aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los museos más discretos del DF

Abida Ventura| El Universal
Lunes 16 de julio de 2012

El Centro Comunitario Culhuacán, Ex Convento de San Juan Evangelista fue inagurado en febrero de 1984, en un convento agustino edificado en 1560. El sitio funciona como Museo, en donde además se realizan diversas actividades culturales que integran al pueblo de Culhuacán. Especial

El museo se encuentra a pocos metros de un basamento prehispánico en el ejido de San Bernabé Ocotepec, camino a Los Dinamos. Su acervo está integrado por piezas prehispánicas localizadas en la zona. Especial

Pequeño espacio en donde se fomenta y se da a conocer la cultura de esta comunidad a través de la organización de exposiciones temporales. Este museo es el primero contruido en esta zona. Especial

Después de siete años del hallazgo de cinco braseros ceremoniales en honor a Tlaloc y de las deidades del maíz, el museo abre sus puertas al público el 3 de agosto de 2002. Exhibe algunas de las 500 piezas arqueológicas registradas por el INAH y cedidos en custodia legal a la comunidad. Especial

Es un museo de sitio, las más de 11 mil piezas antropológicas que componen su acervo cultural fueron encontradas en el área de Xochimilco, la mayoría donada por la comunidad y las demás por excavación arqueológica. Especial

A unos cuantos pasos del centro de Tlalpan se encuentra La Casona, construida en 1874 y recientemente restaurada por la Delegación. Desde 1986, el inmueble es considerado monumento histórico por el INAH. Especial

Se encuentra ubicado en un edificio de cinco pisos. El propósito es que los habitantes y visitantes de esta demarcación se reconozcan a sí mismas, que conozcan sus orígenes, sus tradiciones, sus costumbres. Especial

Los museos ms discretos del DF

AZCAPOTZALCO. Fachada del Museo de Arte Regional. (Foto: FOTOS CORTESÍA Y MIGUEL ESPINOSA EL UNIVERSAL )

En la ciudad de México hay cerca de 12 recintos Regionales y 10 Comunitarios, la mayoría ubicados en delegaciones lejos del centro. Son uno de los secretos mejor guardados del DF

[email protected]

En la ciudad de México existe un circuito de museos poco conocidos. Son recintos ubicados en delegaciones aisladas del centro de la ciudad, carecen de difusión, algunos enfrentan carencia de recursos y de una infraestructura técnica ideal, otros dependen de la buena voluntad de la comunidad o de alguna asociación civil. No tienen más de cinco exposiciones temporales al año, ni reciben miles de visitantes, pero comparten propósitos en común: rescatar la identidad de la comunidad, contar su historia, tradiciones y costumbres, y ofrecer propuestas artísticas.

El Distrito Federal es una de las ciudades con más museos, tan sólo la Secretaría de Turismo local registra 169 museos y 42 galerías de arte, de entre ellos hay doce museos regionales que dependen de alguna delegación y exhiben su historia e identidad. A estos se suman más de 10 museos comunitarios que han sido creados y sobreviven gracias a la iniciativa de los habitantes de la localidad.

Algunos de estos museos regionales y comunitarios, desde los rincones menos imaginados, contribuyen con una vasta oferta cultural.

En las delegaciones Tláhuac e Iztapalapa, por ejemplo, hay más de dos museos bajo la administración de las autoridades locales, quienes tratan de mantenerlos en funcionamiento y ofrecen actividades para acercar a la comunidad.

Jesús Mateos, de la Coordinación de Exposiciones del Museo Regional Tláhuac, dice que para atraer la atención de la gente deben apostar por muestras entretenidas pero vinculadas a la historia e identidad de la comunidad, como la exposición sobre el Hijo del Santo, personaje que vivió buena parte de su infancia por esos rumbos. Complementa sus actividades con muestras alusivas al Día de Muertos, con las fiestas del pueblo, además posee un acervo arqueológico del que nació “El origen de la creación. Cielo, tierra y hombre en los pueblos de la cultura náhuatl”, muestra integrada por figurillas de los dioses que regían la vida diaria de los antiguos habitantes.

“La idea es exhibir la cultura popular de la región, su historia, sus costumbres”, comenta Reyes Amador Díaz, jefe de proyectos museográficos de Tláhuac, que además tiene a su cargo dos museos más: el Museo Tomás Medina Villarruel, en la localidad de San Juan Ixtayopan, y el Museo Comunitario San Andrés Mixquic, ambos con un rico acervo de piezas arqueológicas halladas en la zona.

