aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Hoy, el arte debe competir con el espectáculo”: Deborah Voigt

Alida Piñón| El Universal
Sábado 25 de febrero de 2012
Hoy, el arte debe competir con el espectculo: Deborah Voigt

RETO. A ocho años de haber sido despedida del Royal Opera House londinense por su sobrepeso, la cantante busca ahora mantener un equilibrio entre su figura y su voz . (Foto: JORGE SERRATOS EL UNIVERSAL )

La famosa soprano que bajó 60 kg de peso ofrecerá hoy un recital en el Palacio de Bellas Artes, a las 19 horas

[email protected]

“Hoy, más que nunca, el arte debe competir con el espectáculo”, dice Deborah Voigt, reconocida como una de las cantantes más versátiles del mundo, y uno de los personajes más entrañables de la música actual.

Voigt sabe bien lo que dice, lo vivió en carne propia hace ocho años cuando fue despedida del Royal Opera House londinense por su sobrepeso. Las cantantes robustas habían dejado de ser atractivas para el show business.

Por eso, la soprano que es conocida por el singular poder y la belleza de su voz, se sometió a una cirugía que le ayudó a perder alrededor de 60 kilos de peso.

Su regreso triunfal al Covent Garden sucedió hace cuatro años; recuperó su papel en el mundo de la ópera: ser la soprano dramática más importante por sus interpretaciones de las óperas de Richard Wagner y Richard Strauss.

Este año el reto sigue siendo el mismo, mantener la figura y la voz. “Soy diferente a la última vez que me vieron, ha sido complicado acostumbrarme a todos los cambios que he vivido y sigo aprendiendo de la relación de mi cuerpo con mi voz; pero es verdad que ahora puedo desarrollarme mejor en papeles como Salome”, dice la cantante en rueda de prensa para anunciar el recital que se llevará a cabo hoy a las 19:00 horas en el Palacio de Bellas Artes.

La cantante que aparece regularmente en el Metropolitan Opera de Nueva York, en el marco de la serie Met: Live in HD, que se transmite en vivo a los cines de Estados Unidos y del extranjero, incluido México, indicó que el concierto tendrá obras wagnerianas, pero también de repertorio popular norteamericano y estará acompañada del pianista Brian Zeger.

“Los cantantes de ópera también estamos interesados en otros géneros, por eso las oportunidades de cantar música popular son muy interesantes para mí y espero que también para el público”, dijo.

Y agregó: “Mi voz siempre es la misma, sueno a Déborah Voigt, pero en algunas piezas norteamericanas que escucharán mañana (hoy) no estará toda la potencia de mis pulmones como sí la hay en ‘La Valquiria’, de Wagner”.

Deborah Voigt comentó en la rueda de prensa que su carrera ha sido muy larga y su voz ha cambiado con el devenir de los años. “Soy una artista dramática, que representa emociones fuertes, pero cuando hago recitales como el que daré aquí, me da temor porque sólo soy yo, mi voz, el piano y el público, será un gran reto”, refirió.

Soprano frustrada

En julio pasado se anunció el debut de Voigt como protagonista del musical Annie Get Your Gun, suceso que generó altas expectativas porque inquietaba que una soprano wagneriana fuera capaz de salir bien librada en un musical con temática del lejano oeste; el reto, decía la crítica, era que no quedara como una “tonta”.

Tras el estreno, el periódico The New York Times publicó que la participación de Voigt había sido “una delicia” y que finalmente la soprano había podido cumplir su fantasía infantil con bastante éxito.

A la distancia, la prensa mexicana le preguntó la significación del papel como Annie Oakley en Broadway. “Soy una soprano frustrada porque amo la música de Broadway y de cabaret, pero un día me preguntaron si quería hacer esa obra, acepté y tardé un año desarrollando el personaje. Fue una experiencia muy interesante, me divertí mucho porque pude reír, jugar con mis compañeros a ser un poco tontos, un lujo que no me puedo dar como soprano porque se supone que somos más serios aunque así no sea mi personalidad”.

Al ser cuestionada sobre la tendencia de la ópera de privilegiar la imagen sobre la música, Deborah Voigt advirtió: “Los días en que podía haber una voz espectacular pero sin atractivo físico han pasado; ahora que enseño a alumnos les digo que deben prepararse en todos los aspectos e ir al gimnasio. Esto lo sé ahora porque en los últimos años he vivido una transformación que me ha permitido tener otros papeles. La ópera es, hasta cierto punto, un negocio, si un día aparece una voz milagrosa con un empaque poco agraciado seguirá siendo espectacular pero le costará más trabajo estar en este mundo”.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0