aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diálogo con el SME está finiquitado, dice Lozano

Nurit Martínez y Manuel Lombera| El Universal
Lunes 09 de noviembre de 2009
Han recibido su liquidación 51% de ex trabajadores de Luz y Fuerza

[email protected]@eluniversal.com.mx

El anuncio de nuevas marchas, mítines y plantones a partir del 11 de noviembre, no será motivo para que el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) pueda abrir la negociación con el gobierno federal, advirtió el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, luego de anunciar el inicio de la contratación de los ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) para integrarlos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Tres horas después de que el SME anunciara nuevas movilizaciones contra el cierre de su fuente de trabajo, en la conferencia —a la que también asistieron la secretaria de Energía, Georgina Kessel, y el director de CFE, Alfredo Elías Ayub— Lozano aseguró que con el SME “no hay negociación. Con o sin movilizaciones, no hay negociación porque se ha decretado la extinción. El diálogo es con los diversos representantes” del sindicato.

A poco más de 20 horas de que empiece el proceso de selección y contacto de los 5 mil 828 candidatos que han manifestado su intención de obtener un empleo directo con CFE, el gobierno federal aún no determina el nombre de la empresa que identificará y capacitará a las personas que serán recontratadas, pero tampoco contaba con el diagnóstico que definirá cuántos trabajadores requiere la comisión para modernizar el servicio de luz en los estados del centro del país.

Durante una conferencia de prensa, realizada en las instalaciones coorporativas de la CFE, Lozano Alarcón informó que hasta ayer 22 mil 766 trabajadores de los 44 mil que pertenecían a LyFC han obtenido sus liquidaciones, lo que representa 51% de los trabajadores de la extinta compañía, además de que 99% de los trabajadores jubilados recibieron sus pagos correspondientes a la primera quincena tras el cierre de la empresa.

En ese mismo lugar, Heriberto Félix Guerra, subsecretario para las Pequeñas y Medianas Empresas, informó que hasta ayer sólo 9 mil 584 personas había acudido a los Centros de Opción de la Secretaría de Economía para buscar alternativas productivas.

De ellos, 76% (7 mil 285 trabajadores) habían optado por otro empleo en dos vertientes: en la primera está 80% (5 mil 828 trabajadores), que quieren contratarse con la CFE; y el resto busca lograr un trabajo diferente con el Servicio Nacional de Empleo.

Del 24% (2 mil 299) que manifestaron en esos Centros de Opción su intención de abrir su empresa, 950 eligieron un financiamiento a través de la Secretaría de Economía para abrir negocios de franquicias, y otros mil 350 trabajadores quieren crear empresas proveedoras de servicios de electricidad que pretenden vender directamente a la CFE.

Sin cifras de recontratación

El funcionario se negó en todo momento a proporcionar el número de personas que serán recontratadas, luego de que el también director de la CFE, Elías Ayub, dijo que no se ha concluido con la evaluación que lleve a identificar el número de divisiones que se requerirán para que en un plazo de 18 meses el servicio que se ofrezca en las entidades del centro del país “esté a la altura” de lo que se brinda en el resto de la República.

“No se puede adelantar la cifra porque se está haciendo una evaluación de inversiones... Es muy difícil dar con precisión una cifra, o siquiera una estimación cercana a lo que eventualmente será”, afirmó.

Dijo que los primeros anuncios, sobre la recontratación de 8 mil 500 y 9 mil empleados, se hicieron con “estimaciones teóricas”.

De la empresa comentó en principio que son tres o cuatro las que participan en el concurso, y a pesar de que dijo que este lunes identificará a los trabajadores, “muy próximamente se dará el nombre; a partir de mañana (la empresa) les llamará a las personas para advertirles que desde el martes deberán acudir para capacitación” y contratarse.

Sobre la controversia constitucional que interpuso la Asamblea Legislativa del DF, Lozano la calificó como “un efecto o un impacto de carácter político y mediático más que de eficacia jurídica”. Expresó que a lo que hay que estar atentos es al grupo de trabajo especial de legisladores federales, que esta semana definirá si procede o no esa controversia desde la Cámara de Diputados.

Reiteró que los trabajadores que han confiado en que a través de amparos y la inconstitucionalidad pueden dar marcha atrás a la extinción, sólo se meterán en una “aventura jurídica. Mi responsabilidad como secretario y abogado es advertirles que no procederá”.

 



comentarios
0