aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La versión cinematográfica de El atentado superó a la novela

César Huerta| El Universal
Viernes 27 de agosto de 2010
La versin cinematogrfica de El atentado super a la novela

ESTRENO. Yazpik protagoniza la película que llega hoy a las salas de cine. (Foto: CORTESÍA: VIDEOCINE Y ARCHIVO EL UNIVERSAL )


[email protected]

Dice Álvaro Uribe, escritor de la novela El expediente del atentado, que la versión cinematográfica la superó en varios aspectos, a pesar de que al principio no estaba convencido del todo.

La obra, al igual que el filme que llega hoy a la pantalla grande, se ubica en 1897, en los días previos y horas posteriores al ataque que sufrió el presidente Porfirio Díaz en la Alameda Central.

Sus protagonistas son Daniel Giménez Cacho como Federico Gamboa, un importante diplomático porfirista; José María Yazpik es el fracasado asesino; Julio Bracho, el jefe de policía, e Irene Azuela, la amante de todos ellos.

Arturo Beristain interpreta al dictador en una faceta humana, en la cual está solo en el poder.

¿Qué le pareció la película?

Evidentemente no es el mismo lenguaje, si fuera idéntica a la novela, sería aburridísima. La novela está hecha con documentos apócrifos, declaraciones judiciales, recortes de periódicos. Jorge Fons (el director) hizo un trabajo brillante, yo no describo cómo era el Zócalo, porque se da por sentado, él tuvo que poner todo lo que se ve en él.

¿Qué personajes no aparecen en la novela y sí en la película?

Por ejemplo el de Hortencia o “Tencha” (Iazua Larios) que es la novia del personaje de Arnulfo Arroyo. Nos ayuda a entender mejor quién era él como humano, demuestra su simpatía por las clases más desfavorecidas. Eso hace que veamos a Arnulfo de una manera distinta y más rica.

¿Y qué piensa sobre el elenco principal en la historia?

Cordelia (Azuela) es un personaje inventado en la novela y es la amante de los tres. Dicho de manera simple, un libro son machas de tinta sobre el papel y los lectores se imaginan todo. A ella la describía como una mujer de cabello castaño, aquí decidieron hacerla más fogosa (dice entre risas).

De Giménez Cacho puede decirse que es maravilloso, no lo que dice, sino los gestos que hace.

De Yazpik, debo reconocer que no lo conocía sino hasta el día del claquetazo y la verdad es idéntico a la foto que se tiene del Arnulfo real.

Julio Bracho es todo un catrín, como era descrito en la novela.

¿Cuáles escenas no le gustaron?

Originalmente me costaba trabajo escenas como la del día de campo que no existe para nada en la novela.

Insistí mucho con eso, pero luego entendí que la escena se da en el texto de manera oblicua, se dice que los personajes se conocían, tenían una relación íntima y habían compartido los favores de Cordelia. ¿Y cómo se podía decir eso en la película?

Pues sí, una escena de día de campo economizó todo y fue suficiente. Eso no traiciona la novela, porque todo lo demás conserva la esencia.

Cuando se hizo “Arráncame la vida” a la escritora Ángeles Mastretta se le extendió un acuerdo para que no se metiera en el guión ¿pasó algo parecido en tu caso?

(Risas) No, pero Diego López, uno de los productores, me filtraba el guión, aunque creo que en realidad no era así, y llegué a ver cinco versiones distintas. Hacía anotaciones y felizmente nunca me hicieron caso.

La única, y pequeña contribución que tuve fue la de la novia del personaje de Daniel Giménez Cacho.

En el guión no se entendía bien por qué este personaje decidía quedarse con ella, a pesar de tener a una mujer como Cordelia, con lo que les comenté, ya se sabe que está comprometido con ella y se van a casar.

¿Hasta un cameo hiciste, no?

No estaba en el contrato, pero un día le dije a Jorge Fons: “te voy a poner la única condición” y era aparecer en la historia, y accedió. Por ahí aparezco en la escena del bar.

El atentado llega hoy a las salas de cine con 300 copias.

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0