aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Basquetbol: grupos en conflicto

Aurora Serrano y Jorge Iglesias/Primera de cinco partes| El Universal
Martes 23 de octubre de 2001

os son los grupos que se identifican en este conflicto: el de Jorge Toussaint, presidente de la Federación Mexicana de Baloncesto (FMB); y el de Roberto González, ex seleccionado nacional, promotor independiente y dueño de la empresa "El Basquetbol Mexicano".

Toussaint sustenta su permanencia en el apoyo de 34 asociaciones estatales; González usa sus logros como bandera: es representante de Horacio Llamas y Eduardo Nájera, que han sido contratados por la NBA; un puñado más estudia becado en universidades estadounidenses.

Tras los malos resultados en el Premundial de Neuquén y en los Juegos de la Buena Voluntad, ex jugadores que habían exigido la salida del federativo volvieron a la carga. Pidieron una vez más la reestructuración de su deporte. Toussaint anunció que dejará el cargo en diciembre; ya se busca candidato.

Intereses en pugna, malos resultados. El basquetbol en México vive un ¿inevitable? hundimiento ráfaga.



¿Nuevas esperanzas?



Abatidos los rostros, desconcierto en las miradas, los jugadores del equipo nacional abandonan la cancha; cabizbajos concluyen su participación en el premundial de Neuquén. Mal saldo: para escribir esta historia al revés, cuatro encuentros, cuatro derrotas. De Argentina viajan a Brisbane: la mayor paliza en los Juegos de la Buena Voluntad; la más abultada por parte de los inmisericordes rivales estadounidenses. Los recientes resultados borran el subcampeonato del Centrobasket logrado en julio.

Tan rápido como cae la última canasta en Neuquén, otros hombres del basquetbol vuelven a la carga. Piden, por enésima ocasión, que se reestructure su deporte.

Y al fin después de cinco años y medio hay una respuesta. Jorge Toussaint dice que dejará la presidencia de la Federación Mexicana de Baloncesto (FMB). Se busca ahora un candidato a sustituirlo...

Antonio Aguilar Darriba declinó ya la invitación que le hicieran para postularse. Juan Manzo, ex presidente de la FMB y Humberto del Valle Alquicira figuran en una corta lista para dirigir los destinos de un deporte que, en opinión de Alonso Pérez, vicepresidente de Codeme, se ha convertido en "botín deportivo con matices políticos". Un grupo de ex basquetbolistas advirtió de la crisis en el deporte ráfaga el 9 de mayo, cuando Arturo Guerrero, jugador del equipo Olímpico de 1968, aprovechó para entregarle una carta al presidente Vicente Fox, en gira por Culiacán. Describía: "Durante seis largos años que ha estado el señor Jorge Toussaint Beltrán los resultados han sido desastrosos, pues desaparecimos del concierto internacional; en lo interno, la situación es igual de triste: desorganización, improvisación, autoritarismo, prácticas caciquiles, represión..." Proponía la renuncia del directivo, la reestructuración de la FMB y la convocatoria a elecciones abiertas.

Guerrero, entrenador de los Zapateros de León, no oculta el placer por la idea de dirigir al deporte ráfaga, por ello fue transmisor de la denuncia, respaldada por los seleccionados Olímpicos de 1968: Manuel Raga reconocido como el basquetbolista mexicano del Siglo-, Antonio Ayala, Alejandro Guzmán, Carlos Quintanar, Rafael Heredia, Óscar Asiain, Fernando Tiscareño, Chiquis Grajeda, Jaime Pichel Salas, Ricardo Pontvianne y Miguel Arellano.

Julio Ortiz anterior titular de la Federación y los gobernadores de Sinaloa, Juan S. Millán --en cuya campaña proselitista contó con el apoyo de Horacio Llamas-- y de Sonora, Armando López Nogales, también signaron la carta. El mensaje se publicó en algunos diarios bajo el título de "Carta abierta por el rescate del basquetbol en México".

