aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fernando Botero celebrará 80 años en Bellas Artes

Sonia Sierra| El Universal
Viernes 11 de noviembre de 2011
Fernando Botero celebrar 80 aos en Bellas Artes

PERSONAJE. 'El presidente a caballo (díptico)', óleo de 1989, será parte de la exposición celebratoria del artista en México. (Foto: CATÁLOGO “FERNANDO BOTERO” / TERESA ANCHORENA, CURADORA )

A principios de 2012, el artista colombiano abrirá una muestra en la que exhibirá una selección de obras creadas en 65 años

[email protected]

Obra temprana, la vida cotidiana de su natal Medellín y de América Latina, el clero, naturalezas muertas y versiones de obras maestras renacentistas, la corrida, el circo, Abu Ghraib, dibujos en diversos soportes y formatos, 11 pequeñas esculturas y cinco de gran tamaño. De esta manera se ha organizado la exposición Fernando Botero: Celebración, que en marzo de 2012 abrirá en el Museo del Palacio de Bellas Artes, donde permanecerá tres meses.

Serán 185 obras dentro del edificio, y cinco esculturas gigantes en la explanada del Palacio; es la mayor muestra realizada hasta ahora del artista, reúne piezas de los últimos 65 años y marca el inicio del festejo por sus 80 años.

En entrevista, la curadora de la muestra e hija del artista, Lina Botero, explica que Fernando fue invitado por el Museo del Palacio de Bellas Artes; fue “una invitación muy afortunada”.

“Mi papá tiene mucho aprecio por México, vivió varios años acá (1956 y 1957). Una etapa de mucha importancia, en la que sentía pasión y gran interés por los muralistas mexicanos, fue aquí donde él descubrió su estilo y siempre ha tenido un vínculo muy cercano, viene todos los años desde hace mucho tiempo y se instala un mes en Zihuatanejo; para él, celebrar sus 80 años acá es maravilloso”.

La muestra está concebida con base en los temas que han ocupado la obra del artista a lo largo de su carrera.

La mayoría de las obras provienen de la colección privada del artista, 10 pinturas serán prestadas por el Museo de la Universidad de Berkeley, y se espera el préstamo de varias piezas por parte de otros museos internacionales.

“Mi papá ha mantenido una colección privada muy grande, incluyendo obra temprana que él ha recomprado para completar su colección”.

En la explanada del Palacio se ubicarán las obras Mujer parada , de 2007; Mujer reclinada, 2002; Mujer sentada, 2002; Rapto de Europa, 2008, y Caballo, de 2009. Todas esculturas monumentales fundidas en bronce de aproximadamente tres metros de largo o alto, dependiendo el formato de la pieza.

Caballo fue adquirida por la Fundación Jenkins y se proyecta que la ubique en un edificio que construye en las inmediaciones de Insurgentes y Reforma. “Cuando se inaugure la construcción, eventualmente estará en un lugar muy emblemático de la ciudad de México”.

Recorrido sala por sala

Fernando Botero: Celebración inicia con una acuarela de 1949, cuando el artista tenía 17 años. Botero se inició en el mundo de la acuarela -en especial acerca de temas taurinos- y a los 16 ya era ilustrador en el periódico El Colombiano; en 1948 participó en la exposición Pintores antioqueños.

En este primer espacio de la muestra habrá poca obra, en todo caso este conjunto da cuenta de que “a pesar de que eran de antes de encontrar y definir su estilo, ya se sentía un interés por el volumen”, dice Lina Botero.

Tras la primera sala, el recorrido se organiza a partir de las temáticas que Botero ha abordado a lo largo de su vida. La Sala Nacional del Museo, la más grande, será dedicada a los cuadros que tienen que ver con temas latinoamericanos y en específico de Colombia.

“Es la América Latina de su infancia y adolescencia. No sólo hay paisajes, también están las casas de putas que recuerda desde su adolescencia, también un cuadro de una masacre que pintó como parte de la historia reciente de Colombia; estará el cuadro El terremoto, y los del presidente y la primera dama, Club de Jardinería, Las costureras, Las hermanas”... (Éste último es un óleo que volvió a hacer porque formaba parte de una colección en EU pero se quemó).

Después habrá una sala dedicada a los cuadros sobre temas religiosos. “El clero siempre ha ocupado una parte muy importante de nuestro folclor e historia latinoamericanos; hay mucha obra de mi papá sobre este tema y le dimos toda una sala”.

