aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ven El libro rojo como modelo del periodismo en Hispanoamérica

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Viernes 31 de enero de 2014
Ven <i>El libro rojo</i> como modelo del periodismo en Hispanoamrica

CONTENIDO. Reproducción de "Los treinta y tres negros", una litografía del "Libro rojo" de Manuel Payno y Vicente Riva Palacio . (Foto: PATRICIA JUÁREZ / EL UNIVERSAL )

Gerardo Villadelángel Viñas recupera la versión original, del siglo XIX, de Manuel Payno y Vicente Riva Palacio; en proceso, los últimos dos volúmenes

[email protected]

José Luis Martínez catalogó la edición original de El libro rojo —la que escribieron, editaron y publicaron Manuel Payno y Vicente Riva Palacio en el Siglo XIX— “como una de las grandes empresas editoriales de su siglo”; Gerardo Villadelángel Viñas, editor que le ha dado continuidad al proyecto editorial, que desde 2008 publica el Fondo de Cultura Económica (FCE), asegura que ese libro que incluye 33 relatos sobre sucesos de sangre “es uno de los grandes modelos de periodismo en Hispanoamérica”.

Luego de publicar las tres primeras partes de la continuación de El libro rojo —que van de 1868-1928, de 1928-1959 y de 1959-1979— Villadelángel Viñas ha hecho también la curaduría editorial de El libro rojo original que incluye historias de 1520 a 1867 y que fue editado en 1970 por Díaz de León y White Editores, con dibujos de Primitivo Miranda y litografías de Hesiquio Iriarte y Santiago Hernández.

“Sí, hay una historia que continúa pero con distintos personajes, con distintos intereses de esos personajes y con distintas perspectivas; lo que nosotros podemos hacer es un reconocimiento histórico de lo que ocurrió 150 años atrás, verlo en perspectiva y orientarnos a partir de eso para sacar una lectura de lo que está ocurriendo ahora”, señala el editor del proyecto.

Aunque se trata de un proyecto acariciado desde el año 2000, cuando se dio la transición política en México, fue hasta 2008 que salió el primer tomo de El libro rojo, en 2011 salió la segunda parte y en 2013 la tercera; la cuarta entrega es la reedición del original, y están en proceso las dos últimas partes que completarán el proyecto y que abarcaran los crímenes, hechos violentos y sucesos de muerte ocurridos hasta la actualidad.

Gerardo Villadelángel Viñas asegura en entrevista que los dos últimos volúmenes se han complicado mucho porque guardan una relación con el presente muy difícil de disolver. “Son volúmenes que he tenido que reformular, a los que he tenido que inventarles un nuevo orden cronológico, un nuevo índice, donde he tenido que incluir nuevos episodios, he tenido que sacar algunos episodios que ya estaban y donde otros que los he tenido que fusionar para que el libro quede lo más completo posible y abarque esos diferentes discursos de la violencia que se han transformado a lo largo de los años”.

Sin embargo, aunque se han movido los periodos y sucesos, su propuesta sigue siendo la misma: dejar constancia de la violencia exacerbada que existe en México y que a últimas fechas es más brutal.

“Eso es algo que he querido que se represente en los episodios que he incorporado y que tienen que estar allí; yo no estoy apresurándome a sacar el libro 5 y 6; desde luego que se necesita sentar la historia reciente con nuevos órdenes de lo que ha ocurrido y las nuevas interpretaciones y exégesis de la historia, pero en los dos últimos volúmenes que faltan, hay que obedecer a este presente para ver cómo se representa e interpreta de la mejor manera el presente en los libros”, afirma.

Villadelángel es consciente de que el último volumen será el más difícil de cerrar porque ese libro tendría que terminar en el presente. Es decir, si termina en 2015 tiene que abarcar hasta 2015. “Una de las complicaciones del libro es cómo el discurso de la violencia y el terror que quiere generar la violencia se transforma para peor; desde luego ese registro es importante que esté ahí desde un punto de vista temático, como elemento de creación es muy interesante para generar literatura”.

El editor, que tiene varios proyectos con Roger Bartra y Vicente Leñero en su editorial La jaula abierta que ha comenzado a publicar materiales en coedición con el Fondo de Cultura Económica, asegura que el discurso de la violencia en México tiene que quedar contado en libros pues su registro en el periodismo diario es muy probable que se pierda porque “si a algo nos ha acostumbrado esta violencia es que esos registros nuevos de la violencia y de sus discursos aparecen día con día y esto lleva a que los domestiquemos”.

Su propuesta es contarlos de una forma literaria y como elemento historiográfico, por eso le entusiasma llevar esos episodios de sangre a la televisión, un proyecto que acarician también Leñero y Bartra y que han propuesto al FCE.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0