Los museos y su comunidad

El mismo sentido arqueológico tiene el Museo Comunitario Cuitláhuac, creado por un grupo de habitantes tras el hallazgo de cinco braseros ceremoniales. Este recinto, ubicado en el barrio La Magdalena, exhibe cerca de 500 piezas arqueológicas registradas por el INAH y cedidas en custodia legal a la comunidad.

El Museo de las Culturas Pasión por Iztapalapa se ha sumado a los recintos que en su mayor parte son administrados por las autoridades locales o por alguna institución: Museo Fuego Nuevo, Museo Comunitario de San Miguel Teotongo, Centro Comunitario Culhuacán Ex Convento de San Juan Evangelista (INAH), así como el Museo Cabeza de Juárez.

A diferencia de estos, el Museo de Hidrobiología, ubicado en la colonia Vicentina, exhibe organismos disecados y funciona gracias al apoyo de investigadores de la UAM y de la asociación civil Ciudad Vicentina. “No es fácil mantenerlo, se requiere de dinero y de mucho apoyo para dar a conocer el espacio”, comenta Elizabeth Cabrera Contreras, directora de la Fundación Ciudad Vicentina, A.C.

En la delegación Magdalena Contreras, existe otro espacio creado por iniciativa de particulares. Se trata del Museo Arqueológico de sitio Mazatépetl, en el área natural protegida de San Bernabé Ocotepec, que fue creado por iniciativa de ejidatarios y exhibe piezas arqueológicas recuperadas en los alrededores del centro ceremonial prehispánico dedicado a Tláloc.

Con el mismo espíritu civil crearon el Museo Miguel Hidalgo, ubicado en el mesón de San Luisito en Cuajimalpa, donde se cree que se alojó el cura Hidalgo en 1810; este pequeño espacio en homenaje al Padre de la Patria exhibe diversos documentos, entre ellos, una reproducción del Acta de Consumación de la independencia.

La misma idea de valorar un sitio donde se dieron hechos históricos y por iniciativa de la comunidad nació el Museo Cuartel Zapatista, en el pueblo de San Pablo Oztotepec, Milpa Alta, donde fue cuartel de la tropa zapatista durante la Revolución Mexicana; un sitio que estuvo en el abandono y tras trabajos de restauración abrió sus puertas en 1998; exhibe un facsímil del manuscrito del Plan de Ayala, armas, instrumentos de labranza y fotografías del archivo Casasola.

En Azcapotzalco y Milpa Alta hay espacios abiertos al arte joven, sin olvidar el rescate de la historia de la comunidad. Es el caso del Museo Regional Altepepialcalli, en la colonia Villa Milpa Alta que posee un pequeño espacio para exhibir muestras temporales de jóvenes creadores, temas históricos, identidad local. Imparten talleres de lengua náhuatl y posee una colección de fotografías de la delegación.

La apuesta de Jorge Díaz Mendoza, coordinador del Museo Altepepialcalli es vincular la historia, rescatar la identidad del pueblo de Milpa Alta y dar cabida a las expresiones actuales para acercar al público: “Si la gente nos pide permiso para exhibir en el museo, revisamos de qué se trata y si es viable aceptamos, así lo hicimos con una exposición donde jóvenes de prepa exhibieron sus fotografías. Por las tardes hay una orquesta juvenil que ensaya en este espacio, hay gente que enseña danzón, hay un grupo de danza tradicional. No sólo es museo, es un centro cultural”.

Francisco Javier Núñez Olivares, jefe de Museos de Azcapotzalco, quien tiene a su cargo el Museo de Arte Regional y el Tridimensional, busca acercar a la comunidad a las nuevas propuestas artísticas con exposiciones individuales o colectivas, en el Museo Regional; y con exposiciones de escultura, fotografía y piezas de arte-objeto en el Museo Tridimensional. Para el promotor cultural el problema es que están lejos del centro “en la frontera con Naucalpan y Tlalnepantla. Tenemos cierto público, pero no el número que desearíamos, es una zona un poco complicada”.

Aislados o no, con o sin presupuesto, cada uno de estos museos ofrecen en estas vacaciones de verano la oportunidad de conocer parte de la historia de la ciudad o de acercarse a las nuevas propuestas artísticas.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0