aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Falleció Helen Escobedo, pionera del arte contemporáneo en México

Redacción| El Universal
Sábado 18 de septiembre de 2010
Falleci Helen Escobedo, pionera del arte contemporneo en Mxico

EXPERIMENTAL. Creó sus obras en múltiples expresiones: escultura, dibujo, grabado, diseño, joyería e instalaciones. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

La artista murió el jueves a los 76 años; su familia y amigos organizarán un homenaje

[email protected]

Helen Escobedo, pionera del arte contemporáneo en México, falleció a los 76 años el pasado jueves, a las 17 horas, en esta ciudad, a causa de un cáncer. Su deceso ocurrió en su domicilio de San Jerónimo, en el sur de esta capital; ayer fueron cremados sus restos.

Aunque no se ha definido la fecha ni el lugar, sus hijos, Andrea y Miguel, otros familiares y amigos le harán un homenaje, según informó su hija.

Artista experimental, Escobedo fue una creadora que innovó en múltiples expresiones: escultura, dibujo, grabado, diseño gráfico, diseño arquitectónico, joyería e instalaciones.

“Yo soy artista plástica; todo lo que me remueve las tripas lo tengo que sacar en la tercera dimensión y casi siempre me ocupo de problemas humanos que tienen que ver con vida, la ecología - el agua me preocupa enormemente-; la migración es algo que ha cambiado el país, algo terrible que vemos en los que vienen del sur para cruzar y en los nuestros que buscan una mejor vida o más dinero para enviar a sus familias. Es una situación tristísima”, dijo la artista a EL UNIVERSAL en noviembre de 2009 al presentar la exposición Exodos.

En mayo de este año, el Museo de Arte Moderno, institución que dirigió entre 1982 y 1984, presentó su retrospectiva A escala humana, la cual incluyó esculturas, dibujos, joyería diseñada en plata, así como filmaciones de sus instalaciones. El año pasado Helen Escobedo recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en la categoría de las Bellas Artes.

Nacida el 28 de julio de 1934 en esta ciudad, Escobedo realizó sus primeros estudios de escultura con Ramón Cueto en 1951, luego estudió becada en el Royal College of Art de Londres, donde permaneció hasta 1956.

La artista era hija de padre mexicano, Manuel Gregorio Escobedo Díaz de León, un abogado -de quien decía haber heredado lo introvertida-, y de madre inglesa, Elsie Fulda Steward, una mujer a quien describía como alegre, extrovertida y con una excelente educación en artes y humanidades.

Escobedo fue una creadora que se interesó principalmente por la relación ser-entorno y se enfocó en la búsqueda de la integración del arte y el espacio. Los derechos humanos, la ecología y la calidad de vida de la humanidad fueron preocupaciones que llevó a sus obras.

Su primera exposición individual la presentó a su regreso a México, en la Galería de Arte Mexicano. En los 60 fue invitada por el artista Mathías Goeritz a participar con una escultura en La Ruta de la Amistad, para la cual creó la obra Puertas al viento, de 17 metros de altura, que se encuentra a la altura de Cuemanco, al sur de la ciudad de México.

En los años 70 creó instalaciones, arte en el cual fue pionera en el país; fueron piezas donde cuestionó la relación del ser humano con su ambiente. En 1978, junto con otros escultores, emprendió el diseño y supervisión de El Espacio Escultórico de La UNAM.

A lo largo de su trayectoria desarrolló unas 30 obras basadas principalmente en problemas urbanos y ecológicos y de varios ambientes donde realizó arte efímero, como el Bosque de Chapultepec de la Ciudad de México.

Sus obras monumentales se presentaron, además de la ciudad de México, en Auckland, Nueva Zelanda; en la Künstlerhaus Bethanien de Berlín, Alemania; en el Contemporary Arts Center de Nueva Orleans, Estados Unidos y en el Helsingin Kaupungin Taidemuseo de Helsinki, Finlandia.

Escobedo fue una de las primeras creadoras de su generación en concebir sus obras para lugares específicos y ha sido también precursora en el campo de las instalaciones provisionales, hechas con materiales industriales o encontrados por azar en México. Hizo con sus obras reflexiones artísticas sobre distintos temas como los residuos y el medio ambiente, el papel de la mujer en la sociedad, la muerte, la memoria y la acción transformadora de la luz.

Trabajó en proyectos en diversas partes del mundo desde América Latina y Estados Unidos hasta Nueva Zelanda, Israel, Canadá, el Reino Unido y Alemania, donde tuvo un estudio además del de México. La artista tuvo dos hijos: Andrea y Miguel, a los cuales procreó con su primer esposo, Frederik Kirsebom. Compartía su vida con el abogado germano Hans Jürgen Rabe, a quien había conocido en Kenya.

En entrevista con EL UNIVERSAL, en diciembre de 2006 habló del momento que vivía como artista:

“Estos años son trascendentes porque lo que he logrado es deshacerme de lo que no es importante, olvidarme de esa carrera de querer estar en determinada galería o museo cobrando cierta cantidad de dinero por la venta de obra. Me he liberado de eso y es muy satisfactorio porque me he definido como una artista que no cree en la permanencia de lo que hace, es decir, no soy lo que era 30, 20 ó 10 años atrás. Lo que vengo haciendo es despertar por la mañana y pensar que lo único permanente es el amanecer, y lo que pasa a partir de ahí es que puedo usar mis cinco sentidos al máximo, mirando, oliendo, escuchando, dejando que entre por mis poros todo lo que de mi entorno es fascinante y aprovecharlo para que cada vez que me inviten a participar en espacios alternativos, en lugares abiertos al sol, a los vientos y a la luna -que son los que más me gustan-, tenga de dónde agarrarme. Diría que estoy en un momento más esencial y siempre vital”. (Con información de agencias).

 

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0