aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Costa Rica pega a red de trata

José Meléndez Corresponsal| El Universal
Viernes 11 de octubre de 2013
Costa Rica pega a red de trata

SAN JOSÉ. Una paciente espera afuera del hospital costarricense Calderón Guardia, involucrado en el escándalo de tráfico de órganos . (Foto: ARCHIVO REUTERS )

El caso se liga a revelaciones de este diario hechas en mayo

SAN JOSÉ.— Costa Rica asestó ayer un nuevo golpe a una red transnacional de trata de personas con fines de extracción ilícita de órganos, al capturar a tres médicos —un italiano, un colombiano y un costarricense— y a un empresario griego, como presuntos integrantes de una cadena local para reclutar donantes y receptores en un negocio millonario de compra y venta de riñones que operó desde 2009.

La fiscalía general y la policía judicial de Costa Rica arrestaron a los urólogos Massimiliano Anunzia Mauro, italiano y de 40 años, y Fabián Fonseca Guzmán, colombiano y de 48, y al vascular periférico Víctor Hugo Monge Monge, costarricense de 53, así como a Dimosthenis Katisgiannis Kerkazi, griego y de 55. Anunzia y Fonseca son nacionalizados costarricenses y junto con Monge laboran en el Hospital Calderón Guardia, uno de los principales centros médicos públicos de este país.

“Se llenaban las manos de sangre y se llenaron las manos de dinero”, dijo Carlos María Jiménez, fiscal general interino de Costa Rica, al anunciar que tampoco descarta más detenciones de médicos y otros elementos del grupo. El griego, explicó, posee una pizzería frente al Calderón Guardia y reclutaba víctimas entre personas de bajos recursos y en situación económica apremiante para comprarles un riñón a precios que oscilaron entre 6 mil y 20 mil dólares. “No había tarifa única”, narró, al señalar que los trasplantes se realizaron en clínicas privadas.

El caso está ligado a revelaciones hechas el 27 de mayo pasado por EL UNIVERSAL acerca de que Costa Rica ha sido utilizada como “país anfitrión” del turismo de trasplantes para encubrir el tráfico ilícito de órganos. Las capturas de ayer ocurrieron en esta capital y en un lujoso balneario del noroccidente.

El 18 de julio, la Fiscalía y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) desarticularon el “capítulo” Costa Rica de una organización transnacional de contrabando de órganos controlada y financiada desde Israel, con ramificaciones en Europa del Este, y tras una serie de allanamientos detuvieron a dos costarricenses —al médico Francisco José Mora Palma y a la policía Maureen Cordero Solano— acusados de ser parte clave de la red.

Mora era jefe de Nefrología del Calderón Guardia y, según Jiménez y Francisco Segura, director del OIJ, es el líder de la agrupación, mientras que Cordero, que trabajaba en una unidad de comunicaciones policiales, era reclutadora. Los dos enfrentan seis meses de prisión preventiva.

Jiménez y Segura confirmaron que la cadena funcionó al menos desde 2009 —fueron identificados “al menos” 20 vendedores o “víctimas— y que aunque el pago individual a los donantes llegó a 20 mil dólares, el costo total de cada transacción superó los 100 mil dólares pagados por receptores costarricenses y extranjeros, con fuertes ganancias para la red.

Los médicos detenidos ayer —pendientes de que se les dicte prisión preventiva— “se encargaban de llenarse las manos de sangre con intervenciones quirúrgicas para extraer órganos e implantarlos en los receptores, a cambio de dinero”, dijo Jiménez.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0