Hacia 1954, Botero viajó a Florencia, Italia, donde estudió en la Academia de San Marcos; fue cuando se vio particularmente influido por artistas del Renacimiento. Y esto se hace patente en la siguiente sala de la exposición.

“Estará dedicada a la naturaleza muerta, que en su obra ha sido un punto de interés; él ha sido un apasionado de los pintores del Renacimiento italiano, muchos de los cuales admiró y estudió para aprender de su trabajo; para ellos, la naturaleza muerta era muy importante, por ende lo ha sido para mi papá”.

Junto a las pinturas de naturalezas muertas, estarán “versiones”:

“Dentro de su estilo boteriano ha hecho versiones de obras maestras del Renacimiento que lo marcaron o influenciaron, varios retratos de Rubens, versiones según Velázquez”...

La corrida, una de las series más importantes del artista puesto que desde muy joven pintaba obras con estos motivos, ocupará otro espacio en Bellas Artes. La siguiente sala abre con un motivo de la última década, el circo: “Durante dos años no pintó otro tema diferente a ese”.

Cuando el artista presentó El circo en Londres, en 2009, comentó: “Me interesa por su movimiento, el color, la filosofía del circo, que son nómadas. Hay una gran poesía en esa visión de la vida. Lo del circo fue como una revelación: en México vi un circo en un pueblito, era como los que iban a Medellín cuando yo estaba chiquito: pobre y con animales famélicos. Tenía la ropa colgando en las carrozas que usan. Encontré una gran poesía en él, hablé con ellos y vi un montón de posibilidades en pintura”.

La exposición da paso luego a 10 obras de la serie sobre Abu Ghraib; fueron obras donde el colombiano plasmó una denuncia acerca de las torturas practicadas por los soldados estadounidenses en esa prisión iraquí.

“Mi papá se sintió indignado con ese tema y esa furia la terminó expresando con una serie de cuadros que hizo a lo largo de dos años; esa colección la donó al Museo de la Universidad de Berkeley en California, que la tiene colgada o en itinerancia. Este museo ha prestado las obras para la exposición”.

La última sala se dedicará a exhibir sus obras sobre papel y los dibujos de distintas épocas, formatos y sobre soportes tan diversos como acuarela, pastel, sanguina, carboncillo, tela. “El dibujo ha sido una base de su obra. Para muchos artistas contemporáneos el dibujo no es el punto de partida, pero en el caso de mi papá es fundamental. Yo consideraba que era muy importante darle una sala entera a ese género. Eso lo vamos a mezclar con esculturas de pequeño formato, todas en bronce, son 11”, detalla Lina Botero.

Viacrucis, la nueva serie de Fernando Botero, en exhibición en NY, no estará en Bellas Artes. “Es el que ha estado trabajando y no pudo comprometer ninguno de esos cuadros porque eran para la exposición de Nueva York”.

Presencia en México

Botero expuso por primera vez en México en la galería de Antonio Souza en 1957. A partir de ahí sus obras se han visto en varios museos de la ciudad, como el Rufino Tamayo, el Antiguo Colegio de San Ildefonso, así como el MARCO, de Monterrey.

El artista, uno de los creadores vivos más activos y de los mejor vendidos, viene cada año a México; trabaja un mes en Zihuatanejo, donde se dedica al dibujo. “El de México es un trabajo muy importante, porque es respirar el color y el ambiente de América Latina que para su obra es muy necesario”.

La escultura es un arte que Botero crea en Italia, en Pietra Santa; la pintura la hace en sus estudios de París, Montecarlo, Grecia, NY o Colombia.

“En Pietra Santa está sobre en el verano; es un lugar donde históricamente han existido las fundiciones de bronce y las marmolerías mas importantes; Miguel Ángel vivió en Pietra Santa. A lo largo de los años, grandes escultores han tenido casa ahí, Henry Moore, Isamu Noguchi, Sandro Chia...”

A punto de cumplir 80 años, el artista está totalmente activo, dice su hija: “Se mantiene más activo que nunca. El arte es su pasión, es lo que espera hacer hasta el fin de sus días”.

En 2012, Botero tendrá exposiciones en el Museo de Bilbao y en Sao Paulo; habrá tres muestras en Italia.

Paralelo a la muestra en Bellas Artes, se publicará un catálogo.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0