Al recibirla Vicente Fox se comprometió: "Encontraremos una solución. Los mejores dirigentes deben estar en las federaciones. Los buscaremos... el basquetbol es un tema de interés nacional.

Nelson Vargas, titular de la Comisión Nacional del Deporte, empezó a internarse en la enramada del basquet, pues se predecía una convulsión que no se produjo. Apenas hubo semanas de inquietud. Dieciocho días habían pasado desde la entrevista de Arturo Guerrero con el presidente Fox. Marcaba el reloj las 22 horas del 27 de mayo de 2001.

En el salón Real de Zacualpan, en un hotel de Toluca, el titular de Conade se reunía con 34 asociaciones estatales de basquetbol; explicarían sus razones de apoyo a Jorge Toussaint.

Y a manera de un partido imaginario: balón en juego. Pase de Juan Sánchez Rodríguez, de la asociación de Nuevo León: ...Yo no voté por Toussaint, estaba en su contra, pero me he convencido de su trabajo, de su seriedad para luchar contra la corriente: bajo presupuesto, críticas, ataques. Todos estamos dispuestos a cualquier revisión.

Eduardo Muñozcano, del Distrito Federal, ex presidente de la federación: Jorge es mi amigo, pero no lo apoyo por eso; con él de nuevo se han fortalecido las categorías menores y en todos los estados hay trabajo. Pueden checarlo.

Los comentarios acercan a los asociados a la canasta. Un refuerzo externo entra al juego: Víctor Mariscal, líder del seleccionado. Víctor, el veterano: Yo estuve del otro lado, con Roberto González, y me trató bien. Pero me di cuenta que él gana porque explota a los jugadores y no los deja jugar por México. Nelson, ojalá pueda usted hacer que Nájera, Ávila y los demás vengan a la selección...

El marcador señalaba ventaja de Jorge Toussaint. Jorge Rendón, de la UNAM, la hace definitiva al manifestar apoyo incondicional y unánime de 32 asociaciones. Vendría una leve esperanza para este deporte con el subcampeonato que obtuvo el renovado equipo nacional varonil en el Centrobasket de Toluca. Pero pasó prácticamente inadvertido en los medios de comunicación e invalidado después, con los resultados en el Premundial de Neuquén y el ignominioso viaje a Brisbane. El fracaso, los silencios...



Los grupos, las facciones

El basquetbol en México se ha convertido en sinónimo de conflicto; en un rompecabezas que identifica dos facciones, la de Toussaint y la de Roberto González, empresario que convirtió el deporte en incipiente industria.

El federativo defiende el orden y el trabajo apegado a los estatutos, aunque el manejo que hace de la reglamentación deportiva es considerado, por sus adversarios, como "mañoso". González hace de la promoción del baloncesto un negocio fértil que se refleja en millonarios patrocinios y una puerta para los mexicanos que aspiran jugar en la NBA. No tiene el promotor ninguna relación con la FMB, no le solicita avales, no le informa del movimiento de sus representados. Tampoco les permite integrarse a la selección nacional. No mientras esté Jorge Toussaint.

Las diferencias desequilibran la balanza: a González se han unido los ex jugadores que representaron a México en los Juegos Olímpicos del 68; Julio Ortiz, Ivar Sisniega ex titular de Conade, directores estatales del deporte y los dirigentes del Circuito Mexicano de Basquetbol.

No es la primera vez que este grupo en el que se libran otras batallas se manifiesta contra Toussaint y contra quienes lo apoyan: las asociaciones estatales, Juan José Palacios, subdirector de desarrollo en Conade y Felipe Muñoz, ex titular de Codeme y actual presidente del COM.

