: CORTESÍA CINÉPOLIS )

Su historia se documentó en Presunto culpable, película que se estrena el viernes en salas comerciales pero también se exhibirá en reclusorios y juzgados

[email protected]

En esta película hay una víctima, hay villanos y hay héroes, pero no se trata de una cinta de ficción, sino de una realidad en los juzgados mexicanos.

La víctima se llama Toño y estuvo más de dos años en la cárcel acusado de asesinato, cuando en ése mismo instante, él se encontraba a varios cientos de metros del lugar de la muerte.

No importó que la prueba de Harrison, la cual revela si alguien disparó un arma de fuego, resultara negativa. Tampoco importó que sólo hubiera un presunto testigo que no decía más.

Los villanos son un abogado defensor con cédula falsa; judiciales altaneros y jueces que hacen contubernios para afectar a alguien e irse a descansar.

Y los héroes se llaman Layda Negrete y Roberto Hernández, dos jóvenes abogados que aprovecharon la figura de juicios públicos contemplados en la Constitución, para grabar el segundo juicio que se hizo a la víctima.

Con ese material, que ponía en evidencia a los impartidores de justicia, Toño salió libre.

Ahora ese mismo llega a cines bajo el nombre Presunto Culpable, documental ganador de premios en Europa y América por su contenido de denuncia.

Contó con la colaboración de Martha Sosa y Yissel Ibarra (Amores perros) y también con la codirección de Geoffrey Smith (The English Surgeon).

En Michoacán será usado para mostrarlo a jueces y en el DF, la idea es que se proyecte en los distintos reclusorios que existen.

Los defensores

¿Qué hubo en el caso de Toño que los incitara a filmar?

Layda: La claridad de su inocencia, que estuviera plasmada en papel, como la prueba de Harrison. Detalles que ahí estaban y era increíble que los dejaran ir. A él lo conocímos seis meses después de ver su expediente.

¿Fue ventaja ser abogados para filmar las reacciones del juzgado, ustedes sabían en qué momento podía pasar eso en el juicio?

Roberto: ¡La filmación fue caótica!. En los juzgados se pone el juez de espalda y hay una impresora que apenas te permite escuchar, por eso los fotógrafos (que cargaban la cámara) estaban desorientados, veían a la gente mover sus labios pero no sabían cuando había algo crucial. Fue hasta que tuvimos el material, cuando pudimos darnos cuenta realmente de todo lo que teníamos grabado.

¿Fue tensa la grabación?

Layda: En cualquier momento podían sacarnos con las cámaras y si pasaba algo, entonces Toño podía quedarse de nuevo adentro. Pero lo peor fue el proceso de ver lo que se tenía: nos llevó a siete personas, por un mes, doce horas al día, rearmar el rompecabezas que era todo lo grabado.

¿Saben que después del estreno, igual no los dejan litigar en México por ciertas venganzas?

Roberto: Rafael Heredia (el abogado de Toño) nos ha comentado que ya no lo tratan igual en los juzgados, sabemos que hay un costo personal y lo asumimos con gusto. Pero que entiendan las autoridades que no lo hicimos con el fin de lastimar a nadie. Quisimos hablar con los policías, y también con el juez pero no quisieron.

La víctima

¿Ha pensado que los judiciales quieran tomar venganza?

Toño: Sí, me ha pasado por la mente, pero se están tomando medidas precautorias. No estoy escondido en un bunker, ni me siento con un delirio de persecución, pero bueno, hasta hace poco cada tercer día o cada semana soñaba que me agarraban los policías para, efectivamente, tomar venganza.

¿Por qué confiar en unos desconocidos para filmar el juicio?

Lo primero que llegaron a decirme fue que las probabilidades de salir eran bajas, me hablaron de los peligros de estar más años encerrado. Recuerdo que Roberto me pidió muchas veces que en el momento en que yo lo decidiera, ellos dejarían de grabar.

¿Había cierto comportamiento al ver una cámara en el juzgado?

Llegas a ignorarla, no se piensa si te paras de tal o cual manera, más bien lo que noté fue que la gente, juez y los demás, cambiaban su actitud, como que les preocupaba y cuidaban más lo que decían, no como en el primer juicio. Eso era relamente algo curioso.

Las canciones son obra suya, ¿hay disco en puerta?

(Risas) No, eso no, no pienso en eso para nada.

¿Y ser político?

¡Para nada! Más bien me llama lo que ha hecho Alejandro Martí (empresario a quien le asesinaron su hijo), aprovechando que ya es conocido para luchar por justicia.

 

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0