aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




José Tomás, grave por cornada

Redacción y agencias| El Universal
Domingo 25 de abril de 2010

[email protected]

AGUASCALIENTES.— El diestro español José Tomás sufrió ayer una cornada muy grave a la altura del muslo izquierdo que le dañó la arteria femoral cuando toreaba con la muleta a su segundo astado de la tarde durante su presentación en la segunda corrida de feria, celebrada en la Plaza Monumental de Aguascalientes.

Al cierre de esta edición, según las primeras informaciones que circularon, el Príncipe de Galapagar era intervenido de emergencia en la clínica Guadalupe, luego de que fuera estabilizado en la enfermería del coso taurino.

El estado de salud del matador español era de un pronóstico “muy grave”, según el doctor Carlos Hernández, uno de los médicos de plaza que se encargaron de atender a José Tomás, quien fuera herido por un ejemplar de la ganadería de Pepe Garfias.

El percance ocurrió durante la lidia del quinto toro de la tarde, cuando el esteta madrileño hizo un cambio de mano por delante el toro se lo coló.

La res brava en dos ocasiones había avisado al torero; sin embargo, José Tomás, fiel a su estilo, no movía las zapatillas de la arena. Fue tanta su insistencia, que el burel terminó por prenderle del muslo izquierdo de forma seca.

A pesar de la rapidez con que actuaron el equipo médico y los miembros de la cuadrilla para trasladarlo a la enfermería, en el lugar donde ocurrió la cornada quedó un gran charco de sangre, al igual que en todo el recorrido hacia la sala donde le dieron los primeros auxilios.

Uno de los banderillos metió la mano derecha en el boquete para tratar de detener la profusa hemorragia.

Durante la lidia del sexto toro, a través del sonido local del coso, se solicitó al público la donación de sangre del mismo tipo que la del matador, que fue llevado en ambulancia a un hospital a las 20:45 (tiempo del centro de México).

En su primer toro, José Tomás cortó una oreja con fuerte petición de la segunda, que no fue concedida por el juez de plaza por matar con una estocada baja.

Sus compañeros de cartel, los mexicanos Rafael Ortega y Octavio García El Payo —que reaparecía ayer tras la grave cornada sufrida en Querétaro el pasado 24 de diciembre— se fueron de vacío por el mal juego del ganado.

José Tomás, que tomó su alternativa en la Plaza México, está muy vinculado al país, ya sufrió otra gravísima cornada en 1996 en la plaza de Autlán de la Grana, en el estado de Jalisco, en la que también perdió mucha sangre y requirió de varias transfusiones.

A la segunda corrida de la Feria de San Marcos había acudido como invitado especial el cantante español Joaquín Sabina, quien es amigo de José Tomás.

El apoderado del diestro madrileño dijo que la vida del torero no corría peligro, aunque su estado era grave, según el primer reporte dado a conocer desde el nosocomio al que ingresó el espada.

 

 

 

 

 

 



comentarios
0