aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




FONCA trabaja en reglas más claras

Miguel Angel Ceballos| El Universal
Lunes 19 de mayo de 2008
Se han creado lineamientos de operación para evitar ambigüedad, señaló Martha Elena Cantú, directora del organismo

[email protected]

La ambigüedad en las reglas de operación de los programas del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) ha provocado que éste sea considerado un organismo poco transparente y utilizado para los intereses de funcionarios y el amiguismo entre jueces y postulantes.

La poca claridad en las anteriores reglas de operación del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA) provocó que en el Informe de la Cuenta Pública 2006, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señalara que el Fonca había otorgado de manera irregular una beca durante seis años a un servidor público.

El documento de la ASF dice al respecto que un creador al presentar su solicitud al SNCA omitió señalar su cargo en el sector público, y que el convenio señala que para ser becario no debe desempeñar algún cargo en instituciones públicas o privadas, por lo que debió renunciar a su puesto en la administración o al estímulo económico que le otorgaba el Fonca desde mayo de 1998.

La observación se refiere al poeta Víctor Hugo Piña Williams, quien sí es servidor público y trabaja en el área editorial de la propia ASF. Sin embargo, él mismo aclara a este diario que su beca no es ilegal y que no está involucrado en un conflicto de intereses, pues la institución en la que se desempeña no tiene que ver con la cultura.

Piña Williams ha cumplido con todos los proyectos que presentó al Fonca y asegura que su trabajo en la ASF no le impide dedicarse a la creación. “En todo caso las reglas de operación sí son poco claras, pero no hay ninguna ley que me impida tener un trabajo y recibir una beca”, señala el poeta.

En el año 2000, cuando Piña Williams ingresó al SNCA, algunos de los requisitos más importantes eran ser mexicano o con un mínimo de 15 años de residencia en el país, tener más de 35 años cumplidos, haber obtenido premios y distinciones como reconocimiento a la calidad de su obra y no pertenecer al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

La regla 38 era tan poco clara como lo siguiente: “Al creador artístico que acepte la invitación a desempeñar algún cargo ejecutivo en universidades, instituciones públicas o privadas que no le permitan dedicarse a su obra creativa, le será retirado el estimulo económico durante el tiempo que dedique a esa actividad, pero conservará la distinción”.

A esto Piña Williams argumenta: “Yo no acepté ningún cargo, yo ya trabajaba desde 1998 en la ASF. Y mi trabajo no me impide dedicarme a mi obra creativa, he cumplido con los proyectos por los que se me dio la beca”.

Pero éste no ha sido el único caso por el que el Fonca ha estado involucrado en la polémica. En 2004 tuvieron que establecer un Código de Ética y Procedimientos para los miembros de los comités de evaluación y funcionarios, luego de que saliera a la luz que, mientras fue jurado, el poeta Hugo Gutiérrez Vega “favoreció” a Luis Tovar, secretario de redacción del suplemento La Jornada Semanal, que dirige el propio Gutiérrez Vega.

Sin embargo, esto no pasará más, asegura la directora general del Fonca, Martha Elena Cantú, quien reconoce que las reglas para obtener un apoyo a la creación eran “poco claras” y algunas cosas estaban “un poco sueltas”. Señala que al llegar a la dirección de este organismo, en julio de 2007, lo primero que hizo fue revisar dichas reglas y modificarlas.

“Hicimos ajustes hasta en cuestión de redacción, pero las nuevas reglas están bien revisadas”. El pasado 30 de abril entraron en vigor las nuevas normas de operación del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA), que entre otras cosas buscan hacer más transparente la entrega de estímulos económicos a los postulantes.

Las nuevas disposiciones para el SNCA establecen que además de que no pueden participar los miembros del SNI tampoco lo pueden hacer los mandos medios o superiores de las unidades administrativas ni de las entidades y órganos coordinados por el Conaculta, así como cualquier funcionario público que tenga injerencia directa o indirecta con el artículo 8 fracciones XI, XII, XIV y XXII de la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

“Al Fonca no le interesa en dónde trabaja el creador de arte, sino que desarrolle el proyecto que presentó. No nos importa si trabaja por su cuenta o si es periodista, funcionario público o labora en una empresa privada. Lo que nos interesa es que presente su proyecto y lo desarrolle, en eso sí lo supervisamos enormemente.

“Sí agregamos la restricción para servidores del Conaculta porque no queremos que haya conflicto de intereses. Cuando un funcionario del consejo se postula puede entenderse como que la tendrá fácil porque tiene contactos, aunque de todos modos en el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes los funcionarios no opinamos, sino los creadores; pero esto se podría manejar como un conflicto de intereses, por lo que ningún trabajador del Conaculta se puede postular. Si quieren hacerlo tienen que renunciar antes. Eso no quedaba claro antes, pero ahora ya lo está”, precisó.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0