aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“No me interesa ser literal”

Sonia Sierra Enviada| El Universal
Martes 19 de junio de 2012

Se dieron a conocer a los dos ganadores del Premio de Adquisición en la Bienal FEMSA Cortesía MARCO

Miguel Ángel Fernández de Castro Federico fue reconocido con su obra “Fin del camino I”, en la categoría arte bidimensional Cortesía MARCO

Marianna Dellekamp, con su obra "Artist", fue reconocida en la categoría de arte tridimensional Cortesía MARCO

Fueron puestas a consideración del jurado por cumplir todas las bases de la convocatoria tres mil 724 obras Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

Del total, dos mil 930 obras fueron en formato bidimensional y 794 en formato tridimensional Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

Un total de mil 330 artistas incursionaron en la décima edición de dicho certamen, lo que significó un récord de participación Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

El jurado decidió seleccionar a 83 obras, 69 en formato bidimensional y 14 en formato tridimensional, para ser expuestas y tener opción a premio Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

Las obras seleccionadas se exhiben en el Museo de Arte Contemporáneo MARCO, donde permanecerán hasta el 21 de octubre Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

Las obras que recibieron menciones podrán ser adquiridas para la colección Femsa Cortesía Bienal Monterrey FEMSA

Se destinó un presupuesto de 200 mil pesos para adquisición de piezas seleccionadas y/o recomendadas por el jurado Cortesía Bienal Monterrey FEMSA


[email protected]

MONTERREY, N.L.— “Nada, no hay nada en ese territorio entre Tijuana y Hermosillo. Es peligroso”, responde el artista Miguel Ángel Fernández de Castro Federico, uno de los dos ganadores de la X Bienal Monterrey FEMSA con su obra Fin del camino I, en el rubro arte bidimensional.

Frente a sus piezas, que exhibe el Museo de Arte Contemporáneo (MARCO), y que están hechas en fotografía y video, describe: “Son parte de un proyecto más grande, de alrededor de 80 imágenes y videos. De dos años para acá, me he estado interesando en el desierto para decir otras cosas. Me gusta esta cosa de lo sugerido, no de lo literal, sino lo que sugieren las fotos y el video. Hay mucha ambigüedad falsa en el arte contemporáneo (o siempre la ha habido), pero hacer algo ambiguo, que tenga la potencia de sugerir muchas cosas es muy difícil. Es lo que busco.

“Cuando me fui a Tijuana empecé a ver que el desierto tenía potencia para trabajar, hice largas caminatas aleatorias. Al llegar a mi casa, en la computadora, me doy cuenta que no puedo ignorar que estoy en una plataforma virtual también. Tomo estas imágenes de Google Earth.

“Uno tiene intereses, lecturas, va investigando, pero trato de no hacer conexiones literales de lo que veo, leo o estudio. Es paradójico: el desierto siempre se ha relacionado con la nada, pero también puede ser lo contrario: todo.

“Me importa hablar del país, pero no quiero hacer un panfleto, puede llegar a tener más potencia abordar algo marginalmente, no directamente.

“Una relación que he encontrado entre el desierto y la dinámica del capitalismo tardío es que son como bastante obscenos, en el sentido de que te muestran todo, no te ocultan nada. Como el desierto, el capitalismo, de igual forma, no te oculta, te pone al frente todo, demasiadas cosas y eso también puede producir extravío; igual que cuando voy caminando por el desierto y hay una duna y, de aquí a que llego a la duna, el viento ya la cambió. Esa pérdida de referentes es la que más me interesa”.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0