Unos y otros defienden ser la mejor opción para el basquetbol. Discuten hoy quienes ayer planes hacían juntos: Jorge Toussaint era amigo y compañero de equipo de Julio Ortiz, fue entrenador de Roberto González y de Agustín Villa, después socios fundadores de El Basquetbol Mexicano; Jorge Reyes, presidente del Cimeba, ocupó la vicepresidencia de la FMB. Pero ahora, la familia está en conflicto, cada integrante defiende su postura, expone razones. Defienden unos y otros sus intereses. Así, desde 1996 son razón de discordia ganancias y resultados en el basquetbol. Un problema que se remonta a 1990, cuando Julio Ortiz asumió la presidencia de la FMB. Fue electo el 2 de febrero, en Guadalajara. Sumó 40 votos y 10 fueron para Jorge Toussaint. Recuerda Eduardo Muñozcano, titular saliente: "Jorge se enojó conmigo porque no le ayudé". Toussaint era desde 1987 entrenador de la selección nacional junto con Ramiro Vázquez. Terminó una etapa para el basquet; empezó otra.

Era Ortiz hombre conocido en el medio ya que mucho tiempo vistió la casaca de los Pumas de la UNAM, donde jugó junto a Toussaint. Jorge y yo fuimos muy amigos, y después de ver que nadie se junta con él por como es... Algo pasa, no es posible que todos estemos mal y solo él esté bien.

Egresado de Economía por la UNAM el nuevo presidente de la FMB impuso su idea de comercializar este deporte, de hacerlo profesional. De inmediato ordenó un diagnóstico del basquetbol en el país por el cual pagó 100 millones de viejos pesos. Lamentables resultados: asociaciones estatales sin apoyo económico, falta de instalaciones, casi nula presencia en el sector estudiantil y en las ligas semiprofesionales, poca capacitación de árbitros y entrenadores.

Poco hizo para encontrar una solución. Polarizó su atención en las selecciones nacionales. Dice: -Establecí un fondo (fideicomiso) en el que cada año participaron más patrocinadores, tuvimos hasta 53 porque teníamos credibilidad, orden. Conseguí cinco millones de dólares, uno por año, en promedio. En esa cantidad se incluía el presupuesto gubernamental otorgado por la Conade, en ese tiempo dirigida por Raúl González. Prosigue: "Contraté a los 16 mejores jugadores hombres y a las 16 mejores mujeres; le dábamos 2 mil dólares a cada muchacho y mil dólares a las muchachas, eran casi 50 mil dólares mensuales de becas. ¿Qué pasó? Tuvimos resultados".

Los veteranos José Luis "Satanás" Arroyos, Enrique Palma ("Palmita"), Arturo Nazi" Sánchez, "El Diablo" Óscar Castellanos, Roberto González, Toñito Reyes y Elsa Hayashi se convirtieron en los primeros seleccionados profesionales. Y, en efecto, los resultados llegaron: los hombres fueron campeones de Centroamérica y el Caribe en 1990 y de la Copa William Jones en Taiwán, al año siguiente ocuparon el segundo sitio en el Centrobasket y quedaron subcampeones en los Panamericanos de La Habana 91. Ganaron las mujeres el Centrobasket de Monterrey.

Pero el máximo logro fue la asistencia al preolímpico para los Juegos de Barcelona 92, en Portland. Los resultados, sin embargo, no fueron los esperados: ganaron apenas un juego, contra Uruguay y perdieron 3 ante Puerto Rico, Brasil y Venezuela. La meta de Julio Ortiz fallido aspirante a dirigir la Conade y compañero de juego de Pedro Cerizola, secretario de Comunicaciones y Transportes, y de Lorenzo Thomas Torres, ex procurador general de Justicia del Distrito Federal, era calificar y no se logró. Fracasamos reconoce.

El dirigente recriminó la falta de entrega de algunos jugadores, "a cada uno le cumplí económicamente. Traje (a Portland) 50 mil dólares para dárselos si calificábamos y ni así cumplieron". Prometió entonces un nuevo plan a cuatro años, pero se truncaron sus planes. Empezó la caída del basquetbol.



comentarios
0